Heinz Plenge, fotógrafo peruano de origen alemán, ha luchado desde hace mucho tiempo por conservar Chaparrí .
Heinz Plenge, fotógrafo peruano de origen alemán, ha luchado desde hace mucho tiempo por conservar Chaparrí .
Edición 2527: Jueves, 22 de Febrero de 2018

Un Bosque en Llamas

Por: Christian Silva | Chaparrí: un enclave natural de gran belleza en el norte del país que viene siendo blanco de los invasores y traficantes de terrenos.

Heinz Plenge, fotógrafo peruano de origen alemán, ha luchado desde hace mucho tiempo por conservar Chaparrí .
Heinz Plenge, fotógrafo peruano de origen alemán, ha luchado desde hace mucho tiempo por conservar Chaparrí .

En el Área de Conservación Privada (ACP) Chaparrí, en el distrito lambayecano de Chongoyape, límite con Cajamarca, tuvo lugar un asesinato durante las últimas horas del último día del año pasado. José Napoleón Tarrillo Astonitas era teniente gobernador en esos lares y desde hacía algunos meses venía librando dura batalla contra los depredadores e invasores de esa reserva natural. Por lo demás, como dio cuenta la edición  2523 de CARETAS, ha sido blanco de pavorosos incendios. Es un bosque seco de impactante belleza ubicado a 209 metros sobre el nivel del mar que es atravesado por el río Chancay y alberga a la mayor cantidad de osos de anteojos y pavas aliblancas, especies que habían sido consideradas desaparecidas. Un pionero en la conservación de esos parajes, de los que se enamoró tempranamente, es el fotógrafo chiclayano de origen alemán, Heinz Plenge, quien nos relata sus vivencias y peripecias en esa su peligrosa querencia.

Actualmente hay alrededor de 40 osos andinos en esos parajes que han sufrido terribles incendios, al parecer provocados.
Actualmente hay alrededor de 40 osos andinos en esos parajes que han sufrido terribles incendios, al parecer provocados.

Una emoción irrepetible vivió Heinz Plenge la primera vez que vio un oso andino, en 1973. Iba acompañado del biólogo estadounidense Bernard Peyton, cuando avistaron al mamífero en Chaparrí. Fue a través de unos prismas dado que estaban a tres kilómetros de distancia. Al año siguiente, ambos fueron testigos de lo que hubiera podido ser el fin de ese bosque, pues un aserradero se había instalado en el lugar y grandes camiones trasladaban troncos talados. No se pensaba en ese entonces que Chaparrí se podía, y se debía, conservar. Fue solo en 1998 que, a instancias de Plenge,  diversos conservacionistas y algunos lugareños, la zona se convirtió en Área de Conservación Privada.

Heinz –cazador apasionado cuando adolescente– había visitado Chaparrí por primera vez en 1969, si mal no recuerda. El bosque estaba casi intacto, pero aquella vez no pudo ver al oso de anteojos. Años después abandonaría la caza deportiva y se daría a esa su pasión definitiva por la fotografía. “Disparar contra los animales y ultimarlos es patético, penoso”, admitió cuando tomó conciencia, “mejor les disparo con la cámara 
–pensó– el animal no se va a morir, voy a tener la oportunidad de dispararle varias veces y, con suerte, hasta quizá alguien me compra la foto”.

El fotógrafo Heinz Plenge en una de sus excursiones recurrentes a esa bella comu  nidad lambayecana, en Chongoyape.
El fotógrafo Heinz Plenge en una de sus excursiones recurrentes a esa bella comu  nidad lambayecana, en Chongoyape.

Entre 1971 y 1973, Plenge volvió regularmente a Chaparrí para practicar sus tomas. En 1997 se entera que se había aprobado la Ley de áreas naturales protegidas, incluyendo las ACP. Motivado, visitó diversos lugares donde se podría establecer un área de conservación privada. “Constaté que casi todos los bosques en buen estado eran propiedad de las comunidades campesinas”. Y eran pocas comunidades que estaban aptas, según el Instituto Nacional de Recursos Naturales.

Napoleón Tarrillo fue asesinado.
Napoleón Tarrillo fue asesinado.

Es entonces que vuelve a Chaparrí tras casi 25 años. La iniciativa no fue inmediatamente aceptada por la comunidad campesina muchik  Santa Catalina de Chongoyape, puesto que una empresa minera le había ofrecido reforestar y crear pozos de agua si le vendían 2,600 hectáreas. Al final, solo se trataba de un proyecto minero. Eso no desanimó a Heinz. Se pasó año y medio en conversaciones con la asamblea comunal hasta que mostraron interés. Los comuneros podrían sembrar 200 hectáreas por año; y en un buen año, hasta 800. El resto del territorio no les generaría ingresos, por lo que acordaron la conformación de la ACP con la ayuda de Plenge. Al principio, querían destinar las 42,412 hectáreas. Plenge los convenció de que destinaran un área para labores de agricultura y ganadería. Entonces se destinó 34,412 hectáreas a la ACP. Luego lo invitaron a ser comunero y le quisieron vender 500 hectáreas, pero él solo aceptó 100 para la que denominó ACP La Huerta de Chaparrí.

Se le envió a una carta a la compañía minera explicándole el proyecto. Dos meses después, la comunidad recibió una carta de la compañía felicitándola por la idea y devolviéndole el terreno. “Eso es altamente sorprendente, inédito en la historia del Perú, que una empresa minera y una comunidad campesina se pongan de acuerdo”, destaca Plenge.

Duberlí Rodríguez, en persona, inspeccionó Chaparrí luego de incendios.
Duberlí Rodríguez, en persona, inspeccionó Chaparrí luego de incendios.

Leer: Duberlí en Chaparrí

Entre los logros de Chaparrí está la recuperación de la pava aliblanca, se creía que la última de su especie había sido cazada alrededor de 1940. Un proyecto de la fundación Backus y de Gustavo Del Solar la reintrodujo en 2003, tras redescubrirla en 1997. Actualmente, de las 300 que hay en el mundo, casi un tercio están en Chaparrí.

La población de osos de anteojos también se ha recuperado notablemente, ahora hay alrededor de 40: “la más densa de osos andinos en toda Sudamérica”, explica Plenge. Bajan al lugar entre julio y septiembre, por la cuenca del río Chancay hasta la cabecera del río La Leche. Es durante la época de maduración de los frutales en la parte baja. Luego suben a casi 3,000 de altitud. El zoológico de Buenos Aires les quiere entregar cuatro osos andinos, ya en estado de vejez, y solo esperan la autorización del Servicio Forestal y de Fauna Silvestre, dependiente del Ministerio de Agricultura y Riego, para acogerlos con los brazos abiertos.

Chaparrí es vecina de zonas arqueológicas, parques naturales y de Olmos.
Chaparrí es vecina de zonas arqueológicas, parques naturales y de Olmos.

Loading...