Cristina Fernández: Candidata a la vicepresidencia.
Cristina Fernández: Candidata a la vicepresidencia.
Edición 2591: Jueves, 23 de Mayo de 2019

La Apuesta K

Escribe: Luis F. Jiménez | Ganar la elección o terminar en la cárcel. Supo que es el obstáculo para captar voto moderado.

Cristina Fernández: Candidata a la vicepresidencia.
Cristina Fernández: Candidata a la vicepresidencia.

Un terremoto sacude el escenario político argentino: Cristina Fernández de Kirchner (CFK) anunció el sábado 18 de mayo que había decidido participar en las elecciones presidenciales del 27 de octubre como candidata a vicepresidente, con Alberto Fernández como candidato a la presidencia.

Agudos observadores notaron que es la primera vez en la historia electoral mundial que la candidata a la vicepresidencia anuncia quién será el candidato a la presidencia. Él se pasó el día evadiendo a la prensa y, ya en la noche, formuló breves declaraciones cuando fue interceptado por periodistas al pasear su perro en el lujoso barrio de Puerto Madero.

Nadie esperaba esta decisión. Todos daban por sentado que sería candidata a la presidencia. ¿Qué la llevó a tomar esta decisión? La prensa argentina hierve con las más varias interpretaciones: desde sus posibilidades de triunfo en las elecciones hasta las consecuencias electorales de sus juicios por corrupción.

Las más recientes encuestas le daban un triunfo sobre el presidente Mauricio Macri en la primera vuelta, pero los resultados de la segunda vuelta eran dudosos. Macri había acentuado la famosa “grieta” con los kirchneristas con miras a ganar en segunda vuelta. El universo electoral argentino se divide, gruesamente, en tercios: uno apoya a CFK, otro a Macri y el tercero está conformado por independientes y partidos políticos menores.

En este último tercio se destaca el llamado “Peronismo Federal” (PF) o Peronismo Republicano constituido por sectores refractarios a CFK por considerar que el kirchnerismo adolece de un autoritarismo chavista crónico. También en el universo peronista se destaca el Partido Justicialista (PJ) por el cual Cristina y Néstor manifestaron siempre un profundo desprecio.

Tanto Macri como Cristina, por tanto, han puesto sus ojos en el PF pues de allí saldrían los votos para romper el ceñido empate.En el Partido Justicialista, el rechazo a Macri es tajante y siempre habrá una proporción que acabaría votando a Cristina. Ésta, sin embargo, no quiso dar puntada sin hilo y, después de la muy exitosa presentación de su obra “Sinceramente” en la Feria del Libro de Buenos Aires, realizó una visita formal a la sede histórica del PJ donde se reunió con sus dirigentes.

Otro evento a ser tomado en cuenta fue la reacción popular espontánea cuando la Suprema Corte solicitó la voluminosa causa denominada “Vialidad” por actos de corrupción en la cual estaba fijada la audiencia inicial del juicio oral para el lunes 21 en la cual compareció, por primera vez, CFK como imputada. La solicitud de la causa (que cuenta con 50.000 folios) amenazó con postergar sin día el comienzo del juicio en una medida interpretada como un acto para salvaguardar la impunidad de CFK. La violenta reacción popular y de los medios hizo retroceder a la Corte; la causa sigue su curso.

La decisión de la Suprema fue rastreada hasta las gestiones que habría realizado Alberto Fernández quien, una vez que la Corte pidió la causa, amenazó públicamente a los jueces intervinientes en causas por corrupción contra CFK. Una conducta coherente con los planteos kirchneristas de modificar la Constitución Nacional y suplantar al Poder Judicial por un servicio de justicia integrado por “jueces militantes”.

¿Por qué Fernández?

Alberto Fernández había venido trabajando con CFK a fin de moderar sus posiciones para ampliar su base electoral. Ha mantenido buenas relaciones con los actores políticos argentinos y extranjeros, hasta el punto que una connotada dirigente del PF lo calificó de “doble agente” pues “nunca se sabe para quién trabaja”. Pero son consideradas como un activo para CFK en su objetivo de atraer hacia su círculo a miembros del PF como Sergio Massa y descalabrar esa agrupación. Además, son valoradas la inteligencia y gran experiencia de Fernández (fue Jefe de Gabinete de Néstor y de Cristina hasta que se separó después del conflicto con el campo en 2008).

Resulta verosímil considerar que CFK, al fracasar su movida para postergar el juicio por corrupción y al analizar las encuestas, habría concluido que ella sola no alcanzaba para ganarle a Macri en la segunda vuelta. Buscó entonces alguien que morigerara el rechazo que provocaba en amplios sectores de la población y que pudiese atraer votos peronistas. Fernández tiene clara conciencia que el grueso de los votos y del contacto emocional con los votantes lo tiene CFK. Ella será el centro de gravedad de la fórmula.