Sofisticada ingeniería electoral chavista reduce votación opositora en centros neurálgicos y logra triunfo aplastante en contra de todas las encuestas.
Sofisticada ingeniería electoral chavista reduce votación opositora en centros neurálgicos y logra triunfo aplastante en contra de todas las encuestas.
Edición 2509: Miércoles, 18 de Octubre de 2017

Venezuela: Duro aprendizaje opositor

Escribe: Luis Jiménez |El Grupo de Lima exigió una auditoría independiente de la totalidad del proceso electoral venezolano.

Sofisticada ingeniería electoral chavista reduce votación opositora en centros neurálgicos y logra triunfo aplastante en contra de todas las encuestas.
Sofisticada ingeniería electoral chavista reduce votación opositora en centros neurálgicos y logra triunfo aplastante en contra de todas las encuestas.

Los resultados oficiales de las elecciones regionales del 15 de octubre pasado en Venezuela han dejado a la oposición groggy; tambalea pero no cae. Las 17 gobernaciones ganadas por el oficialismo han deprimido a la oposición y provocaron euforia en el gobierno.

Ahora, el chavismo se prepara a dar el golpe de gracia: en vista del éxito obtenido, planea adelantar las elecciones municipales y hasta las presidenciales. Knock out!!

Sabido es que, frente a la convocatoria de esas elecciones, la oposición se dividió entre quienes decidieron participar y quienes se opusieron. Los resultados les dieron la razón a éstos. Ha quedado claro que si algo ha progresado en Venezuela es la ingeniería del fraude electoral.

No se ha logrado de la noche a la mañana; ha requerido un arduo trabajo y la confluencia de disciplinas estadísticas para identificar las mesas de votación con mayoría opositora, con las finanzas que permitan contar con los alimentos que una población hambreada está dispuesta a cambiar por su voto (trabajo sociológico).

A ello hay que agregar el manejo de los medios de comunicación para abrumar a los opositores y convencer a sus seguidores que son víctimas de una guerra del imperio contra Venezuela y no el resultado de la ineptitud y corrupción de sus gobernantes.

Se han ido sumando técnicas con designaciones humorísticas como el “ratón loco” inventado por el bolivariano nicaragüense Daniel Ortega para lograr sus repetidas reelecciones; fue puesta en práctica con los súbitos cambios de los votantes en mesas electorales con mayoría opositora.

A las cuales se sumaron distintas técnicas de confusión visual como fue mantener las viejas cédulas electorales con los nombres de todos los precandidatos opositores para lograr la anulación del voto. Y hasta técnicas burdas como agotar la tinta indeleble para facilitar el voto recurrente de los chavistas.

A ellas se agregaron las técnicas legales que posibilitaron la eliminación de opositores a través de la privación de la libertad, la inhabilitación y la destitución de alcaldes.

La ingeniería institucional hizo esto posible coordinando las decisiones legales del Tribunal Supremo de Justicia, del Consejo Nacional Electoral, de la Defensoría del Pueblo y de la Procuración General instituciones que fueron paulatinamente domesticadas.

La cereza del postre fue el encarcelamiento de técnicos informáticos (como el ingeniero Roberto Picón que está alojado en el SEBIN sin cargos).

La comunidad internacional está pidiendo una auditoría global de las elecciones regionales. Ella debería tener en cuenta los aspectos señalados para desmontar el fatídico sistema electoral y, una vez logrado ese fin, convocar las elecciones municipales y presidenciales, con observación internacional.

Hasta que no se de una auditoría global por personas e instituciones independientes y elecciones libres y limpias, la comunidad internacional debería aplicar sanciones económicas al gobierno de Maduro y no solo a personas individuales.

Es la única forma de restaurar la democracia en Venezuela y frenar la expansión geoestratégica de Rusia y el aprovechamiento de Cuba de la miseria del pueblo venezolano. De no aplicar sanciones al gobierno, el camino de la violencia se puede enseñorear de Venezuela.

Oposición exigió expulsar "técnicos electorales" nicaragüenses expertos en desorientar electores a través del sistema "ratón loco" empleado por Daniel Ortega en su país.
Oposición exigió expulsar "técnicos electorales" nicaragüenses expertos en desorientar electores a través del sistema "ratón loco" empleado por Daniel Ortega en su país.
Estas irregularidades se sumaron a la suspensión, en las gobernaciones, de las elecciones de los órganos legislativos que seguirán en manos del oficialismo y de mantener confusas boletas de votación. (Ver CARETAS ed. digital 2509 “Maduro prepara una nueva farsa”)

 

 

 

Loading...