Los simpatizantes de Luiz Inacio Lula da Silva lo levantaron en hombres tras impedir el paso del auto que lo trasladaría a un helicóptero que lo llevaría a la prisión en Curitiba.
Los simpatizantes de Luiz Inacio Lula da Silva lo levantaron en hombres tras impedir el paso del auto que lo trasladaría a un helicóptero que lo llevaría a la prisión en Curitiba.
Edición 2533: Domingo, 8 de Abril de 2018

Lula se entregó

El expresidente de Brasil es ingresado a prisión para cumplir su condena después de haber sido acusado por corrupción y lavado de activos.

Los simpatizantes de Luiz Inacio Lula da Silva lo levantaron en hombres tras impedir el paso del auto que lo trasladaría a un helicóptero que lo llevaría a la prisión en Curitiba.
Los simpatizantes de Luiz Inacio Lula da Silva lo levantaron en hombres tras impedir el paso del auto que lo trasladaría a un helicóptero que lo llevaría a la prisión en Curitiba.

“(Me entrego) porque sé que la historia va a probar que quien cometió un crimen fue el comisario que me acusó, el fiscal que fue injusto conmigo y el juez que me condenó", señaló Lula.

Luiz Inacio Lula da Silva abandonó el sindicato metalúrgico de Sao Bernardo do Campo, en el estado de Sao Pablo, para entregarse este sábado a las autoridades de justicia, tras haber permanecido 48 horas atrincherado desde que su condena a prisión fuera ordenada el jueves.

El juez federal Sergio Moro, encargado de la investigación de la corrupción Lava Jato, condenó al expresidente Lula a 12 años de cárcel por corrupción y lava de activos.

Antes de entregarse, Lula señaló, durante una misa en homenaje a su esposa que falleció el año pasado: “No estoy por encima de la Justicia (...). Creo en la Justicia, pero en una Justicia justa, con un proceso basado en pruebas concretas".

El sábado por la mañana anuncio que se entregaría “para que no digan mañana que soy un prófugo y que me estoy escondiendo. Voy para que sepan que no tengo miedo".

Durante el día, Lula se subió a un auto de la Policía Federal pero tuvo que abandonarlo y regresar al edificio del sindicato porque los manifestantes habían bloqueado los portones e impidieron el paso del vehículo.

Dos horas más, volvió a subir patrullero que lo llevo a un helicóptero que lo traslado a la ciudad de Curitiba, en el sur del país, donde según se informa estará en una celda especial de 15 metros cuadrados.

Durante las 48 horas que Lula estuvo atrincherado en el sindicato estuvo acompañado de la expresidenta Dilma Rousseff y de miembros de la cúpula del Partido de los Trabajadores.

Por otro lado, la senadora y exjefa de Gabinete,  Gleisi Hoffmann, convocó a sus seguidores a "ocupar" las ciudades de Brasilia y Curitiba hasta que el expresidente brasileño sea liberado.

 

Loading...