Captura de imágenes del video de la visita de Nicolás Maduro al Salt Bae, restaurante del conocido chef turco Nusret Gökçe.
Captura de imágenes del video de la visita de Nicolás Maduro al Salt Bae, restaurante del conocido chef turco Nusret Gökçe.
Edición 2557: Jueves, 20 de Septiembre de 2018

Maduro en Estambul

Escribe: Luis F. Jiménez | Se pegó un banquete de los cojones.

Captura de imágenes del video de la visita de Nicolás Maduro al Salt Bae, restaurante del conocido chef turco Nusret Gökçe.
Captura de imágenes del video de la visita de Nicolás Maduro al Salt Bae, restaurante del conocido chef turco Nusret Gökçe.

Luis Almagro, secretario general de la OEA, visitó la frontera colombo-venezolana el 14 de septiembre, acompañado del canciller de ese país, Carlos Holmes Trujillo, el embajador de Colombia ante la OEA, el controversial Alejandro Ordoñez y el director para las Américas de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco.

En el estrado instalado en Cúcuta, respondieron preguntas de la prensa. Una de ellas, dirigida a Almagro, se refirió a la posibilidad de una intervención militar en Venezuela. La verborrágica respuesta, si bien dejó claro que las opciones diplomáticas debían prevalecer, señaló que  “en cuanto a la intervención militar para derrocar al régimen de Nicolás Maduro no debe descartarse ninguna opción”.

EL GRUPO DE LIMA
El Grupo de Lima emitió inmediatamente un comunicado desautorizando una intervención militar o el empleo de la violencia o amenaza del uso de la fuerza. Consideró que restablecer  la democracia en Venezuela será fruto del diálogo y las medidas diplomáticas.

Cabe señalar, sin embargo, que el comunicado fue suscrito por once de los catorce miembros del Grupo; Colombia, Guyana y Canadá no lo suscribieron generando diversas especulaciones. ¿Qué hay detrás de la posición de Almagro? ¿Algo se cocina con la participación del nuevo gobierno de Colombia? ¿Cuál sería la participación de Estados Unidos en una aventura militar?

La guerra verbal viene precedida por las denuncias del New York Times sobre las reuniones mantenidas por diplomáticos y políticos estadounidenses con militares venezolanos para considerar un golpe militar contra Maduro.

EL GENOCIDIO
La posición del Grupo de Lima basada en el principio de no intervención, recibió en esta oportunidad el rechazo de personalidades como el embajador venezolano Diego Arria, quien considera que en Venezuela se está engendrando un genocidio que debe ser detenido. A partir de la experiencia de Ruanda, Bosnia y Somalia, aluden a la resolución de Naciones Unidas que estableció la “obligación de proteger” a la población antes de que el genocidio se concrete.

En ese sentido, estiman que la posición del Grupo de Lima crea condiciones para que el gobierno de Maduro ejerza una mayor violencia contra una población que está siendo diezmada por el hambre con el objeto de eliminar a los grupos opositores por razones políticas. Se considera, asimismo, que no existe posibilidad alguna de diálogo del gobierno con la oposición y que la expulsión de población venezolana es similar al recurso empleado por Cuba  para eliminar opositores.

Quienes piensan en estos términos parecen considerar que el laberinto de las negociaciones diplomáticas  y del diálogo político debe ser dinamitado por una intervención militar que no definen ni precisan. Aquí radica la principal debilidad de esta posición, lo cual es en extremo peligroso en una Venezuela en la que la violencia está expandida por todas sus regiones. Una intervención militar puede saberse como comienza,  pero nunca como termina.

Loading...