Edición 2530: Jueves, 15 de Marzo de 2018

Cumbre Para Alquilar Balcones

Escribe: Luis F. Jiménez | Gobierno peruano confronta problemas inusitados para la próxima Cumbre de las Américas.

Si los países del ALBA, en su contradicción con los del Grupo de Lima, auguraban problemas para PPK, el anuncio de EE.UU. que Donald Trump concurrirá a la VIII Cumbre agrega un toque que raya en la alarma pues, como se sabe, no se caracteriza por calmar las situaciones sino que su instinto es profundizar el conflicto. No es difícil imaginar las tensiones cuando Evo Morales y Raúl Castro estén en la misma sala de sesiones con Trump. Todos ellos han hecho del ataque y el conflicto la base de su popularidad.

Los Estados de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de las Américas (ALBA)1 se reunieron el 5 y 6 de marzo pasado en su XV Cumbre en Caracas, a la que asistieron cinco jefes de Estado (Venezuela, Cuba, Bolivia, Nicaragua y Dominica). La erosión de la influencia de Maduro es patente y se completa con el resquebrajamiento del bloque caribeño.

Esta cumbre asumió una combativa posición de apoyo a Venezuela y a Maduro. En la declaración del 7 de marzo, mostraron su desacuerdo con el pronunciamiento de los países del Grupo de Lima2 del 13 de febrero pasado que apoyo la decisión del presidente peruano de retirar la invitación cursada a Maduro para participar en la VIII Cumbre de las Américas a celebrarse en Lima el 13 y 14 de abril.

Cabe señalar que al Grupo de Lima se sumaron dos Estados de El Caribe (Guyana y St. Lucía) por lo cual se rompió el frente caribeño que apoyó sin reservas a Maduro, gestión de la diplomacia mexicana Leer: El Alba y el Ocaso de Maduro.

Según el ALBA, el pronunciamiento del Grupo de Lima –que también requería al gobierno venezolano otorgar condiciones democráticas a las elecciones presidenciales– constituía una “intromisión en los asuntos internos de Venezuela”. Denunció que se “pretende resucitar la doctrina Monroe” (la primacía de EE.UU. en el hemisferio), la amenaza militar de Trump contra Venezuela y los llamados al golpe militar contra Maduro. La declaración sostiene “el derecho de Venezuela de participar en la VIII Cumbre de las Américas”  y se propone “ejercer medidas diplomáticas y políticas para garantizarlo”. Se ignora cuales pueden ser esas medidas.

Existe, por tanto, una clara advertencia de problemas para el presidente peruano Pedro Pablo Kuczinski que ha declarado, ante la insistencia de Maduro de asistir a la cumbre, que se le impedirá el acceso al Perú, facultad constitucional del Presidente. La Cumbre de las Américas no es un organismo internacional ni existe normativa que regule este aspecto en la OEA que solo es su secretaria técnica. Este vacío fue llenado recurriendo a la invitación de los asistentes por el país anfitrión.

La celebración de la Cumbre de las Américas fue propuesta por el entonces presidente de EE.UU. Bill Clinton y se celebra cada tres años. En el comienzo, Cuba fue excluida de ellas pero, a raíz del descongelamiento de las relaciones con EE.UU. en la época de Obama y como forma de avanzar en una posible democratización del régimen, Raúl Castro fue invitado a la Cumbre de Panamá. Influyo también la necesidad de Colombia de contar con el apoyo de Cuba en sus negociaciones con las FARC. El 11 de marzo se llevó a cabo la ‘elección’ del sucesor de Raúl Castro en Cuba en un proceso que, en una concepción democrática es bochornoso.

1) (Venezuela, Antigua y Barbuda, Bolivia, Cuba, Dominica, Ecuador, Granada, Nicaragua, San Cristóbal y Nieves, Sta. Lucía, San Vicente y las Granadinas y Surinam)
2) Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay y Peru.

Loading...