El presidente Trump descalifica a los inmigrantes y los insulta y amenaza como una forma de activar sus bases con objetivos electorales. Al punto de que los demócratas han puesto el problema migratorio entre los temas centrales para la campaña presidencial del 2020.
El presidente Trump descalifica a los inmigrantes y los insulta y amenaza como una forma de activar sus bases con objetivos electorales. Al punto de que los demócratas han puesto el problema migratorio entre los temas centrales para la campaña presidencial del 2020.
Edición 2597: Jueves, 4 de Julio de 2019

Trump y sus campos de concentración

Luis F. Jiménez| El agudo deterioro de las condiciones de vida de la población en América Central la lleva a migrar a EEUU; no se incide estructuralmente para lograr el desarrollo como forma de resolver el problema de fondo.

El presidente Trump descalifica a los inmigrantes y los insulta y amenaza como una forma de activar sus bases con objetivos electorales. Al punto de que los demócratas han puesto el problema migratorio entre los temas centrales para la campaña presidencial del 2020.
El presidente Trump descalifica a los inmigrantes y los insulta y amenaza como una forma de activar sus bases con objetivos electorales. Al punto de que los demócratas han puesto el problema migratorio entre los temas centrales para la campaña presidencial del 2020.

La fotografía de Oscar Martínez, cocinero salvadoreño de 25 años, y de su hija Valeria de 23 meses, ahogados en el río cuando trataban de llegar a Estados Unidos el 26 de junio pasado conmueve a personas con mínima sensibilidad.

 Revela también los extremos a los que debe llegar una población que sufre décadas de pobreza, violencia y malos tratos que los impulsan a abandonar sus lugares de origen para buscar condiciones de vida aceptables y ayudar a sus parientes que quedan atrás. 

Pone de manifiesto, también, la ignorancia y crueldad de quienes, como el presidente Donald Trump, califican a los inmigrantes como violadores, traficantes de drogas y pertenecientes a grupos violentos (maras) mezclados con terroristas. Oscar Martínez es uno de muchos miles que han muerto cuando trataban de alcanzar Estados Unidos para trabajar y contribuir a la prosperidad del país que los acoge. Estados Unidos es un país de inmigrantes formado por el esfuerzo de todos.  Y Martínez aspiraba a ser uno de ellos.

Esta imagen del salvadoreño Óscar Martinez, 25 años, con su hija Valeria cuando intentaban cruzar el río entre México y Estados Unidos dio la vuelta al mundo.
Esta imagen del salvadoreño Óscar Martinez, 25 años, con su hija Valeria cuando intentaban cruzar el río entre México y Estados Unidos dio la vuelta al mundo.

Esta radical incomprensión de los inmigrantes y de sus contribuciones a EE.UU. se basa en el desprecio, con mucho de racismo, con que se considera a quienes tienen tez de diferente color. La xenofobia de los grupos de blancos que apoyan a Trump comparten la visión negativa de los inmigrantes.

Esta resistencia, liderada por muchos republicanos, no ha permitido elaborar una legislación moderna sobre la inmigración que logre encausar las contribuciones laborales de los recién llegados. Es importante la contribución demográfica debido a la baja tasa de crecimiento de la población caucásica. También lo es especialmente en las labores agrícolas y en el pago de impuestos.

Así como la lucha por los derechos civiles de la década de los años 60 y 70 permitieron ampliar los beneficios de la sociedad a la gente de color, es de prever que los graves problemas que genera la actual inmigración descontrolada y desordenada lleve a elaborar una legislación que introduzca racionalidad y permita una convivencia ordenada y justa de quienes conforman la sociedad estadounidense.

Los “aportes” de Trump

Hoy, Trump insulta y amenaza a los migrantes como forma de activar sus bases con objetivos electorales. De allí que los demócratas hayan puesto el problema migratorio entre sus principales preocupaciones con miras a las elecciones presidenciales de 2020. Esto ha coincidido con el incremento de las corrientes migratorias, especialmente desde América Central.

El fin de los conflictos armados de las décadas de los 60 y 70 en Centroamérica no llevó a la esperada mejoría de las condiciones de vida de la población, especialmente de los tres países del Triángulo Norte (Honduras, El Salvador y Guatemala). Después de una reducción del flujo migratorio, hoy ha tomado gran impulso.  Ello se debe al crecimiento demográfico, a los bajos salarios y empleos formales y al incremento de la violencia.

La BBC informa que 2017 (último año antes de Trump) fue el de menores arrestos en la frontera sur (300.000 personas) y el año siguiente (el primero de Trump) subió al doble (600.000); se piensa que la retórica antiinmigrante del presidente provoca que los potenciales migrantes piensen que “es ahora o nunca,” coincidiendo con el discurso de los traficantes de personas. La modalidad de caravanas recientes obedece a la necesidad de defenderse y evitar la violencia y los robos contra los migrantes. También ha explotado el número de menores en núcleos familiares pues reciben un tratamiento legal preferente por parte de los jueces. 

Otro "aporte" de Trump al incremento de las migraciones ha sido cortar la ayuda a los países de mayores flujos migratorios por considerar que no están haciendo lo suficiente para impedir que su población se dirija a Estados Unidos. Con ello, Trump aumenta las dificultades y actúa como un nuevo factor de expulsión poblacional.

La relación con México se deterioró gravemente cuando amenazó con imponer aranceles a los bienes producidos en México que ingresaran a EEUU si no frenaba el tránsito de migrantes. El presidente mexicano formó un verdadero muro de agentes armados y Trump dejó sin efecto su amenaza.  El canciller mexicano ha promovido una visión integral del problema y, en conjunto con las Naciones Unidas, están considerando enfocar las migraciones a partir del desarrollo de las sociedades centroamericanas. Es una visión similar al proyecto denominado “Alianza para la Prosperidad” de Obama y que pone el acento en los factores estructurales que expulsan población: corrupción, concentración de la riqueza  y bajo desarrollo económico y social.

Las multitudes acumuladas en la frontera dio lugar a fenómenos escalofriantes como ha sido la separación de los menores de sus padres y su colocación en jaulas. La visita autorizada por un juez a un grupo de abogados a una instalación en Flint, Texas, permitió describir las condiciones inhumanas en que se encontraban los menores. El director de migraciones renunció en esa fecha pero quien lo sustituye es aun más rígido en sus posiciones antiinmigrantes. Un grupo de congresistas demócratas trató de ingresar a las instalaciones pero no fue autorizado por las autoridades de migración.

Muchos consideran estas instalaciones verdaderos campos de concentración. ¿Hasta cuándo permitirá la OEA un fenómeno tan denigrante en el hemisferio?