Nombra a un general al frente de la empresa petrolera estatal y se apresta a “dialogar” con la oposición.
Nombra a un general al frente de la empresa petrolera estatal y se apresta a “dialogar” con la oposición.
Edición 2516: Jueves, 30 de Noviembre de 2017

La Bota del Orinoco

Escribe: Luis Jiménez | Chavismo se entroniza en PDVESA en medio del caos económico.

Nombra a un general al frente de la empresa petrolera estatal y se apresta a “dialogar” con la oposición.
Nombra a un general al frente de la empresa petrolera estatal y se apresta a “dialogar” con la oposición.

Nicolás Maduro designó en Venezuela al general de la Guardia Nacional, Manuel Quevedo, como ministro de Energía y presidente de Petróleos de Venezuela. Ostenta como pergamino haber dirigido la represión de las protestas de 2014; en cuanto a petróleo y combustibles, ninguna experiencia.

A su vez, el gobierno ha mandado detener al presidente de CITGO, la refinadora norteamericana de petróleo,  y a cinco de sus directores por haber refinanciado sin autorización 4 mil millones de dólares de la deuda de PDVESA  (Petróleos de Venezuela) y haberse embolsicado US$ 50 millones en sobornos. Cinco de ellos tienen la nacionalidad estadounidense y todos se encuentran en la Dirección de Contrainteligencia Militar.

El caos se profundiza en el país llanero. Standard & Poor´s reiteró el default parcial de Venezuela debido al no pago de los intereses de un nuevo cupón de deuda de PDVESA. Con ello complica cualquier movimiento respecto a la reestructuración de la deuda total y acentúa la retracción de la producción de crudo. Los acreedores comienzan a considerar cobros coactivos (embargo de bienes del Estado venezolano).

Las reservas de divisas y oro están exhaustas y cae la producción de petróleo.

Los expertos consideran que la inflación llegará a 1.250% al finalizar el 2017.  

Mientras, continúan los preparativos de la próxima reunión en República Dominicana para otra ronda de “diálogo” del gobierno y la oposición teniendo como mediadores a los cancilleres de México, Chile y Paraguay por la oposición; y de Bolivia y Nicaragua, por el gobierno chavista. En la cita, a celebrarse el 1 y 2 de diciembre, se tratarán temas como la apertura de un canal humanitario, la convocatoria a elecciones libres y la liberación de los presos políticos. Existe gran escepticismo sobre sus resultados.

Loading...