El lápiz que con esta edición impresa de CARETAS y Biopencil le obsequian es un invento peruano, sin calco ni copia. Perciba su tenue fragancia de mar. Palpe su rugosa textura. En efecto, está fabricado de algas marinas.
El lápiz que con esta edición impresa de CARETAS y Biopencil le obsequian es un invento peruano, sin calco ni copia. Perciba su tenue fragancia de mar. Palpe su rugosa textura. En efecto, está fabricado de algas marinas.
Edición 2493: Jueves, 22 de Junio de 2017

El Biolápiz

Una solución ecológica que surge del fondo del mar.

El lápiz que con esta edición impresa de CARETAS y Biopencil le obsequian es un invento peruano, sin calco ni copia. Perciba su tenue fragancia de mar. Palpe su rugosa textura. En efecto, está fabricado de algas marinas.
El lápiz que con esta edición impresa de CARETAS y Biopencil le obsequian es un invento peruano, sin calco ni copia. Perciba su tenue fragancia de mar. Palpe su rugosa textura. En efecto, está fabricado de algas marinas.

Conozca más sobre el Biopencil 

El hombre ha hecho uso múltiple del alga desde inicios de la historia. Ahí tenemos el cochayuyo apetecido por el Inca, y la carregenina, en el ojo de la tormenta por la leche Pura Vida, componente del alga en uso por los irlandeses desde hace centurias para cuajar la leche, hasta los japoneses, reyes del maki, enrollado de arroz en laminados de alga. Pero ni en los pergaminos de Egipto figura que a alguien jamás se le hubiese ocurrido hacer de algas un lápiz. En el Perú, sí.

Praderas de algas vitales para el sostenimiento del ecosistema marino.
Praderas de algas vitales para el sostenimiento del ecosistema marino.

“Quise hacer algo diferente”, explica Luis Camuzzo, 70, cientìfico autodidacta, y fundador de Código de Vida, centro de investigaciòn oceonográfica y desarrollo de productos sostenibles.

Aficionado al buceo desde la adolescencia, Camuzzo quedó profundamente impactado de la belleza de las praderas de algas en la bahía de San Nicolás, Ica, a los 14 años de edad. El espectáculo submarino y un titular del diario Última Hora marcó su vida: “Se descubre hueco en la capa de ozono del tamaño del Estadio Nacional”.

Desde entonces se propuso analizar las propiedades de las algas marinas y sus múltiples aplicaciones. Camuzzo ha inventado más de medio centenar de productos amigables con el medio ambiente, desde plástico vegetal hasta telas refractarias a los rayos ultravioleta, línea de cosmésticos y una batería de productos alimenticios.

Descubrió una nueva forma de laminado de alga hace unos años, y el lápiz surgió como jugando, “dando vuelta a la lámina”,  literalmente, bromea Camuzzo.

Su amistad con Hernán Garrido Lecca, economista y colega inventor, permitió sacarle punta al lápiz. Así nació BioPencil S.A.C.

El tipo de alga con el cual se elaboran los lápices se llama Gigartina chamissoi.
El tipo de alga con el cual se elaboran los lápices se llama Gigartina chamissoi.

Camuzzo y Garrido Lecca consideran que es un crimen cortar un árbol que se ha demorado más de diez años en crecer para hacer un lápiz. En el mundo se producen 14 mil millones de lápices de madera al año. Un árbol de cedro produce cerca de 172,000 lápices. En Estados Unidos, cada año se cortan 11,600 calocedros para fabricar 2 mil millones de lápices.

El tipo de alga con el cual trabajan se llama Gigartina chamissoi. Esta carece de raíz y tiene hojas definidas. Tienen formas laminares semejantes a un árbol y viven adheridas al suelo. Las algas se cortan cuidadosamente, ya que en tres meses estas vuelven a crecer. Es decir, un sistema de producción ecológicamente sustentable.

Los pescadores artesanales participan en el cultivo y cosecha de las algas en Paracas.
Los pescadores artesanales participan en el cultivo y cosecha de las algas en Paracas.

La empresa ACUISUR siembra, cosecha y se encarga de repoblar las praderas naturales submarinas en la bahía de Paracas, Ica, con los pescadores artesanales. El resultado fue mejor de lo que imaginaron: según un estudio del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), no solo lograron la biorremediación del área costera, restableciendo el equilibrio ecológico y recuperando así la pesca artesanal, sino que los pescadores vieron sus ingresos aumentar en 46 por ciento. Esto le valió a ACUISUR el Premio Nacional Ambiental en el 2014.

Luis Camuzzo. Limeño, 70, científico autodidacta, aficionado al buceo desde muy joven, convirtió el estudio de la vida en el mar en su pasión y preservó para siempre la curiosidad que todos tenemos cuando niños. Fundó Código de Vida para investigar la vida marina y el aprovechamiento sustentable de los recursos de los oceános. Es socio de Biopencil y dirige la producción de los biolápices.
Luis Camuzzo. Limeño, 70, científico autodidacta, aficionado al buceo desde muy joven, convirtió el estudio de la vida en el mar en su pasión y preservó para siempre la curiosidad que todos tenemos cuando niños. Fundó Código de Vida para investigar la vida marina y el aprovechamiento sustentable de los recursos de los oceános. Es socio de Biopencil y dirige la producción de los biolápices.

“El 60% del oxígeno del planeta se produce en el mar”, recuerda Camuzzo. “La idea es reforestar el mar y lograr que con este lápiz se deje de cortar cientos de árboles. Y además, sembrar algas que permitan crear más oxígeno”.

Hernán Garrido Lecca. Limeño, 57, es economista de la Universidad Pacìfico con maestrías en Harvard y MIT y un doctorado en economía aplicada de la Universidad de Sevilla. Ha servido como ministro de Estado en dos oportunidades. Ganador de varios premios por sus invenciones, tiene registradas siete patentes, algunas de las cuales se comercializan en todo el mundo. Ha sido CEO de Interbank, Country Manager de IFC Banco Mundial en Washington y fundado y dirigido varias compañías.
Hernán Garrido Lecca. Limeño, 57, es economista de la Universidad Pacìfico con maestrías en Harvard y MIT y un doctorado en economía aplicada de la Universidad de Sevilla. Ha servido como ministro de Estado en dos oportunidades. Ganador de varios premios por sus invenciones, tiene registradas siete patentes, algunas de las cuales se comercializan en todo el mundo. Ha sido CEO de Interbank, Country Manager de IFC Banco Mundial en Washington y fundado y dirigido varias compañías.

BioPencil trabaja con más de 400 mujeres que fabrican estos lápices desde sus hogares. “Nosotros les damos dos láminas de diferente grosor y ellas solo tienen que envolverlo alrededor de la mina”, explica Camuzzo. La idea es contribuir a generar empleo para el sector de la población que menos acceso tiene al trabajo en el Perú: las mujeres mayores de 50 años. Ellas solo trabajan unas 3 o 4 horas al día y en sus casas, mientras hacen otras labores. “Es un ingreso extra para estas familias”, sentencia Stephanie Cabrera, Ejecutiva Comercial de Biopencil.

Biopencil ha obtenido el reconocido Premio Biz Barcelona; National Geographic vende los lápices en su sede en Washington D.C.; en Argentina, los lápices son vendidos en la cadena de Liberías Cúspide. En el Perú se venden en las librerías Sur. SBS Books & Co. Y Tai Loy.

Tome nota. Siembre una idea.


ELEONORA SILVA: Desde la Unidad de Negocios Verdes de la Corporación Andina de Fomento (CAF) y el Programa de Biodiversidad se vienen identificando iniciativas como BioPencil que contribuyan en el Biocomercio. La Directora representante de la CAF en el Perú, Eleonora Silva, afirma que “el 40% de la biodiversidad del mundo se concentra en América Latina y el Caribe, pero no la hemos puesto en valor”. En la COP20, la CAF obsequió los lápices con algas a delegados de más de 190 países. Con este apoyo la empresa logró desarrollarse en el mercado regional e internacional.


BRUNO PLATE: Hace tres años, cuando estaba en quinto de primaria, participó junto con cuatro de sus compañeros en un proyecto escolar “The Exhibition”. La iniciativa del colegio Newton era que todos los alumnos participaran. Bruno, con su grupo, expuso acerca de este lápiz y sus cualidades. El éxito fue tan grande que llegaron a vender 180 unidades como cancha caliente. Con el dinero recolectado diseñaron basureros con letreros especializados para los patios del colegio. “Nosotros queríamos cuidar la naturaleza y el medio ambiente”, afirma Plate.

 


 

Lápiz 100% ecoamigable

- Hecho con algas cultivadas
- En uno de los extremos del lápiz hay una cápsula con semillas.
- Elaborados artesanalmente en el Perú
- No utiliza productos químicos o artificiales.

Piense en esto  por un segundo - Responsabilidad Social
- Da trabajo a señoras mayores de 50 años de edad no pertenecientes a la PEA.
- Aumenta los ingresos de los pescadores.

* Todo lo que compone el lápiz es reutilizable. La viruta que se genera no es desechable, puesto que puede ser utilizada como humectante para la piel. Se sumerge durante 5 minutos la viruta en agua, te lavas las manos con el agua gelatinizada y esperas a que se seque.

Loading...