Jesús Sánchez Rondón con la bandera de Marigüitar, municipio donde era concejal.
Jesús Sánchez Rondón con la bandera de Marigüitar, municipio donde era concejal.
Edición 2554: Miércoles, 29 de Agosto de 2018

Julepe Venezolano

Escribe: Jaro Adrianzén | Drones, ladrones y éxodo.

Jesús Sánchez Rondón con la bandera de Marigüitar, municipio donde era concejal.
Jesús Sánchez Rondón con la bandera de Marigüitar, municipio donde era concejal.

Un Patriota en Lima
“Cuando sale del país, el venezolano trabaja en lo que hay y lo hace con dignidad”, asegura Jesús Sánchez Rondón, 28, un exconcejal del municipio de Marigüitar, del estado Sucre, que emigró a Lima hace seis meses. “No nos importa ser ingenieros, doctores, o lo que sea. En Lima he visto alcaldes de mozos y compañeros ediles como ayudantes de cocina”, agrega. Salió de Venezuela a raíz de las amenazas que recibió del régimen de Maduro, provocadas por su oposición a la dictadura. Es ingeniero de seguridad. Pero por necesidad hoy trabaja como ayudante de cocina en un local miraflorino. “Tenemos el compromiso de dejar en alto el nombre de Venezuela”, sostiene. Es su manera de seguir haciendo patria.

Sánchez pertenece a ese 80% de venezolanos (320 mil) que ingresó al Perú con pasaporte antes que éste fuera obligatorio para cruzar nuestra frontera. Su viaje en bus duró cuatro días.

Atravesó Colombia y Ecuador para llegar a Tumbes y luego trasladarse a Lima. Hoy vive con su hermano, Carlos Sánchez, en una habitación en Surquillo. Y ya tiene en trámite su Permiso Temporal de Permanencia (PTP). Así se sumará a los 80 mil llaneros que cuentan con el documento, según cifras de la Cancillería. Sin embargo, de acuerdo a la OCDE y la OIT, solo 6 mil venezolanos tienen un empleo formal (menos del 0,2% de la PEA). Y cerca de 275 mil laboran en la informalidad (3% de la PEA informal). Cifras preocupantes para el economista e investigador Oscar Dancourt quien según sus investigaciones prevé una reducción del salario peruano e incremento del desempleo, todo esto provocado por el aumento súbito de la fuerza laboral nacional.  

Ver video de atentado contra Maduro

4 de agosto. Nicolás Maduro es protegido por su seguridad tras la explosión de dos drones durante un discurso en el 81° aniversario de la Guardia Nacional, en Caracas.
4 de agosto. Nicolás Maduro es protegido por su seguridad tras la explosión de dos drones durante un discurso en el 81° aniversario de la Guardia Nacional, en Caracas.

El pasado viernes 23 de febrero, cuando partió de Venezuela, Sánchez se encontró en la carretera rumbo a Cúcuta (Colombia) con su tío Luis Cabeza, el alcalde de Marigüitar. Lo estaban trasladando a su arresto domiciliario. Cabeza fue detenido en diciembre del 2017 por no alinearse al régimen de Maduro. Fue él quien, durante su encierro en la prisión del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) en Cumaná, le pidió a Sánchez que se vaya del país.

Leer también: La Resistencia Llanera

Por aquellos días, el joven venezolano era coordinador político de Voluntad Popular, el partido de Leopoldo López al que se afilió en el 2012, con apenas 22 años. El 8 de diciembre del 2013, Sánchez fue elegido concejal con más de 3 mil votos. Y durante sus años en la Universidad Politécnica Territorial del Oeste de Sucre, donde se graduó como ingeniero de higiene y seguridad laboral, integró el Movimiento 30 de Mayo. Fue una piedra en la bota de Hugo Chávez y, luego, en la de Maduro.

Trabaja de ayudante de cocina en Miraflores.
Trabaja de ayudante de cocina en Miraflores.

“Un día de enero (del 2018), a las 4 de la mañana, funcionarios del Sebin fueron a la casa de mi mamá. Ella estaba en Maturín con mi hermano mayor. Solo estaba mi hermana menor y cuando salió le dijeron que estaban buscándome”, recuerda Sánchez. “Al poco tiempo el alcalde, mi tío, me mandó una carta diciéndome que me vaya porque ‘están montando cosas en contra tuya’”, agrega.

La situación ya se había puesto color de hormiga. Semanas antes, Sánchez y otros concejales se escondieron por órdenes de la dirección regional de Voluntad Popular. “No sé lo que es estar preso y no quisiera saberlo, por eso salí de Venezuela”, admite. Al mes de llegar al Perú encontró trabajo como barman en un restaurante en Miraflores. Hoy es ayudante en la cocina y conserva la esperanza de regresar a su patria. “Esta dictadura tiene 20 años y yo 28. Viví 8 años en democracia pero no lo recuerdo”, cuenta.

Su historia es una de las miles que trae el éxodo venezolano. Al cierre de esta edición, la problemática regional era discutida en Colombia por las autoridades migratorias de Perú, Ecuador y Brasil. De acuerdo al embajador Enrique Bustamante, de la Cancillería peruana, después de Colombia (900 mil) y Perú (400 mil), Chile (120 mil), Brasil (80 mil) y Uruguay (20 mil) son los países que más migrantes venezolanos han acogido en Latinoamérica. A la par se macera un pedido del canciller Néstor Popolizio para investigar a Maduro ante la Corte Penal Internacional.

Leer: A lo Hehco, Pecho

El flujo en el paso fronterizo de Tumbes se ha reducido pero se mantiene constante (el pasado domingo 26 bajó de 5,500 a 1,600 personas). La mayoría son solo pasantes del corredor humanitario ecuatoriano que es nexo para llegar a países como Perú, Chile y Argentina. Se están aceptando pasaportes vencidos y se permite el ingreso de gestantes, menores de edad y mayores de 70 años.

Otra opción para los migrantes es la solicitud de refugio. En lo que va de este 2018, las autoridades peruanas recibieron más de 100 mil pedidos de esta naturaleza. Pero no todas han sido resueltas.

Por su parte, el candidato municipal Ricardo Belmont elevó la controversia sobre la migración venezolana en nuestro país debido a los comentarios xenófobos vertidos durante los últimos días. De esta manera se expone que la intolerancia hacia los migrantes es una realidad. Paulina Facchin, activista venezolana con 8 años en Lima, cuenta que “me llegan mensajes al WhatsApp amenazándome de muerte, me envían coronas de muerte y piden mi expulsión”.
 

Igor Olsen, Daniel Mariani, Angélica Arteaga y Johan Escalante de Por Venezuela, temporada en el Microteatro. Derecha, Facchin muestra mensajes xenofóbicos.
Igor Olsen, Daniel Mariani, Angélica Arteaga y Johan Escalante de Por Venezuela, temporada en el Microteatro. Derecha, Facchin muestra mensajes xenofóbicos.

LA OTRA CARA
En medio de la crisis, un grupo de venezolanos le ha puesto buena cara al mal tiempo. Igor Olsen, Daniel Mariani, Max Coloma, Angélica Arteaga y Johan Escalante integran la temporada Por Venezuela, disponible en el Microteatro de Barranco este miércoles 29 y el próximo 5 de setiembre. La componen cinco obras que abordan dramas provocados por la crisis en su país. “Todos hablan del tema Venezuela pero muchos de los migrantes que han venido acá todavía no tienen voz. Por Venezuela trata de cumplir esa función”, explica Olsen, el productor. Interesante mensaje teniendo en cuenta el recelo que existió en su época hacia los migrantes africanos y asiáticos que llegaron a nuestro país en los siglos XVIII y XIX respectivamente.

Sánchez, Paulina Facchin y miles de venezolanos forzados al exilio, son los rostros de una crisis que tiene sometida a toda una nación.


Visa Para un Sueño

Desde el sábado 25 de agosto el pasaporte venezolano se convirtió en un requisito para cruzar la frontera peruana. Tramitar el documento cuesta 18,86 bolívares soberanos (US$ 7,60). Pero el problema es la demora de los trámites vía internet del Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería (SAIME), que pueden tardar hasta dos años. Los usuarios llegan a pagar US$ 5,500 en el mercado negro. En julio pasado Néstor Reverol, el ministro del interior, reconoció la existencia de mafias dedicadas a la emisión de pasaporte. Pero obtener el pasaporte sigue siendo una odisea. 

Leer: El Pasapote Más Caro del Mundo 

Pasaporte venezolano. Der.: Néstor Reverol, Ministro del Interior.
Pasaporte venezolano. Der.: Néstor Reverol, Ministro del Interior.

Loading...