Edición 2468: Martes, 20 de Diciembre de 2016

PREDIOS PLAYEROS

Piura, 17 de diciembre de 2016

La nota ‘De Colán a Conchán’ de CARETAS 2467 demuestra un total desconocimiento de la Superintendencia Nacional de  Bienes Estatales (SBN) y la cuestionada Ley de Playas que constituye un atropello contra los propietarios de casas de playa y caletas de pescadores en el litoral norte. Tergiversa los hechos y ataca a la congresista Karla Schaefer, –a quien no conozco personalmente–, por apoyar y defender los derechos de los grupos de pobladores afectados. Soy residente en Colán hace 47 años y especialista en anticipación y solución de conflictos, y si no hubiera sido por la oportuna intervención de  Schaefer en apoyo  de los pobladores y residentes de las playas y balnearios de la Islilla, Yacila, Paita, Colán, Talara, Máncora y otros, se hubiera desencadenado un conflicto de graves consecuencias. El iniciador de este conflicto fue la SBN, cual enemigo del gobierno, y presumiblemente cumpliendo consignas extrañas o intereses privados que deben investigarse, incendió la pradera.  ¿Por qué funcionarios de la SBN seleccionaron las playas de la región Piura? ¿Acaso comunicaron  a los demás pobladores del resto del litoral peruano, viviendas, balnearios, complejos hoteleros, instalaciones militares, clubes de playa de Lima o del sur, como lo han hecho con las playas del norte? Estos graves hechos justificaban la renuncia del ministro y la destitución de las autoridades de la SBN.  ¿Qué  grandes intereses económicos están detrás y de qué manera la Ley de Playas está respondiendo a favor de dichos intereses, atropellando los derechos de miles de personas que en la mayoría de los casos han vivido en la zona por más de tres generaciones?
Pedro Uscamayta Sánchez
DNI 09144752

La Ley N°26856 o Ley de Playas fue aprobada el 8 de septiembre de 1997 y en ella se estipulaba ya una zona restringida de 200 metros para el uso público de los veraneantes. ¿Hacía falta entonces que la SBN tuviera intereses subalternos o estuviera promovida por consignas extrañas para aplicar la ley? En cuanto a la intervención de la congresista Schaefer, fue el propio superintendente José Luis Paraizamán quien dijo a CARETAS que su condición de propietaria de dos inmuebles en el balneario de Colán la inhabilitaba de seguir participando en las reuniones con el sector Vivienda. A confesión de parte, relevo de pruebas.