Los pantanos de Ventanilla tienen una extensión de 275 hectáreas y de acuerdo con los guardaparques, que trabajan aquí, se pueden llegar a ver 55 especies de ave en un solo día.
Los pantanos de Ventanilla tienen una extensión de 275 hectáreas y de acuerdo con los guardaparques, que trabajan aquí, se pueden llegar a ver 55 especies de ave en un solo día.
Edición 2579: Jueves, 28 de Febrero de 2019

Alas y Buen Viento

Escribe: Nicoll Silva | Los pantanos de Ventanilla son paradero obligatorio de 125 especies de aves y una oportunidad turística para el distrito.

Los pantanos de Ventanilla tienen una extensión de 275 hectáreas y de acuerdo con los guardaparques, que trabajan aquí, se pueden llegar a ver 55 especies de ave en un solo día.
Los pantanos de Ventanilla tienen una extensión de 275 hectáreas y de acuerdo con los guardaparques, que trabajan aquí, se pueden llegar a ver 55 especies de ave en un solo día.

Los pantanos de Ventanilla, a diferencia de los de Villa son poco visitados. Esta zona de los humedales que se encuentran a cargo de la región Callao, ha sido recuperada desde el 2011. Los guardaparques han identificado, en las 275 hectáreas, 125 especies de aves, entre las que habitan permanentemente y las que migran en diferentes épocas del año.

Los humedales son muy beneficiosos para las aves acuáticas porque estas pueden utilizar las lagunas como lugares de descanso y alimentación durante sus prolongados vuelos migratorios. Así como estas aves también son buenas indicadoras de la calidad del ambiente, de los cambios ambientales y de las perturbaciones.

Fernando Gil, es el jefe encargado y tiene como misión convertir este lugar en un sitio turístico.
Fernando Gil, es el jefe encargado y tiene como misión convertir este lugar en un sitio turístico.

Fernando Gil, jefe de campo de los humedales asegura que las personas que hagan un recorrido por los senderos pueden detectar “55 especies de aves en un día”. Entre estas están la gaviota Franklin, las playeras, la garza blanca o la azul, patos colorados, además del flamenco andino que llegan en noviembre y todas estas se encuentran agrupadas en 39 familias.

La meta que Gil se ha trazado junto con su equipo de la región Callao, entre guardaparques y ornitólogos, es “recuperar por completo los humedales, potenciándolos para que se conviertan en un lugar turístico”. Con el trabajo que han realizado hasta el momento, están seguros de “que se cumplirá”.

A Patricia y Jenoveva, vecinas del pantano, se les enseñó a aprovechar el junco para fabricar todo tipo de artesanías y así tener un ingreso extra para beneficio de sus familias.
A Patricia y Jenoveva, vecinas del pantano, se les enseñó a aprovechar el junco para fabricar todo tipo de artesanías y así tener un ingreso extra para beneficio de sus familias.

Uno de los grandes problemas que tiene el ACR-HV son las invasiones en las últimas décadas en los alrededores de los pantanos, lo otro es la falta de conciencia medio ambiental de los pobladores. “Hemos tenido que cercar el humedal por protección”. Además de haber “personas peligrosas, el problema de la basura es uno de los retos más grandes” y aseguran que han logrado eliminar los ocho puntos donde los vecinos echaban sus desechos al pantano.

Para eso han comenzado a trabajar con un grupo de mujeres a las cuales se les ha enseñado a utilizar el junco, típica vegetación del humedal, para hacer artesanía que les permita tener un ingreso extra para sus familias.

Asimismo se considera muy beneficioso para los vecinos que viven alrededor de los pantanos porque el gobierno regional apuesta por la educación ambiental, ellos realizan cursos de miniguardaparques en los que niños participan de manera entusiasta “con el compromiso de brindar información a sus familiares y amigos sobre la importancia y conservación de los humedales”, explica Gil.

El ave representativa de los humedales de Ventanilla, al norte de Lima, es la garza azul.
El ave representativa de los humedales de Ventanilla, al norte de Lima, es la garza azul.

Actualmente, el número de visitantes por año ha llegado a nueve mil personas. Estos son principalmente escolares de los colegios aledaños “y son muchísimo menos que el número de visitantes que reciben los pantanos de Villa”. Por ello “Nosotros buscamos que las personas conozcan este lugar. Se está trabajando mucho en la infraestructura y además tenemos planeado construir un acuario”, dice Fernando.