La llegada a Caracas de dos aviones rusos con tropas y equipo militar suscitaron reacciones que nos retrotraen a la Guerra Fría e indican los efectos de la crisis en la región.
La llegada a Caracas de dos aviones rusos con tropas y equipo militar suscitaron reacciones que nos retrotraen a la Guerra Fría e indican los efectos de la crisis en la región.
Edición 2584: Jueves, 4 de Abril de 2019

Geochavismo del Siglo XXI

Escribe: Luis F. Jiménez | Las alianzas geopolíticas que conectan el respirador artificial del régimen derrotado de Nicolás Maduro.

La llegada a Caracas de dos aviones rusos con tropas y equipo militar suscitaron reacciones que nos retrotraen a la Guerra Fría e indican los efectos de la crisis en la región.
La llegada a Caracas de dos aviones rusos con tropas y equipo militar suscitaron reacciones que nos retrotraen a la Guerra Fría e indican los efectos de la crisis en la región.

Nicolás Maduro dio un paso más al hacer que la ilegítima Asamblea Constituyente retire la inmunidad parlamentaria del presidente encargado Juan Guaidó, cuyo eventual arresto ahondaría aún más la crisis. Estas son las bases de la terca subsistencia de la dictadura.

Rusia debe salir de Venezuela” (Donald Trump).

“En breve, el Secretario de Estado adoptará medidas que harán pagar un precio a Rusia (por su intromisión en Venezuela)” (Elliott Abrams, Enviado Especial).

La llegada a Caracas de dos aviones rusos con tropas y equipo militar suscitaron reacciones que nos retrotraen a la Guerra Fría e indican los efectos de la crisis venezolana en el ordenamiento regional americano y sus consecuencias en el ámbito internacional más amplio.

Las relaciones internacionales explican en parte la resistencia de un Maduro que muchos consideraban derrotado. Esta construcción de alianzas fue realizada por Hugo Chávez basándose en una bonanza petrolera tan importante como efímera.

La megalomanía de Chávez, que buscaba frenar el imperialismo de Estados Unidos, lo llevó a apoyar la emergencia de un mundo multipolar en el cual potencias como China, Rusia e Irán podrían controlar los excesos estadounidenses. Y con ellas estableció estrechas relaciones.

Con Cuba, por su lado, hubo una identificación derivada de su admiración por Fidel Castro; la ideología del Socialismo del Siglo XXI fue desarrollada (por Heinz Dietrich que lo “invento”) y en la operación de los regímenes, en especial la de sus servicios de inteligencia. El legendario Ramiro Valdés fue fundamental, hasta hoy, tanto en Cuba como en Venezuela.

SOLIDEZ DEL RÉGIMEN

La inteligencia cubana es el cemento que mantiene unidas en Venezuela a las Fuerzas Armadas, a los movimientos sociales y a los funcionarios públicos. A ella se suma el recurso a los ingresos que proporciona el narcotráfico que ayuda a enriquecer a aliados importantes entre los dos mil generales con que cuenta Maduro. A ello se suman beneficios provenientes del contrabando y de la explotación minera.

El grupo en el poder encabezado por Maduro, Cilia Flores, los hermanos Fernández, Padrino López y Diosdado Cabello constituye un compacto delincuencial al que le resulta imposible abandonar el poder que lo alimenta y protege.

Guaidó, inmunidad “allanada”.
Guaidó, inmunidad “allanada”.
LA GEOPOLÍTICA

Chávez creo Petrocaribe, a través del cual estableció relaciones de dependencia con los estados de El Caribe y, por esa vía, ganó influencia en las decisiones de la OEA. Estableció relaciones con los Estados en los cuales irrumpían movimientos políticos de izquierda como el Brasil de Lula y Dilma, la Argentina de los Kirchner, el Uruguay de Pepe Mujica, el Ecuador de Correa, la Bolivia de Evo y la Nicaragua de Ortega. Republica Dominicana y Panamá también establecieron relaciones estrechas.

Paradójicamente, el canciller de Mujica, Luis Almagro, fue elegido Secretario General de la OEA por este conglomerado nacido al calor del petróleo y el socialismo. Hoy, sin embargo, es uno de los principales enemigos de Maduro.

Se arguyó que Chávez concedió a las FARC santuarios en territorio Venezolano a cambio de su participación en el tráfico de drogas cuyos destinos principales eran Estados Unidos y Europa. También ofreció santuarios al ELN de Colombia que, hoy, extorsionan a quienes extraen oro en el arco minero venezolano.

Rusia es el principal sostén de Maduro. Chávez estableció un vínculo estrecho con Vladimir Putin, estratega que aspira a reconstituir el secular poder imperial ruso. Putin no da puntada sin hilo geoestratégico y, teniendo ya un pie en Cuba, Venezuela representa una pieza muy valiosa en su tablero.

Chávez realizó importantes compras militares y prácticamente todo el material militar es ruso. La empresa rusa Rosneft ha llegado a controlar el 49% de las acciones de CITGO, subsidiaria de PDVESA que opera en Estados Unidos. Rusia presta un servicio inapreciable defendiendo las posiciones venezolanas en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Se calcula que Rusia ha prestado alrededor de US$20 mil millones a Venezuela.

La llegada de los dos aviones ha sido interpretada como un desafío a Estados Unidos y el propio Trump, generalmente condescendiente con Putin, ha llegado a decir con brusquedad que “Rusia debe salir de Venezuela”. Algunos se preguntan si no estamos a la víspera de una crisis del nivel de la de los misiles emplazados en Cuba por la URSS.

Rusia es el principal sostén de Maduro y un aliado inapreciable en Naciones Unidas.
Rusia es el principal sostén de Maduro y un aliado inapreciable en Naciones Unidas.

China ejerce una diplomacia cauta y prudente. Ha sido la principal fuente de préstamos de Venezuela (se calcula en US$65 mil millones) y defiende con discreción las posiciones de Maduro a través del principio de no intervención. Con motivo de la Asamblea Anual del BID, negó la visa a Ricardo Hausmann, representante del presidente encargado Juan Guaidó, lo que provocó que el BID cancelara la asamblea.

Con Iran la alianza es más complicada. Se especuló sobre el papel que jugó Chávez en sus contactos con Cristina Kirchner para gestionar que Argentina proporcionara tecnología para el enriquecimiento de uranio a Irán lo cual le concedería independencia en la generación de armas nucleares. Estos manejos fueron mencionados con motivo del asesinato del fiscal Nisman en Argentina que acusó a Cristina Kirchner de haber llegado a un acuerdo con Irán para encubrir el atentado contra la AMIA en Buenos Aires.

Se menciona que Maduro tiene relaciones con Hizbolah, que depende de Irán, grupo asentado en Líbano y que ha prestado asistencia al sirio Bashar al Asad. Hoy estaría colaborando con Maduro en el entrenamiento de los colectivos armados y de los milicianos que son empleados contra la oposición. La conexión estaría a cargo del vicepresidente Tarek al Aisami, de origen sirio y que ha sido sancionado por Estados Unidos por tráfico dé drogas.

Esta estrecha red de vínculos internacionales ayuda a entender la supervivencia de Maduro. Todavía falta que hagan efecto las sanciones petroleras de Estados Unidos. Una situación en extremo peligrosa.