Edición 2497: Jueves, 20 de Julio de 2017

En Busca del Delfín Rosado

Escribe: Guillermo Reaño | El Bufeo Colorado y el Bufeo Gris están amenazados por la industria de la pusanga, un elixir para ‘amarres’ utilizado por curanderos.

¿Estás buscando cómo conquistar un amor imposible? que le rechaza, le desprecia, le humilla y para colmo es infiel?” (sic), el Maestro Delfín tiene la solución.

Unas gotas de pusanga, el perfume mágico del amor, disimuladamente puestas sobre la piel de la persona que quieres conquistar y santo remedio. La susodicha, o el esquivo varón  motor y motivo de tus sufrimientos, caerán rendidos a tus pies. Ciento por ciento seguro.

El problema es que la promocionada pusanga, lo comenta en su web el propio Delfín, un sanador que desde 1995 se dedica a curar a personas con enfermedades desconocidas, se  elabora “con ciertas plantas, raíces naturales, aguas milagrosas y animales exóticos de la selva”. Uno de ellos, el bufeo colorado, el delfín rosado de las fotos que los excursionistas con suerte colocan en sus cuentas de Instagram.

La grasa del Bufeo Colorado es utilizada en la preparación del perfume.
La grasa del Bufeo Colorado es utilizada en la preparación del perfume.

El bufeo colorado (Inia geoffrensis) y el bufeo gris (Sotalia fluviatilis) son las dos especies de cetáceos que habitan los cuerpos de agua de las principales cuencas amazónicas. Ambos, a pesar de la poca data que se tiene sobre el estado real de sus poblaciones, se encuentran severamente amenazados por la irrupción en sus dominios de su único depredador, nosotros.

Mientras el consultado maestro,  miembro de la orden rosacruz para más señas, responde desde su domicilio en el A.H. Incahuasi de Ventanilla la copiosa correspondencia que le dejan, cuatro biólogas y un biólogo recién graduado atisban en el río Marañón el movimiento de los delfines. Hace dos días que salieron de Yurimaguas para realizar el primer censo de bufeos en esta zona de Loreto.

Biólogos atisban movimientos de delfines en el Río Maranón.
Biólogos atisban movimientos de delfines en el Río Maranón.

Quiero utilizarlo para vengarme de esa persona que me hizo tanto daño, le pregunta al vendedor de pusanga una desconsolada señorita por Internet, ¿cuáles serían las consecuencias?, ¿funcionará?. “Funciona normal, contesta Delfín cual Doctor Corazón, pero ten en cuenta que la venganza tarde o temprano se vuelve a ti”. Acompaña su respuesta con el  precio de la pócima: 97 soles el frasquito.

Elizabeth Campbell, bióloga con una maestría en la Universidad de Exeter, Reino Unido e investigadora asociada de la ONG Pro Delphinus, señala que si la utilización de sus dientes y grasa para fines “tradicionales” golpea a las dos especies, es el uso como carnada que se hace de sus individuos y la competencia con los propios pescadores por los peces atrapados en las redes, lo que ha puesto en jaque a los bufeos amazónicos. Elizabeth está a cargo del estudio de los delfines de río que su institución viene realizando desde el 2014 a pedido de WWF Perú.

Expedición por el río terminó en el awajún territorio de San Lorenzo.
Expedición por el río terminó en el awajún territorio de San Lorenzo.

“Maestro, le toca el turno a un estudiante que vive en México,  quisiera adquirir la pusanga, pero la persona que me gusta tiene enamorado y viaja mucho ¿cómo haría?, ¿resultaría?Hace efecto, responde Delfín, el problema es que harías daño a una relación, pero sí, te la puedo mandar hasta allá”. Pragmatismo, que le dicen.

Maestro Delfín, curador de males.
Maestro Delfín, curador de males.
El bufeo colorado es el que sufre las mayores amenazas,  por eso la importancia de conocer sus conductas y, sobre todo, sus rangos de desplazamiento. Para José Luis Mena, director científico en WWF Perú, “son los grandes depredadores, el puma, el tapir, el oso de anteojos o los delfines de río,  las especies que nos indican con mayor precisión la salud de los ecosistemas”. Son ellos los que deberían estar en la lupa de los científicos peruanos.

Los estudios con cámara trampa que ha realizado Mena en Madre de Dios han podido determinar, entre otras cosas, que un jaguar necesita entre 600 y 1,000 kilómetros cuadrados para poder sobrevivir. ¿Cuántos kilómetros necesitarán estos campeones del nado sincronizado y las maratones acuáticas para vivir en los ríos y el bosque inundado? Para el equipo de investigadores a bordo del Wachito I, una embarcación acostumbrada a navegar por los caños de la cuenca del Marañón, saberlo resulta fundamental. De ser tan amplios sus territorios, como se supone, los bufeos tendrían los días contados si es que se llegan a  construir las diecisiete hidroeléctricas proyectadas por el Marañón. “Desaparecerían como desapareció el Baiji o delfín de río chino, declarado extinto en el 2006”, agrega. La construcción de represas, se estima, fue el tiro de gracias que acabó con la especie.

El delfín es una de las especies que evidencia la salud de los ecosistemas.
El delfín es una de las especies que evidencia la salud de los ecosistemas.

“Hola tengo una consulta, el producto también sirve para que un chico se enamore de otro chico, de su mismo sexo digo”, pregunta un futuro cliente. “De ningún modo”, se apura a responder Don Delfín, a estas alturas del partido pareciera un defensor más del #ConMisHijosNoTeMetas, “pero te podría preparar uno especial para este caso”. Negocios  son negocios, no hay duda.

La expedición Marañón 2017 llegó a su fin un día después. En San Lorenzo, territorio awajún, tierra golpeada por los derrames de petróleo del vetusto oleoducto nor peruano

 ¿Sabrán el consultadísimo Maestro Delfín y los pescadores de bagres que atrapan bufeos para convertirlos en carnada, que las dos especies están protegidas por ley?, ¿sabrán los contrariados amantes en busca de soluciones prácticas para atender sus desvaríos que comprar el elixir de marras en el Pasaje Paquito de Iquitos o en los mercados de Pucallpa está acabando con una especie bandera del bosque amazónico?

Competencia de pescadores pone en jaque a bufeos amazónicos.
Competencia de pescadores pone en jaque a bufeos amazónicos.

¿Se habrán enterado los patrocinadores de megaobras y los que aplauden sus iniciativas que las hidroeléctricas fragmentan completamente las poblaciones de delfines de río alterando su reproducción y el necesario intercambio genético?

En el Wachito I, los seis investigadores peruanos y la tripulación de la nave, ganada desde ahora a la causa de la conservación de las dos especies, guardan equipos y muestras de agua. Sesenta bufeos grises y treinta y tres colorados avistados en sus trescientos kilómetros de navegación determinarán en los próximos días la densidad poblacional de  la especie en el área estudiada. 

Frasco de Pusanga, milagroso y misterioso perfume del amor.
Frasco de Pusanga, milagroso y misterioso perfume del amor.

Loading...