Fiscal Raquel Dodge y próximo ministro de Justicia Sergio Moro.
Fiscal Raquel Dodge y próximo ministro de Justicia Sergio Moro.
Edición 2570: Jueves, 20 de Diciembre de 2018

El Oro y el Moro

Tensión entre Fiscalía de la Nación brasileña y su equipo Lava Jato.

Fiscal Raquel Dodge y próximo ministro de Justicia Sergio Moro.
Fiscal Raquel Dodge y próximo ministro de Justicia Sergio Moro.

Brasil tiene su propia tensión fiscal. Trascendió que en la Fuerza de Tarea Lava Jato no se están nada contentos con la respuesta de la procuradora general Raquel Dodge a la solicitud del fiscal de la nación peruano, Gonzalo Chávarry (ver nota).

Dodge no consultó con los miembros del equipo afincado en Curitiba, quienes respaldaron la labor del equipo peruano comandado por Rafael Vela. Uno de los procuradores más vinculados al caso peruano ha sido Orlando Martello, quien la semana pasada confirmó que “todo está listo” para interrogar a Jorge Barata en enero.   

Como fue noticia mundial, a partir del 1 de enero, el juez Sergio Moro será el ministro de Justicia del controversial presidente electo Jair Bolsonaro.

Moro fue el juez que sacó adelante el proceso Lava Jato. Algún entusiasta diría que es el Richard Concepción Carhuancho brasileño. O más bien al revés.

La decisión de Moro de integrar el gabinete ha resultado muy discutida por obvias razones. Él sentenció al expresidente Lula da Silva a doce años de cárcel. Lula argumenta que su decisión fue política, y lo confirma el anuncio de su integración al gabinete. La Corte Suprema se encuentra, de nuevo, analizando un pedido del expresidente para salir en libertad.

Dodge ha negado que el proceso tuviera motivación política pues, cuando Moro dictó sentencia en primera instancia en julio del año pasado, no tenía cómo saber que Bolsonaro sería el próximo Presidente.

Fuerza de Tarea de Brasil. Orlando Martello, tercero desde la derecha.
Fuerza de Tarea de Brasil. Orlando Martello, tercero desde la derecha.

Sin embargo, la historia tiene otras aristas. Dodge termina su mandato en 10 meses y tiene la opción de ser reelegida. Pero el mecanismo para la designación del fiscal de la nación en Brasil pasa por una terna que es cribada por el presidente de la República y el proceso es definido por el Congreso.
En abril Dodge denunció a Bolsonaro por sus escandalosos comentarios racistas, aunque el trámite no prosperó. Es por ello que la prensa no observa que tenga buenas posibilidades para repetir el plato, si del nuevo presidente depende.

Moro, mientras tanto, guarda excelentes relaciones con los fiscales del Equipo de Tarea, pues trabajó con ellos mano a mano. No es, aparentemente, el caso de Dodge. Tampoco sería extraño que Moro busque apuntalar por ahí a su sucesor. En los últimos días, el próximo ministro anunció que varios de sus colaboradores en el caso Lava Jato trabajarían a su lado en el Ministerio. “Sería un tonto de no aprovecharlos”, dijo, “pues ya probaron su integridad y eficiencia”.

Con la popularidad que tienen los fiscales del caso Lava Jato en el Perú, y particularmente Pérez, tampoco sería extraño que observen en Moro un émulo a seguir, más allá del trabajo en la judicatura.