Edición 2577: Jueves, 14 de Febrero de 2019

MUSEO METROPOLITANO

Lima, 11 de febrero de 2019

En “Lima 484” de CARETAS  2576, Luis Lama hace afirmaciones antojadizas y arbitrarias sobre el Museo Metropolitano de Lima que mi empresa, Iguana Producciones, realizó luego de ganar la licitación el año 2010. Lama escribió: “Castañeda se dio el lujo de ser huachafo y reinventar la historia de Lima a nivel de Disneylandia” Los elementos vivenciales y de entretenimiento de nuestra propuesta no están reñidos con la rigurosidad y profesionalismo que se tuvo para su realización, como lo demuestra el prestigio de los académicos que supervisaron y aprobaron los contenidos; Federico Kauffmnn, Héctor López Martínez, José de la Puente, Juan Gunther y Juan Ossio.
Lama escribe: “En los equipos y en la elaboración de los videos, Castañeda ha hecho una monumental malversación de fondos que no debe quedar impune”. Al respecto debo decir que trabajamos dentro de los parámetros establecidos por los términos de referencia del proyecto mismo, que fue entregado en los plazos estipulados en el contrato y cancelado a conformidad por la Municipalidad de Lima durante la gestión Villarán. No veo en qué punto pudo existir, como afirma Lama sin aportar evidencias, malversación  alguna en un proceso que fue supervisado y sujeto a ley de principio a fin. Uno es libre de opinar, pero no justifica hacer afirmaciones falsas que atentan contra el honor y profesionalismo de empresas y personas como yo, que tenemos una trayectoria de trabajo ininterrumpido, del que nos sentimos orgullosos.
Lama escribe: “No hay un solo video respetable”. El 2011, EMILIMA –bajo la presidencia de Carlos Castillo– convocó a destacados profesionales a fin de evaluar imparcialmente la propuesta museográfica del MML. Juan Carlos Burga –museógrafo por la Universidad de Valladolid– concluyó en su informe: “La propuesta de Iguana Producciones es de altísima calidad, comparable a las soluciones planteadas por museos importantes de este tipo alrededor del mundo. Presenta películas, animaciones, películas en 3D y hologramas de gran factura”. César Zamalloa, antropólogo especializado en temas de comunicación, concluyó: “Tras la experiencia de ‘vivir’ el museo me queda la certeza que la visita guiada por la selección de sus contenidos y personajes, por la ubicación espacial de ellos y por el uso mesurado y por lo tanto eficaz de los recursos tecnológicos dejan en el ‘viajero’ la sensación de haber participado con las debidas pausas, en un largo viaje que por la mezcla hábil de estos elementos sentimos, este se hace más bien corto, emocionante y muy didáctico”.
Lama escribe: “El mal gusto inunda el espacio de un magnífico edificio que debió de ser utilizado efectivamente como museo y no por propuesta lisérgica y populista”. Cabe señalar que el museo fue visitado por diversas figuras del mundo artístico e intelectual, quienes se mostraron gratamente impresionados por la propuesta. Alonso Cueto escribió: “Es una de las experiencias más innovadoras e integrales en la nueva vida de los museos. Es un magnifico punto de partida para la enseñanza no solo de la historia, también del arte, las costumbres, el sistema social y político y, en fin, la vida de nuestra ciudad”. Raúl Tola: “Es un deslumbrante recorrido por la historia de Lima, desde su eclosión geológica hasta nuestros días. Todas las fechas significativas han sido presentadas con un novedoso sistema, que convierte la visita en un aventura ilustrativa y conmovedora”. David Gallagher en El Mercurio: “Ha sido concebido para narrar la historia de la ciudad, desde sus orígenes geológicos hasta ahora, en un lenguaje visual  de alta tecnología. Este no es un museo de objetos, sino de voces y de proyecciones y como tal entiendo que es único en el mundo”.
Luis Llosa Urquidi
DNI 07856943

Extensa carta con opiniones favorables al museo, reproducida en su totalidad en respeto al derecho a réplica y a pesar de que los críticos de CARETAS son dueños de su opinión. Consultado, Luis Lama reitera que no comparte esas opiniones y considera “distorsionada” la visión de la historia allí transmitida. Critica el tono “institucional” de los vídeos y que sus equipos “están lejos de lo que se necesitaba”.