“El coronel FAP Oswaldo Zarabia fue estafado en Francia comprando misiles”, dice Crovetto, quien estuvo en las bases de Tandil, Comodoro Rivadavia, San Julián y Río Gallegos.
“El coronel FAP Oswaldo Zarabia fue estafado en Francia comprando misiles”, dice Crovetto, quien estuvo en las bases de Tandil, Comodoro Rivadavia, San Julián y Río Gallegos.
Edición 2539: Jueves, 17 de Mayo de 2018

‘Argentina se Portó Mal’

Escribe: Carlos Cabanillas | Tras 36 años, el General FAP Aurelio Crovetto abre expediente secreto del Perú en Las Malvinas.

“El coronel FAP Oswaldo Zarabia fue estafado en Francia comprando misiles”, dice Crovetto, quien estuvo en las bases de Tandil, Comodoro Rivadavia, San Julián y Río Gallegos.
“El coronel FAP Oswaldo Zarabia fue estafado en Francia comprando misiles”, dice Crovetto, quien estuvo en las bases de Tandil, Comodoro Rivadavia, San Julián y Río Gallegos.

Artífices: Crovetto y Comandante en Jefe de la FAP, Hernán Boluarte.
Artífices: Crovetto y Comandante en Jefe de la FAP, Hernán Boluarte.
Diez pilotos en diez aviones Mirage M5 (de los 36 que tenía el Perú) con las banderas peruanas borradas volaron desde el Grupo Aéreo N°6 en Chiclayo hasta la base militar de La Joya, en Arequipa. Allí les pusieron banderas y matrículas argentinas y, luego, partieron a Jujuy y, finalmente, a la base argentina de Tandil. Atrás de ellos iba un avión Hércules. Ellos eran Mengoni, Tueros, Seabra, Núñez del Arco, Carranza, Barrantes, Mimbela, Lanao, Gallo y Ávila. Surcaron el espacio aéreo boliviano calculando la altura para no ser captados por los radares chilenos.

El entonces Mayor FAP Aurelio Crovetto había ido antes junto con otros dos pilotos. Eran observadores. Cuando llegaron los aviones, Crovetto se encargó de hacer el vuelo de prueba.  Y se quedó en Argentina hasta finalizada la guerra. Pero no solo fueron aviones. También se ofrecieron repuestos de bombarderos Canberra, tanques suplementarios, material antiaéreo (misiles tierra aire portátiles), municiones y misiles aire-superficie AS-30. Y sobre todo órdenes de compra en blanco firmados por el Perú y certificados de destino final para que Argentina comprara armamentos a Israel a nombre de nuestro país.  

Hubo vuelos triangulares y ejercicios de combate bilateral. Antes de la llegada de los diez, cuatro aviones peruanos fueron a Argentina para hacer ejercicios de recarga y de combate aéreo conjunto. Y hasta hubo una ‘retención’ de los célebres misiles Exocet MM-38 en puertos franceses. Todo eso y más detalles cuenta el memorioso hoy General Crovetto.

Copia personal. Ejemplar #5.
Copia personal. Ejemplar #5.

–¿Hubo retribución de Argentina?
–Argentina se portó mal con nosotros. No han sido agradecidos. Es triste. No los argentinos, ojo. Argentina nos traicionó dos veces vendiendo armas a nuestros enemigos.

 

–¿No hubo un homenaje posterior?
–Muy poco. El gobierno argentino le hizo un reconocimiento al presidente Belaunde en ese entonces. También premiaron al Comandante General de las Fuerza Aérea del Perú, Hernán Boluarte. Y ahí cesaron. Años después un embajador acá me hizo una comida en la Embajada Argentina e invitamos a cincuenta parejas. Me entregaron una placa. Eso fue lo único. Incluso antes estuvo acá de Agregado Aéreo el que fue jefe de operaciones. Ni una llamada telefónica.
“El general (Normando) Constantino, Jefe del Estado Mayor General de la Fuerza Aérea Argentina, vino el 2011”, acota el internacionalista Andrés Gómez de la Torre. “Condecoraron la bandera de guerra en Las Palmas.” Crovetto asiente con la cabeza. “Yo estuve ahí”, agrega. “Invitaron a los diez pilotos, nos dio la mano y chau.”

“Hubo compras ficticias”, dice el internacionalista Gómez de la Torre, quien publicó un artículo sobre el tema en la edición de abril del 2018 de DEF, la revista argentina especializada en temas de defensa.
“Hubo compras ficticias”, dice el internacionalista Gómez de la Torre, quien publicó un artículo sobre el tema en la edición de abril del 2018 de DEF, la revista argentina especializada en temas de defensa.

–¿Qué hicieron al regresar?
–Redactamos el Informe del Conflicto Islas Malvinas. Este no es el libro de un historiador: es un testimonio directo. Nadie nos lo contó. Acá está todo. De vuelta en el Perú nos tuvieron dando conferencias. Había que sacar provecho de lo aprendido.

Despliegue de medios. Mapa incluido en el informe secreto.
Despliegue de medios. Mapa incluido en el informe secreto.
  –Las tensiones entre Perú, Chile y Argentina habían sido constantes. En 1978 se dio el Conflicto del Beagle y el caso del espía suboficial FAP Julio Vargas Garayar. Y en 1979 se conmemoró el centenario de la guerra con Chile.
–Durante Las Malvinas teníamos a los chilenos espiando en territorio peruano. Ellos sabían que el Perú estaba metido. Chile hacía los famosos psicosociales. En un momento Chile sacó la información de que un piloto peruano había sido capturado por los ingleses. Se suponía que era yo. Toda la noche se escuchaban los psicosociales radiales.
“En su libro Mi Testimonio el comandante en jefe de la FACH (Fuerza Aérea de Chile) de entonces, Fernando Matthei, que había sido Agregado Aéreo en Londres y había piloteado un Hawker Hunter, dijo yo hice todo lo posible para que Argentina perdiera la guerra”, agrega Gómez de la Torre. “La lamentable tozudez de (Leopoldo) Galtieri llevó a Argentina al error”, argumenta. “Pensó que los organismos internacionales iban a funcionar, que Inglaterra no iba a trasladar sus barcos hasta Las Malvinas, y que como había ayudado a Estados Unidos en la guerra centroamericana ellos se la tenían que devolver”. “¡Pero cómo va a pensar que el padre va a actuar contra el abuelo!”, exclama Crovetto. “El abuelo Inglaterra, porque el hijo putativo es Chile...”.

–Una relación que viene de antes…
–Lo de Chile viene desde la Guerra del Pacífico. Porque esa guerra fue de Perú contra Inglaterra.

–Volviendo al contexto de fines de los setenta e inicios de los ochenta, ¿por qué teníamos tanto armamento?
–Estábamos preparados para un escenario en el sur. Había tres hipótesis de guerra en esos años: Ecuador, Chile y ambos a la vez. Y la teoría más fuerte era que debíamos estar preparados para el tercer escenario. Todo ese clima tenso en la región termina en 1984, con el Tratado de Paz y Amistad firmado por Argentina y Chile. Y Perú nunca recuperó su poder bélico. Hasta el día de hoy.

Loading...