Ortega se aferra al poder.
Ortega se aferra al poder.
Edición 2541: Jueves, 31 de Mayo de 2018

Trenzados

Escribe: Luis F. Jiménez | Nicaragua: 78 muertos y cientos de heridos y detenidos, crece la violencia por la acción represiva del gobierno.

Ortega se aferra al poder.
Ortega se aferra al poder.

Daniel Ortega reabre la mesa de diálogo tras feroz batalla campal.
Daniel Ortega reabre la mesa de diálogo tras feroz batalla campal.
El gobierno de Daniel Ortega en Nicaragua anunció el reinicio de la mesa de diálogo luego de una batalla campal este fin de semana.  Los reclamos por la democratización de la sociedad nicaragüense se han convertido en el centro de la polémica. El gobierno los considera un llamado al golpe de Estado mientras otros sectores plantean encontrar salidas en la constitución o sus posibles reformas. La población urbana y campesina ha levantado barricadas (los “tranques”) que tienen al país semi paralizado. Parte importante del sector privado también exige la salida de Ortega y el Ejército anunció que no reprimirá la protesta. La reacción gubernamental ha sido violenta empleando grupos de civiles armados (la Juventud Sandinista y las “turbas”) lo cual ha llevado la situación al límite. Todo parece encaminarse a una huelga general indefinida como respuesta a la violencia gubernamental. Estas dificultades provocaron la suspensión del diálogo y la conformación de una comisión para examinar los temas más sensibles. La Iglesia solicitó, además, la presencia del Secretario General de la OEA, Luis Almagro, en la Mesa de Diálogo. Con ello abrió un nuevo problema pues sectores opositores consideran que las actuaciones de Almagro con el gobierno de Ortega no son claras. Almagro acusó a sectores de oposición de mentir sobre su conducta. 14 agrupaciones lo declararon persona non grata. La actuación de la OEA corre el peligro de enredar una situación ya difícil. Cabe preguntarse, al respecto, donde están los Estados miembros. Su ausencia en Nicaragua podría  explicarse por la irresuelta situación en Venezuela que parece absorber toda su capacidad. Esta negativa situación lleva a preguntarse, por ejemplo, hasta  dónde Almagro puede avanzar en un proceso complejo y controversial sin un mandato claro de los países. Se corre el riesgo que un órgano de la OEA (la CIDH) entre en contradicción con otro (la Secretaria General). Todo  indica la conveniencia de que los Estados miembros sean quienes dirijan efectivamente la actuación de la OEA en Nicaragua aportando su peso político y los mecanismos diplomáticos con que ellos cuentan para  complementar el aporte de la CIDH y ayudar a encontrar una salida pacífica y negociada a una explosiva situación. 

Loading...