El salto de agua de Gocta es el tercero más alto  del mundo; Venezuela y Sudáfrica tienen los dos primeros.
El salto de agua de Gocta es el tercero más alto del mundo; Venezuela y Sudáfrica tienen los dos primeros.
Edición 2568: Jueves, 6 de Diciembre de 2018

¡Gocta!

Amazonía Nor Oriental, veinte saltos de agua, aves buscadas por pajarólogos de todo el mundo, arqueología que sigue tentando explicaciones, pueblos de las nubes.

El salto de agua de Gocta es el tercero más alto  del mundo; Venezuela y Sudáfrica tienen los dos primeros.
El salto de agua de Gocta es el tercero más alto del mundo; Venezuela y Sudáfrica tienen los dos primeros.

En el siglo XVI el cronista Antonio de la Calancha recorrió el Nor Oriente peruano y escribió en su célebre crónica: “(es una tierra de)… montañas muy ásperas donde siempre llueve, tierra montuosa, poblada de sabandijas, abundante de tigres, i llena de árboles silvestres”.
Entre las regiones San Martín y Amazonas se abre un universo marcado por el bosque de nubes en los que se juntan la historia de una civilización de la que poco se conoce (los Chachapoyas), oportunidades de observación de naturaleza únicas en el mundo, con un presente identificado con su territorio y su identidad, que recibe al viajero capaz de respetar el entorno original y la cultura viva.

Momia hallada en Laguna de los Cóndores, hoy en Leymebamba.
Momia hallada en Laguna de los Cóndores, hoy en Leymebamba.
Cinco Imperdibles en la Amazonía Norte

Entre los llanos amazónicos y los bosques de nubes se ofrecen experiencias para viajeros capaces de disfrutarlo todo, de sumergirse en la humedad del río, la laguna y la vegetación olorosa. San Martín y Amazonas nos dan cinco puntos obligados.

1 Salto de aguade Gocta
Ubicación:  Bongará, Amazonas
Ruta: Opción 1: Tarapoto/Cocachimba, 340 km 5 horas aprox.
Opción 2: Jaén/Cocachimba,
108 km 3 horas aprox.

Esta cascada desde siempre fue conocida por la población local como la Chorrera, un genérico que designa a ese fenómeno natural, que no es único: en la zona se han identificado 22 chorreras entre las que destacan además la de Jumbilla y Chorro Negro.

La experiencia de Gocta permite una inmersión en los espléndidos bosques nubosos de los valles nor orientales, plenos de vida silvestre y de comunidades locales que son el alma del accidente geográfico.

El recorrido a Gocta se puede hacer de dos maneras. La más frecuente consiste en caminar o ir a caballo por unas tres horas desde el poblado de Cocachimba hasta la base de la caída donde se forma un cuerpo de agua fresco, sonoro, de una belleza exultante.

La segunda opción asciende al pueblo de San Pablo de Valera y desde allí te lleva caminando o a caballo por unas cuatro horas hasta la caída del primer salto de Gocta. San Pablo es un villorrio rural enclavado en el bosque de neblina, con la fisonomía de piedra y bruma que distingue a la presencia humana de Amazonas.

El pueblo se fundó en 1933 pero su templo es de traza mucho más antigua. De barro y una sola bóveda, muestra un altar mayor simple y colorido. Guarda imágenes religiosas antiguas y un inmenso manto pintado con alegorías bíblicas.

Sarcófagos de Sholón, en Colcamar, uno de  los 115 sitios arqueológicos identificados en Amazonas. Aventura y conocimiento.
Sarcófagos de Sholón, en Colcamar, uno de  los 115 sitios arqueológicos identificados en Amazonas. Aventura y conocimiento.

Naturaleza, trapiches, aguardiente, guisos locales a base de frijol y maíz. Población acogedora y entrenada para hospedar y guiar al viajero a fin de que comprenda y asuma la grandeza de las aguas cayendo, que son la génesis de infinidad de leyendas.
2 Abra Patricia

Ubicación: San Martín y Amazonas
Ruta: Chiclayo/Tarapoto/Abra Patricia: 364 km 8 horas aprox.

El Perú es el segundo país del mundo en diversidad de aves, luego de Colombia, con 1,879 especies. Paradójicamente la observación de aves no cuenta con un número significativo de aficionados entre nosotros.
El abra Patricia es uno de los puntos de birdwatching más importantes del país; se sitúa entre la provincia de Bongará en el departamento de Amazonas y las provincias de Rioja y Moyobamba, San Martin. Su altitud va entre los 800 y los 3,009 m s.n.m.

Entre San Martín y Amazonas se cuentan las experiencias viajeras más impactantes en el Perú de hoy. Naturaleza, arqueología, cultura viva.
Entre San Martín y Amazonas se cuentan las experiencias viajeras más impactantes en el Perú de hoy. Naturaleza, arqueología, cultura viva.

En la cuenca del río Nieva existe un Área de Conservación Privada creada por la asociación Ecosistemas Andinos ECOAN, dedicada a la promoción de la observación de naturaleza. En la zona se han identificado trescientas especies de aves, pero la estrella es el Colibrí Cola de Espátula (Loddigesia mirabilis), endémica de la cuenca del río Utcubamba, una especie que  mide unos 15 cm, de los que la mitad corresponden a su larga cola y pico. Se encuentra actualmente en riesgo de extinción. El macho muestra un plumaje de intenso colorido que se prolonga en dos largas plumas terminadas  en discos azul – malva brillantes que vibran a extrema velocidad. Esta conducta sirve en las danzas de apareamiento y también para ahuyentar a la serpiente.

En el valle del Utcubamba se distribuyen Kuélap, Karajía, Leymebamba, Laguna de los Cóndores, entre otros lugares.
En el valle del Utcubamba se distribuyen Kuélap, Karajía, Leymebamba, Laguna de los Cóndores, entre otros lugares.

El personaje. Santos Montenegro en los noventas era ganadero pero poco a poco fue adentrándose en el mundo de la observación de aves y hoy está a cargo del Centro de Interpretación de Huembo, el refugio para colibríes creado por la institución, y en  acuerdo con la población de San Lucas de Pomacochas.

Al lado del tan mentado colibrí, en la zona destaca la lechuza bigotona (Xenoglaux loweryi), especie que también atrae a numerosos aficionados de todo el mundo. Las instalaciones para el pajarólogo en el ACP son de extrema comodidad.

3 Renacal de Tingana
Ubicación: Moyobamba, San Martín.
Ruta: Tarapoto a Moyobamba, dos horas por tierra. Moyobamba a puerto de Huascayacu (Yantalo), 40 minutos. Navegación por río Mayo hasta río Avisado: 40 minutos.

El renacal de Tingana se ubica dentro del Área de Conservación Municipal de Moyobamba, sobre el río Avisado, afluente del Mayo. El renaco (Ficus schultesiies) como toda especie natural,  es un árbol generador de elementos en la cosmovisión amazónica. Crece en suelo acuoso y sus ramas pueden superar los cien metros de largo, de modo que se inclinan hasta el terreno para convertirse en raíces y dar nacimiento a un nuevo árbol. De allí la simbología de la energía para la renovación perpetua de los elementos naturales.

El renacal   de Tingana es un ecosistema de regeneración.
El renacal   de Tingana es un ecosistema de regeneración.

El renacal es un extenso túnel formado por troncos, ramas y hojas del árbol diseñando una trama en la que se distingue al tronco madre de sus muchas derivaciones creadas por las raíces aéreas. Navegar en una canoa por ese paso al ritmo lento de los remos, observando y escuchando a los monos, a las aves, sintiendo el aire purísimo, el olor de la selva, recibiendo la explicación de un buen guía local, es algo que se debe hacer en el Perú.

Laguna de los Cóndores, donde en 1997 se hallaron más de doscientas momias.
Laguna de los Cóndores, donde en 1997 se hallaron más de doscientas momias.
En Tingana  habita un grupo de familias embarcadas en un proyecto de turismo vivencial/ecológico. Bajo el liderazgo de Juanito Isuiza, las familias dan hospedaje y alimentación en su aldea; y un guia que nunca se equivoca . Pasar la noche en el renacal es un contacto con la magia sin intermediarios. La calidad del emprendimiento de Tingana ha recibido un reconocimiento de la Organización Mundial de Turismo (OMT) y de UNESCO.
4 Kuélap

Ubicación: parte alta del valle del río Utcubamba, en el distrito de Tingo, Provincia de Luya.
Ruta: Desde Jaén a Chachapoyas, tres horas. De Chacha a Nuevo Tingo, 35 km 1 hora. Base para teleférico, que en veinte minutos te lleva a la ciudadela.

Kuélap es una ciudadela de la cultura Chachapoyas (800 d. C al 1470 d. C). Se encuentra cercada por murallas de hasta 19 metros de altura, y la fisonomía del conjunto hace pensar en una ubicación estratégica defensiva. En su interior se han identificado 420 casas circulares de piedra con los clásicos frisos en forma de rombos, chevrones y zigzags, que algunos interpretan como los ojos del felino, y del águila y la serpiente. El sitio ha sido limpiado, la vegetación disminuida y cuenta con una réplica de lo que debieron ser las casas circulares.

Kuélap fue descubierta casualmente por un juez chachapoyano llamado Crisóstomo Nieto, en 1843, y ha sido visitada y estudiada por eminentes exploradores, arqueólogos y antropólogos.

En marzo de 2017 se inauguró el sistema de telecabinas de Nuevo Tingo a Kuélap, que ha cambiado por completo la tradicional manera de llegar a la ciudadela. El teleférico cubre cuatro kilómetros en 20 minutos, y va a una altura promedio de 670 metros. Son 8,200 metros de cable que engarzan a 26 cabinas con capacidad cada una para ocho pasajeros, lo que permite transportar a mil viajeros por hora. La vista del bosque y el conjunto de Kuélap desde lo alto es abismal.

5 Leymebamba y Laguna de Los Cóndores

Ubicación: provincia de Chachapoyas, Amazonas (límites con San Martín).
Ruta: Opción 1: desde Chachapoyas, dos horas. Opción 2: desde Cajamarca, 247 km (seis horas aproximadamente)

Los pobladores de Leymebamba, pueblo tranquilo y seguro, desde la presencia española se han dedicado a la crianza de caballos, se sabe que durante el virreinato salían de acá los mejores animales para la elite limeña.

Ingreso a ciudadela de  Kuélap, símbolo del origen de la vida y arquitectura defensiva.
Ingreso a ciudadela de  Kuélap, símbolo del origen de la vida y arquitectura defensiva.
Con cerca de mil habitantes y a una altitud de 2,203 metros, Leymebamba tiene un magnífico entorno de bosque nuboso, sede de la civilización Chachapoyas, cuyo periodo “clásico”  se consolidó alrededor de 800 d.C. y continuó hasta la ocupación inca.

Leymebamba es la sede del museo de momias conducido por la asociación Centro Mallqui. La historia de este recinto, cuyo diseño estuvo a cargo de los arquitectos Rossana Correa y Jorge Burga, habla de un rescate de urgencia y de un arraigo cultural muy poderoso. El museo se construyó para conservar a las más de 200 momias y ofrendas funerarias halladas en la Laguna de los Cóndores, en 1997.
Sonia Guillén y Adriana Von Hagen, integrantes de Centro Mallqui, se enteraron de que en la Laguna de los Cóndores había sido descubierta una necrópolis, y de inmediato partieron a rescatar las piezas de manos de los traficantes. Una dura tarea que ponía por delante otra no más sencilla: ¿qué hacer con todo ese valioso patrimonio?

Las dos académicas iniciaron un trabajo de involucramiento de los leymichos con el significado de sus momias, a las que estos terminaron llamando “nuestro abuelitos”. La comunidad tomó a su cargo el cuidado y seguridad de los hallazgos mientras Guillén buscaba financiamiento para el museo, lo que se concretó  en una iniciativa de The Bioanthropology Foundation Perú , con el Centro Mallqui, y los aportes voluntarios de ciudadanos de diversos lugares del mundo.

El diseño del museo emplea tecnología constructiva y materiales de la zona. En sus jardines destaca una colección de cien orquídeas locales. Para visitar: tres salas arqueológicas y una etnográfica. Pero para entender a cabalidad el contenido del museo, y pasar por una de las grandes experiencias viajeras del Perú, hay que ir a Laguna de Los Cóndores.

La historia. En 1997 cuatro trabajadores del potrero de Ullilén se encontraban “haciendo del cuerpo” frente a la majestuosa laguna de 1 kilómetro de longitud, que años atrás Gene Savoy había bautizado como de las Momias. De pronto uno de ellos observó una construcción color ocre pendiente del acantilado y dedujo que se trataba de un sitio “de los antiguos”. De inmediato todos cruzaron la laguna y subieron a lo que había resultado ser un gran mausoleo. Muy pronto la voz se corrió por la zona y con ella, los machetazos a las momias, pues lo que se buscaban eran objetos de metal. Lo que sigue es el mencionado rescate protagonizado por Guillén y Von Hagen.

La Laguna de los Cóndores es de origen glacial y se encuentra en disputa entre Amazonas y San Martín. Las lluvias allí no perdonan por lo que los suelos del entorno son pantanosos, la vegetación alta y muy duras las condiciones de acceso. Desde Leymebamba se camina (o cabalga) por aproximadamente diez horas.

La necrópolis había permanecido abandonadas por casi 500 años; es uno de 18 sitios documentados en los acantilados de piedra caliza. El viajero puede acercarse al conjunto navegando y en ese tramo de su viaje sentir la presión de una cosmovisión muy profunda, ligada al reino de los muertos y a la naturaleza intocada.

(En la edición impresa de CARETAS proporcionamos todos datos útiles de cómo llegar, dónde alojarse y dónde comer en esta zona del nororiente peruano. )

Loading...