Edición 2509: Jueves, 12 de Octubre de 2017

Maduro Prepara Una Nueva Farsa

Escribe: Luis Jiménez |El gobierno aplica todos los recursos fraudulentos posibles para desvirtuar las elecciones regionales del 15 de octubre próximo.

La oposición venezolana quedó descolocada con el sorpresivo llamado a elecciones regionales con las que Maduro.

Estas elecciones, en las que se juegan las gobernaciones de 23 Estados, se llevarán a cabo el domingo 15 de octubre y debieron haber sido realizadas un año atrás según la constitución. El gobierno, en una movida de alto impacto político, procedió a convocarlas con lo cual “desinfló la calle” después de cuatro meses de protestas, más de 125 muertos, 600 detenidos y miles de heridos.

Junto con esa convocatoria, el gobierno anunció un nuevo “diálogo” con la oposición en República Dominicana bajo los auspicios de su presidente Danilo Medina y el siempre bien dispuesto Rodríguez Zapatero. Por supuesto, no llegó a nada. Pero ambas pelotas generaron los dos efectos principales que necesitaba Maduro: frenó las manifestaciones y provocó desconcierto en la oposición y en la comunidad internacional que busca apoyar la restauración de la democracia.

Las divisiones opositoras se plantearon entre quienes se negaban a participar en las regionales por considerar que la convocatoria era inconstitucional y que, además, contaba con el mismo Consejo Nacional Electoral que ha ejecutados todos los fraudes electorales que necesitó Maduro. Otros connotados opositores decidieron que, con riesgo de fraude y todo, debían participar para demostrar una vez más su abrumadora mayoría.

Ocurrió lo que buscaba el gobierno: desconcierto y peleas que provocaron otro resultado también buscado por el gobierno: alta abstención de los opositores.

En el ámbito internacional también el gobierno provocó desconcierto. La propuesta de nuevo “diálogo” enroló a “países amigos” de la oposición y otros del gobierno sin llegar a provocar fisuras entre los países que buscan restaurar la democracia en Venezuela. El problema fue superado por la falta de resultados. Un diálogo “nonato”.

Grupo de Lima, que desconoce la Asamblea Constituyente de Maduro, adoptó la posición de los contestatarios del mayo francés: para ser realistas, pidieron lo imposible.  Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay y Perú exhortaron al gobierno venezolano y al CNE a actuar “con total transparencia, imparcialidad y objetividad” garantizando el derecho de sustituir los candidatos resultantes de las elecciones primarias y que el proceso respete el “voto libre, secreto, efectivo y universal, con la presencia de observadores internacionales…” .

La sustitución de candidatos a que alude este Grupo resultó de las elecciones primarias celebradas a fin que las agrupaciones opositoras decidieran cuáles serían los candidatos que las representarían en las regionales. El CNE había imprimido las boletas para las primarias y se negaba a imprimir otras nuevas con sólo los nombres de los canditatos de cada agrupación. Al sumarle los nombres de todos los precandidatos, se provocarán errores y confusiones en el electorado cuyo resultado será la nulidad del voto. El obediente TSJ apoyó la posición del CNE. La oposición denunció esta maniobra por constituír un delito electoral.  

Estas maniobras electorales del gobierno se complementaron con la inhabilitación del lider opositor y gobernador del Estado Miranda Henrique Capriles y del gobernador del Estado Amazonas Liborio Guarulla.

Mientras, Maduro busca fenéticamente reestructurar su deuda externa frente a vencimientos de más de US$3.000 millones antes de fin de año. Su amigo Putin le dio ánimos. Mientras los estimados de inflación para 2017 se calculban en 1.400%.


Nuevos Aires en la OEA

OEA ampara a Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela en el exilio.

La independencia de poderes es un elemento clave del Estado de Derecho que caracteriza al régimen democrático de gobierno. Es bien sabido, y CARETAS lo viene informando desde tiempo atrás, que en la Venezuela del Socialismo del Siglo XXI la tal independencia no existe ni por asomo. El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) es considerada en general una simple notaría del Poder Ejecutivo.

Ante esta realidad, la Asamblea Nacional, elegida en diciembre de 2015 con mayoría calificada opositora, decidió modificar la situación y designó, el 21 de julio pasado, a miembros del TSJ lo cual desató la persecución a los juramentados jueces supremos por parte del gobierno de Maduro por usurpación de funciones.

El magistrado Ángel Zerpa Aponte fue detenido y alojado en las celdas del Servicio de Inteligencia y se le concedió arresto domiciliario luego de una huelga de hambre de 20 días.  Ante ello, quienes debían ser los más altos magistrados, se vieron obligados a abandonar el país.

Se produjo así una verdadera diáspora de los jueces designados por la AN. Lejos de darse por vencidos, decidieron constituir un Tribunal Supremo de Justicia en el exilio y con tal fin suscribieron un documento en Estados Unidos, Chile y Colombia el pasado 20 de setiembre.

Está previsto celebrar la constitución de este TSJ en el exilio el 13 de octubre próximo, nada más ni nada menos que en la sede de la Organización de Estados Americanos en la cual vienen realizándose, además, audiencias con las víctimas del gobierno de Nicolás Maduro con miras a determinar si éste y sus funcionarios cometieron crímenes de lesa humanidad, actividad dirigida por el ex fiscal de la Corte Penal Internacional, Luis Moreno Ocampo.

No puede negarse que, bajo la batuta de Luis Almagro, soplan nuevos aires en la OEA. Es de esperar que no acaben compitiendo con Irma, María y Harvey.

Loading...