El geólogo tenía 32 años cuando empezó a escavar la mina junto a 130 obreros.
El geólogo tenía 32 años cuando empezó a escavar la mina junto a 130 obreros.
Edición 2563: Miércoles, 31 de Octubre de 2018

Cazador de Fortunas

Por: Kevin Montenegro | El imperio minero de Alberto Benavides De la Quintana también se inició en 1950.

El geólogo tenía 32 años cuando empezó a escavar la mina junto a 130 obreros.
El geólogo tenía 32 años cuando empezó a escavar la mina junto a 130 obreros.

Mientras que en 1951 CARETAS ya imprimía ejemplares mensualmente desde su oficina en el jirón Camaná, en Huancavelica se iniciaba un gran proyecto minero.

Era 1952 cuando el ingeniero Alberto Benavides De la Quintana ingresó a la mina de Julcani.
Era 1952 cuando el ingeniero Alberto Benavides De la Quintana ingresó a la mina de Julcani.
  Era una tarde de noviembre cuando los empresarios de la Sociedad Minera Suizo Peruana Julcani –entonces dueños de la mina Julcani–, buscaron a Alberto Benavides de la Quintana, ingeniero de 30 años que se desempeñaba como geólogo en la empresa estadounidense Cerro de Pasco Copper Corporation. “Escuchamos que la empresa pretende soltar el contrato de arrendamiento de Julcani, diles a tus jefes que estamos dispuestos a rebajar la regalía e invertir más dinero para que se queden”, le dijeron los suizos al ingeniero. Tras una conversación entre ambas compañías, en 1952 le ordenaron a Benavides que tome la mina en arrendamiento. Ya en el yacimiento, el ingeniero dispuso la reanudación de las labores e inició el proceso de recuperación de la mina.

Leer: 'Un Peruano de Oro' de Alfredo Barenechea 

El 27 de abril de 1953, y con el apoyo de ambas empresas, Benavides fundó la Compañía de Minas Buenaventura. Julcani fue la primera mina explotada. Pero el proceso no fue fácil. Las pistas que acercaban a la mina eran apenas caminos carrozables, y había que transitarlas en camión o camioneta. A Benavides lo acompañaban los ingenieros César Bravo de Rueda y José Ciliani, además de 130 obreros. Estos se colocaban la máquina perforadora en el pecho y taladraban el suelo para extraer plomo y zinc.  Luego, ubicaban los minerales en el lomo de las decenas de mulas, quienes amarradas con sogas jalaban los carros de descarga.

 Falleció a los 93 años en el 2014.
 Falleció a los 93 años en el 2014.
  Durante los años 50 y 70 la empresa empezó a trabajar en las zonas de Huachocolpa (Huancavelica), Orcopampa (Arequipa) y Uchucchacua (Lima). Entre 1970 y 1990, la compañía buscó oportunidades en Venezuela, Colombia y Ecuador. También se listó en la Bolsa de Valores de Lima. Y además inició la producción de oro en la mina de Ishihuinca, en la provincia de Caravelí de la región Arequipa. Pero su auge llegaría a partir de 1990, año en el que trabajó en sociedad con la institución pública francesa Bureau de Recherches Géologiques et Minières y la Newmont Mining Corporation, la explotadora más grande del mundo. Esta época de bonanza para la empresa permitió la inscripción de Buenaventura en la Bolsa de Valores de Nueva York. Es en esta etapa cuando se aborda las inversiones más importantes de la compañía en empresas como la Minera de oro Yanacocha –la más grande de América Latina– (Cajamarca), operada por Newmont Mining Corporation; Cerro Verde (Arequipa), operada por Freeport McMoRan; y Canteras del Hallazgo (Moquegua), operada por Gold Fields.

Durante los primeros años de la década del 50, Benavides vivió cerca a la mina Julcani. El 2013 fue el puesto 736 de la Forbes list of the World’s Billionaires.
Durante los primeros años de la década del 50, Benavides vivió cerca a la mina Julcani. El 2013 fue el puesto 736 de la Forbes list of the World’s Billionaires.

Al final del 2017, Buenaventura reportó ventas que ascendieron  los US$ 762.4 mil millones. A 65 años de su fundación,  la compañía cuenta con más de 15 mil trabajadores y es administrada por Roque  y Raúl Benavides –hijos de Alberto–. Además de continuar con los trabajos en Julcani, Buenaventura explota cobre en la mina piurana de El Faique y en el yacimiento de Coimolache Sulfuros, en Cajamarca. Y el oro, la plata, el plomo y el zinc son extraídos del yacimiento de Mallay, en Lima. La empresa planea la expansión de la mina de plata Uchucchacua, la explotación de oro en el yacimiento moqueguano San Gabriel y la extracción de cobre en la mina de Trapiche, en Apurímac. A seguir creciendo.

Loading...