En el ataque murieron Pérez y seis personas más. No hubo sobrevivientes.
En el ataque murieron Pérez y seis personas más. No hubo sobrevivientes.
Edición 2523: Jueves, 25 de Enero de 2018

Acribillado

Maduro ejecuta a rebelde Óscar Pérez en tiempo real. Todos lo vieron.

En el ataque murieron Pérez y seis personas más. No hubo sobrevivientes.
En el ataque murieron Pérez y seis personas más. No hubo sobrevivientes.

La muerte del excomisario Óscar Pérez, el lunes 15 de enero, debe haber sido la más observada por la población a través de las redes sociales. En sus mensajes, Pérez, quien se sublevó en junio de 2017, reiteraba su rendición y pedía negociar su entrega y la de sus camaradas. También fue registrado en las redes el asedio implacable de las abrumadoras fuerzas del gobierno y la destrucción de la vivienda antes de ser asaltada. Muchos lo vimos ‘en tiempo real’.

Herido Óscar Pérez grabó y transmitió el brutal asedio militar con su celular.
Herido Óscar Pérez grabó y transmitió el brutal asedio militar con su celular.
Los certificados de defunción de Pérez y sus seis camaradas revelaban disparos en la cabeza. Sus cuerpos no fueron entregados a sus familiares y los sepultaron en diversos cementerios sin la presencia de estos.

La ejecución sumaria y extrajudicial ampliamente difundida ha sido la más publicitada y revela, según observadores de la realidad venezolana, un patrón de conducta sistemática del gobierno de Nicolás Maduro que se refleja en las muertes provocadas por agentes del Estado y por grupos paramilitares, tanto en la represión de manifestaciones políticas o por simple descontento por la falta de alimentos, como en la ejecución de los Operativos de Liberación del Pueblo (OLP) modalidad de acción creada por el gobierno “para combatir la delincuencia y el paramilitarismo importado de Colombia para atacar a la Revolución Bolivariana”. Los OLP confluyen con el Plan Zamora con semejantes objetivos políticos.

Pérez y sus hombres estaban escondidos en la localidad de El Junquito, al noroeste de Caracas.
Pérez y sus hombres estaban escondidos en la localidad de El Junquito, al noroeste de Caracas.

Se combinan, de esta forma, las acciones de las fuerzas del Estado (Policía Nacional y Fuerza Armada) con los grupos paramilitares denominados “colectivos”. En las acciones contra Óscar Pérez el gobierno informó que habían muerto dos connotados paramilitares sin que exista explicación satisfactoria de sus muertes, pues Pérez afirmó que no habían hecho uso de sus armas. En la represión de las manifestaciones (que dejaron alrededor de 130 muertos en 2017) también se ha denunciado la participación de francotiradores de los servicios de inteligencia, incluso extranjeros. El Observatorio Venezolano de Violencia informó que en 2017 habían muerto por ejecuciones extrajudiciales en diversas modalidades 5,535 personas.

El gobierno calificó de “accionar terrorista” cuando Óscar Pérez secuestro un helicóptero en junio de 2017 y sobrevoló Caracas. Luego redujo un cuartel militar y sustrajo armamento. En ninguna de sus acciones provocó muertes ni lesiones. La conducta del gobierno, al no aceptar su rendición y ejecutarlos sumariamente, envió un mensaje a través del propio Maduro a todo aquel que siga los pasos de Pérez: les espera el mismo fin. Es el gobierno a través del terror.

Los rebeldes fueron reducidos con lanzagranadas antiataque RPG-7.
Los rebeldes fueron reducidos con lanzagranadas antiataque RPG-7.

Esta conducta del gobierno abre la posibilidad de aplicar el artículo 8 párrafo 6 del Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional que considera como crimen de guerra “causar la muerte o lesiones a un combatiente que haya depuesto las armas… o que se haya rendido”.

Debe tenerse presente que en la OEA se llevó a cabo un ejercicio destinado a definir si las violaciones cometidas por el régimen de Nicolás Maduro constituían conductas que podían ser sometidas a la CPI. Quedó claro que basta que un país que haya reconocido la jurisdicción de la CPI solicite a la Fiscal que examine las denuncias formuladas para que se active el mecanismo previsto contra Maduro y quienes resulten responsables. José Miguel Vivanco, director de Human Rights Watch America, ha planteado que este asunto debería ser considerado en la próxima reunión del Grupo de Lima a celebrarse en Santiago de Chile el 22 de enero.

Loading...