CFK perdió en Buenos Aires por un margen de 4,5%. Ingresa igual al Senado.
CFK perdió en Buenos Aires por un margen de 4,5%. Ingresa igual al Senado.
Edición 2511: Jueves, 26 de Octubre de 2017

Napoleón Argentino

Escribe: Luis F. Jiménez | Presidente Mauricio Macri obtuvo inobjetable triunfo frente a su némesis, Cristina Fernández de Kirchner.

CFK perdió en Buenos Aires por un margen de 4,5%. Ingresa igual al Senado.
CFK perdió en Buenos Aires por un margen de 4,5%. Ingresa igual al Senado.

Mauricio Macri convocó a gobernadores de provincias, intendentes (alcaldes), sindicatos y empresarios para lograr un gran “acuerdo nacional” para consensuar las medidas que activen el conjunto de la sociedad argentina luego de su inobjetable triunfo en las elecciones legislativas del 22 de octubre.

Después de casi dos años que su antecesora se negara a entregarle a Mauricio Macri los atributos del mando (el bastón y la banda presidencial), su triunfo en las elecciones legislativas el 22 de octubre permitió que Cambiemos aumente el número de los diputados y senadores. ¡Poder,  al fin!, debe estar pensando.

Cristina Fernández de Kirchner (CFK) postuló a una banca de senadora por la provincia de Buenos Aires, la mayor del país y en la cual se asienta el grueso de sus seguidores: el conurbano porteño. Perdió por un margen de 4,5%, conserva 3,4 millones de votos e ingresa al Senado por la minoría.

Reclamó para ella el liderazgo de una oposición que debe reconfigurarse profundamente. El peronismo, que ha quedado sin líderes claros a nivel nacional, resistirá a CFK, pues durante su gobierno había renegado de él y su temperamento autoritario le valió fricciones y alejamientos.

Tanto que concurrió a las legislativas creando una organización, Unidad Ciudadana, para no competir por la candidatura peronista. Lo cual llevó al influyente y veterano líder de la bancada Justicialista en el Senado a anunciar que CFK no podría formar parte de ésta.

Macri jugó a polarizar el juego político aprovechando la conflictividad de CFK, su 60% de percepción negativa y sus numerosas causas judiciales. Para algunos, la continua presencia de CFK beneficia a Macri y debilita al peronismo. Ya se habla de la posible reelección de Macri en el 2019. Dos años son una eternidad.

Macri consolidó la mayoría oficialista en en Parlamento.
Macri consolidó la mayoría oficialista en en Parlamento.
¿Y ahora qué?

Varios asuntos encrespan la sociedad argentina y no dejan mucho tiempo para festejos. El ambiente electoral estuvo enrarecido; el caso de la muerte del fiscal Alberto Nisman (CARETAS ed. 2510) fue reactivado y CFK fue convocada a prestar declaración indagatoria en la causa el 26 de octubre. Concurre acompañada de su excanciller Héctor Timerman y doce prominentes kirchneristas.

La justicia, además, solicitó el desafuero de Julio de Vido, 12 años ministro de planificación de los Kirchner y arquitecto de lo que se considera la estructura de corrupción del régimen de Néstor y Cristina. Nadie duda que de Vido sabe mucho; quizá demasiado.

Debe tenerse presente que también están detenidos Lázaro Báez, estrecho colaborador de Néstor Kirchner que pasó vertiginosamente de empleado del Banco de Santa Cruz a potentado terrateniente y empresario de la obra pública. También está preso el contador de CFK y José López, segundo de Julio de Vido y que cobró notoriedad cuando arrojaba bolsos con millones de dólares a un convento. CFK y sus hijos tienen graves causas por lavado de dinero.

Derechos humanos: la piedra en el zapato de Macri

La citación judicial de CFK por la muerte de Nisman resultó eclipsada por el caso de Santiago Maldonado desaparecido el 1 de agosto pasado en el sur argentino en territorios que habitan Mapuches. Su cadáver apareció el 20 de octubre cerca del lugar de su desaparición. La consigna kirchnerista “Macri vos sos la dictadura” coincidió con la tendenciosa y errónea carátula judicial del caso como “desaparición forzada”, lo cual revela la extrema politización del caso.

El manejo del caso Maldonado por parte del gobierno reveló que el tema de los derechos humanos es la piedra en el zapato de Mauricio Macri. Los burdos errores gubernamentales fueron comparables a los cometidos en el caso de Milagro Sala una controvertida luchadora social de la norteña provincia de Jujuy donde está detenida.

Revela, así, una característica frecuente de los grupos empresariales (a los cuales pertenece Macri y la mayoría de sus colaboradores) para los cuales los derechos humanos son un tema importante pero ajeno a sus preocupaciones y experiencia más directas y que es algo que deberá corregir.

El “ajuste” económico

Mucho se denunció que Macri aplicaría un despiadado “ajuste” neoliberal a la economía del país para beneficiar a “los ricos en perjuicio de los pobres”. Esta prédica fue descartada por el gobierno que sostiene que ha mantenido los beneficios sociales a los sectores más vulnerables y ha creado otros nuevos.

La población, en general, está esperanzada que las medidas tomadas para ajustar las insostenibles cuentas de los servicios públicos tengan efectos en la reducción del déficit fiscal y en el control de la inflación. El énfasis en la dotación de infraestructura y servicios y el combate contra el narcotráfico le valieron apoyos al gobierno.

Existen, al respecto, indicios alentadores. Pero todavía falta mucho para que el consumo masivo se reactive y algunos aducen que la política de endeudamiento implementada por el gobierno se asemeja demasiado a políticas desestabilizadoras del pasado que generaron las crisis recurrentes de euforia y caída.

Esta vez, el triunfo electoral fue claro y nítido, sin acusaciones de fraude ni nada que se parezca. Un verdadero triunfo de la democracia. 

Macri, su agrupación Cambiemos y la oposición peronista inician un reacomodo que afectará al sistema político argentino. Marcarán el nuevo período las causas judiciales por corrupción y el caso de Nisman. Las angustias económicas afectan a una paciente población que espera prontos logros del gobierno.

Loading...