Hasta la noche del martes se habían producido cuatro muertes. Es aniversario de caída de dictadura de Pérez Jiménez.
Hasta la noche del martes se habían producido cuatro muertes. Es aniversario de caída de dictadura de Pérez Jiménez.
Edición 2574: Miércoles, 23 de Enero de 2019

Venezuela, 23E

Régimen de Maduro enfrenta nuevas condenas internacionales y protestas cada vez más intensas en Venezuela.

Hasta la noche del martes se habían producido cuatro muertes. Es aniversario de caída de dictadura de Pérez Jiménez.
Hasta la noche del martes se habían producido cuatro muertes. Es aniversario de caída de dictadura de Pérez Jiménez.

El 23 de enero desde 1958 es una fecha muy recordada en Venezuela, pues entonces una serie de protestas desencadenaron el fin de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez. 61 años después, los venezolanos en 221 ciudades de todo el mundo decidieron organizarse en marchas pacíficas para exigir el retorno de la democracia y cesar la usurpación de Nicolás Maduro. Pero en Venezuela, como era de esperar, cundió la violencia.

Al cierre de esta edición se contabilizaban cuatro víctimas mortales, entre ellas un adolescente de 16 años. Las protestas previas al 23 se multiplicaron en barrios populares que durante años fueron adictos al chavismo. En la ciudad de San Félix, al sur del país, fue quemada una estatua de Hugo Chávez. Los protestantes se enfrentaron en batallas campales con las fuerzas de seguridad.

A inicios de la semana, el lunes 21, el régimen informó de la detención de 27 militares involucrados en un alzamiento contra Maduro. Esto ocurrió en un comando de la Guardia Nacional de Cotiza, donde los uniformados habían hurtado un lote de armas y, tras someter a algunos oficiales, llamaron a sus compañeros y a la población a rebelarse por medio de las redes sociales. En Lima, la manifestación tuvo concentración en el Parque Kennedy y contó con la participación del Diputado de la
Asamblea Nacional de Venezuela, Jhony Rahal, miembros del Grupo Amigos de Venezuela y peruanos solidarios en un acto de respaldo a la Asamblea Nacional Venezolana y su presidente Juan Guaidó.

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, calificó a Maduro como “un dictador sin derecho legítimo al poder” y aseguró que su país se unía a otras naciones para reconocer a la Asamblea Nacional como el “último vestigio de la democracia” en Venezuela. Maduro, convertido casi en un dictador zombi, pidió “a la Fiscalía General de la República, y a todos los órganos policiales del país que busquemos y metamos detrás de la cárcel y se enjuicie con la máxima pena”, a los responsables de los enfrentamientos, por los que señaló a la oposición de Voluntad Popular. Ordenó también “la revisión total, absoluta” de las relaciones con Estados Unidos.