Exsenadora Claudia López impulsó consulta ciudadana que necesitó 3 millones de firmas para convocarse y tuvo casi 12 millones de votos.
Exsenadora Claudia López impulsó consulta ciudadana que necesitó 3 millones de firmas para convocarse y tuvo casi 12 millones de votos.
Edición 2554: Miércoles, 29 de Agosto de 2018

La Nueva Cumbia

Referéndum anti corrupción pone en jaque al Congreso. No es en el Perú, sino en Colombia.

Exsenadora Claudia López impulsó consulta ciudadana que necesitó 3 millones de firmas para convocarse y tuvo casi 12 millones de votos.
Exsenadora Claudia López impulsó consulta ciudadana que necesitó 3 millones de firmas para convocarse y tuvo casi 12 millones de votos.

El referéndum propuesto por el presidente Martín Vizcarra acaba de tener un espejo, y muy posible inspiración, en el que se celebró en Colombia el domingo 27 de agosto.

Fue el colofón de una iniciativa ciudadana impulsada por las exsenadoras Claudia López y Angélica Lozano –novias y del Partido Verde, como para no dejar dudas de la impronta progresista de la faena– que previamente recolectó los tres millones de firmas requeridos para celebrar la consulta popular.
En Colombia el voto no es obligatorio y la valla para convertir los resultados del referéndum en ley, altísima: el 33% del censo electoral, lo que equivale a más de 12 millones de sufragios. Se quedaron por muy poco, con 11.645 millones.

Presidente Duque se subió a la ola.
Presidente Duque se subió a la ola.
Para hacerse una idea, el recientemente posesionado presidente Iván Duque ganó con 10.4 millones de votos. En el plebiscito sobre el Acuerdo de Paz votaron poco más de 13 millones.

El mandato ha sido contundente. Casi la totalidad de votantes -99% o más- marcaron el Sí en las siete materias de consulta:

–Reducir salario de congresistas y altos funcionarios.
–Corruptos no podrán volver a contratar con el Estado.
–Contratación con pliegos más transparentes.
–Audiencias públicas para conocer el gasto de entidades.
–Congresista, a rendir cuentas por cómo vota y asistencia.
–Quitarles los bienes a los políticos corruptos y sus testaferros.
–Máximo tres períodos en corporaciones públicas.

La votación fue muy alta en las principales ciudades del país pero muy pobre en la costa Caribe. No es casualidad, pues allí es donde está más enraizada la cultura clientelista de compra de votos. Aquí no había incentivos para que los barones regionales sacaran a su gente a votar.

Al día siguiente, López presentó los resultados al Congreso para que la respuesta ciudadana presione por llegar a los mismos resultados por la vía legislativa. El asunto nació precisamente porque el Parlamento ha demorado durante años estas modificaciones. El presidente Duque se comprometió a impulsarlas y marcó un contraste con su padrino Álvaro Uribe, que se opuso al referéndum y quedó descolocado.

Fue una consulta anticorrupción pero tuvo su nervio en el Poder Legislativo. Los congresistas son el blanco de las críticas por la llamada “mermelada” (no de periodista, sino de otorongo), que son los sobornos que reciben por impulsar obras públicas en sus regiones. Un parlamentario colombiano gana US$ 10 mil aproximadamente y la propuesta es reducir ese sueldo a US$ 6500. Y si bien no se apunta a prohibir la reelección congresal, sí se busca limitar como máximo a tres los períodos.

Loading...