No vendió ilusiones, pero Castañeda ordenó la venta de terreno de Campoy.
No vendió ilusiones, pero Castañeda ordenó la venta de terreno de Campoy.
Edición 2462: Jueves, 10 de Noviembre de 2016

Hombre en Llamas

Incendio de Cantagallo enciende alertas en irregular gestión de Luis Castañeda. Shipibos tienen destino incierto.

No vendió ilusiones, pero Castañeda ordenó la venta de terreno de Campoy.
No vendió ilusiones, pero Castañeda ordenó la venta de terreno de Campoy.

Suma de calamidades. A la tragedia producida en la denominada Isla Cantagallo la madrugada del 4 de noviembre, hay que añadirle la constatación de una gestión municipal que, en medio de la improvisación, abandonó a un grupo vulnerable y luego pretende desviar la atención faltando a la verdad. La inasistencia de Luis Castañeda a la citación del Congreso es un ejemplo, la respuesta institucional a través de un comunicado plagado de inexactitudes es todavía peor.

Los hechos. Pasada la medianoche del citado día, el fuego –cuyo origen hasta hoy se desconoce– arrasó con 436 viviendas de la comunidad shipibo-conibo asentada a unos pasos del río Rímac. 2038 personas damnificadas y un niño con el 55% del cuerpo quemado fueron el resultado de otro incendio de grandes magnitudes en menos de un mes. El primero, ya se sabe, cobró la vida de tres bomberos en una fábrica de zapatos en El Agustino el pasado 18 de octubre.

Parque de Cantagallo iba a estar ubicado en un terreno de 7 mil metros en la urbanización de Campoy, en San Juan de Lurigancho.
Parque de Cantagallo iba a estar ubicado en un terreno de 7 mil metros en la urbanización de Campoy, en San Juan de Lurigancho.
 
Horas después de lo ocurrido en Cantagallo, con todo el avituallamiento ubicado en la zona colindante de Martinete, el alcalde Luis Castañeda Lossio se pronunciaba sobre el siniestro. “Les han vendido ilusiones (a los shipibo-conibos)”, afirmaba paseándose entre las 300 carpas instaladas en el lugar. La alusión, es obvio, iba dirigida a la exalcaldesa Susana Villarán y el truncado proyecto Río Verde.

“Un club para los shipibos”, como lo había denominado irónicamente Jaime Villafuerte, gerente de la inversión privada, antes de que el terreno fuera puesto en venta en marzo del 2015. “Lo que hemos hecho es, a través de una adenda, actualizar el plan maestro con proyectos que generen impacto y que beneficien al colectivo y no a un grupo minoritario (los shipibos)”.

Mucho más claro que las aguas del Rímac.

2,038 personas resultaron damnificadas por el incendio del 4 de noviembre. Su situación es incierta.
2,038 personas resultaron damnificadas por el incendio del 4 de noviembre. Su situación es incierta.

ILUSIONES ROTAS
La historia, o más bien el martirio, se inicia en el 2009, cuando la Municipalidad de Lima y la empresa Línea Amarilla S.A.C. – LAMSAC suscriben el contrato de concesión del Proyecto Línea Amarilla para la construcción de una vía expresa que uniría el centro histórico con el Callao.

Ya por entonces se adopta la decisión de compensar con 5 mil dólares a aquellas personas que no poseían título de propiedad sobre sus terrenos, como es el caso de las familias de Cantagallo.  

“Yo me enteré por un volante que este proyecto pasaría por Cantagallo”, recuerda Ricardo Franco, por ese entonces vicepresidente de la Asociación Artesanos Shipibos Residentes en Lima. “Castañeda ni nadie de la municipalidad nos dijo qué sucedería con nosotros”, sostiene.

En el 2011, con la llegada de Susana Villarán a la alcaldía, el proyecto de la  Línea Amarilla pasa a denominarse Vía Parque Rímac mediante una adenda al contrato original. El costo se eleva a cerca de US$ 700 millones y la concesión se amplía de 30 a 40 años. Pero a su vez incorpora obras complementarias destinadas a vivienda, cultura y turismo.

Dos años después, en el 2013, se firma un convenio para un fideicomiso de 74.5 millones de dólares destinado la creación de Río Verde, el mismo que incluía la reubicación de las familias de Cantagallo y en mayo de ese mismo año se inicia el diálogo con todas las asociaciones.

En septiembre de 2014, los representantes de la comunidad shipiba aceptan el terreno de San Juan de Lurigancho. Y el 7 de octubre, la MML y la fiduciaria, Scotiabank, efectúan la compra del terreno de 7,141 m2 ubicado en la urbanización Campoy. Es aquí donde comienza la controversia.

Ortiz de Zevallos entregó 400 planos de Río Verde. OAS se negó a concretar la obra.
Ortiz de Zevallos entregó 400 planos de Río Verde. OAS se negó a concretar la obra.

Según un comunicado publicado por la actual gestión el 5 de noviembre, el terreno tenía condición de ‘rústico’, sin conexiones de agua, electricidad, saneamiento y otros servicios. En respuesta, el arquitecto Augusto Ortiz de Zevallos, encargado de diseñar el conjunto habitacional denominado Parque Cantagallo, responde.

“Ese terreno no está en medio de la chacra. Tiene conexiones con distintas avenidas, dentro de ellas la Ramiro Prialé. Si el propietario, como ellos dicen, había solicitado el cambio de zonificación a zona comercial es porque era perfectamente posible construir un mall pequeño ahí. Con mayor razón, un complejo habitacional”, se defiende.

Peramás solicitó información del bypass de 28 de Julio. No recibió respuesta.
Peramás solicitó información del bypass de 28 de Julio. No recibió respuesta.

A la consulta de por qué no se ejecutó la obra antes de la salida de Villarán, Ortiz manifiesta que la responsabilidad fue única y exclusivamente de la empresa constructora OAS. “Ellos se negaron a firmar el contrato, pese a que el proyecto ya estaba contemplado dentro de la adenda que habían suscrito en mayo del 2011”, señala.

En efecto, según documentos de Invermet, se advierte de una ‘demora sustancial’ en la ejecución del proyecto Río Verde. Inclusive, meses antes de solicitar autorización para la selección de un nuevo ejecutor de la obra, Invermet habría sancionado a OAS y a la supervisora Consorcio Nippon-Koei-NKLAC, con 5 mil y 3 mil dólares, respectivamente.

Zegarra y Pinheiro negociaron anulación de Río Verde desde agosto del 2014.
Zegarra y Pinheiro negociaron anulación de Río Verde desde agosto del 2014.
Esto se dio, según una investigación de IDL-Reporteros, luego de que la abogada Giselle Zegarra intercambiara mensajes con el presidente de OAS, Leo Pinheiro, en agosto del 2014. Ahí, Zegarra le pide al empresario brasileño retirar la publicidad de Vía Parque Rímac, a pedido expreso de un tal ‘Lucho’, que todo hace indicar se trataría de Luis Castañeda Lossio.  

Ortiz de Zevallos, quien según el regidor Wilder Ruiz solo entregó un Power Point y cuatro planos de Río Verde por los que cobró 5 millones de soles, sostiene que fueron más de 400 los planos entregados más los estudios de factibilidad realizados por la empresa Vera & Moreno S.A.  “Es más, OAS todavía le adeuda a este grupo el 40% del monto pactado”, afirma el arquitecto

FUTURO INCIERTO
Luego de sostener una reunión con autoridades del ministerio de Vivienda para evaluar una salida al problema de Cantagallo, el alcalde del Rímac, Enrique Peramás, manifestó su fastidio por las decisiones adoptadas por Castañeda. “Para mí es lamentable que se hayan utilizado recursos para la comunidad shipiba y se hayan destinado a una obra cuestionada como el bypass de 28 de Julio”, señaló.

Cabe precisar que Peramás, militante de Solidaridad Nacional hasta hace dos meses, solicitó información sobre el destino de esos fondos al municipio el 3 de junio pasado, pedido que fue rechazado dos días después por el subgerente Tulio Mapelli Zuchetti.
Ahora se entiende por qué.

Ministra Cayetana Aljovín. Ejecutivo brindó ayuda a los damnificados.
Ministra Cayetana Aljovín. Ejecutivo brindó ayuda a los damnificados.

 

 

Loading...