Perseguido por Rafael Correa por  revelar ‘secretos’ de Estado, el periodista  ecuatoriano Fernando Villavicencio se encuentra refugiado  en Lima.
Perseguido por Rafael Correa por revelar ‘secretos’ de Estado, el periodista ecuatoriano Fernando Villavicencio se encuentra refugiado en Lima.
Edición 2500: Jueves, 10 de Agosto de 2017

Desde el EXILIO

Por: Fernando Villavicencio Valencia (*) | Audios de Odebrecht sobre coimas al vicepresidente Jorge Glas confirman sus documentadas denuncias.

Perseguido por Rafael Correa por  revelar ‘secretos’ de Estado, el periodista  ecuatoriano Fernando Villavicencio se encuentra refugiado  en Lima.
Perseguido por Rafael Correa por revelar ‘secretos’ de Estado, el periodista ecuatoriano Fernando Villavicencio se encuentra refugiado en Lima.

Son las 3 de la tarde, del 3 de abril de 2017, mientras en Quito el binomio triunfador de las elecciones: Lenín Moreno - Jorge Glas,  del movimiento Alianza País,

juraba lealtad a su líder Rafael Correa; al otro lado de la frontera, en el pequeño pueblo Aguas Verdes, este periodista empezaba el primer día de exilio en Perú. ¿Qué me obligaba a dejar mi país? Una orden de prisión, bajo acusación de Correa, de haber publicado información ‘secreta’, marcaba mi forzado destino en busca de libertad.

Este proceso judicial es uno más de varios acechos en contra de quien durante el correísmo asumió la arriesgada labor de revelar las intimidades del régimen. Ciertamente, al poder le fastidia que desnuden sus secretos, ese fue mi delito, destapar una cloaca, publicitada con la etiqueta de ‘manos limpias’ y socialismo del siglo 21.  

Transferencia de mando en Ecuador, 3 de agosto del 2017. Lenín Moreno, Rafael   Correa y Jorge Glass.
Transferencia de mando en Ecuador, 3 de agosto del 2017. Lenín Moreno, Rafael   Correa y Jorge Glass.

Son más de 100 investigaciones difundidas en Vanguardia, PlanV, Focus, Milhojas y en cinco libros, dos de ellos publicados en la clandestinidad (La derrota del Jabalí y El feriado petrolero) donde he expuesto la operación de una ‘fábrica de corrupción’ manejada desde el pináculo del poder. Entre esas investigaciones constan aquellas que hoy sacuden al correísmo: Petroecuador y Odebrecht.

Cuatro meses después del festejo electoral llegó un inesperado punto de quiebre. El 3 de agosto, el presidente Lenín Moreno retiraba las funciones a su vicepresidente Jorge Glas, el rostro protegido de Rafael Correa, y sobre quien se proyectan las mayores acusaciones.

La sorprendente decisión de Moreno se generó en medio de una fractura del correísmo, tras revelarse que Correa maquilló y ocultó cifras de la crisis económica, en particular el monto de la deuda externa (US$ 60,000 millones) que supera en 20% lo permitido. Y, a la par por una oleada de delaciones sobre sobornos de Odebrecht y Caminosca.

Al vcepresidente Glas se le retiró de sus funciones el 3 de agosto.
Al vcepresidente Glas se le retiró de sus funciones el 3 de agosto.
Tan radical decisión de dejar al vicepresidente en la calle –listo para una celda o la fuga– se produce un día después de que la Contraloría emitiera un informe penal por peculado en contra de Jorge Glas y del exministro de Hidrocarburos, Wilson Pastor, por la entrega de un bloque petrolero a una empresa vinculada a la hija de Pastor. La investigación de la Contraloría se originó en una denuncia publicada en Focus, dos años antes.

Los delatores de Odebrecht confirmaron cómo operó la maquinaria de sobornos, además de precisar el rol del exintendente de Telecomunicaciones del régimen, Ricardo Rivera, tío de Jorge Glas, convertido en recaudador de coimas (US$ 14 millones hasta ahora), una cifra insignificante frente a sobrecostos de US$ 853 millones.

Un reportaje de mi autoría, publicado en enero de 2015 en PlanV, destapó por primera vez transferencias por US$ 22.8 millones a cuentas en el banco HSBC (Hong Kong), cuyo beneficiario era Rivera. (Leer: Glas conmina a Páez a probar denuncia sobre transferencias) Las delaciones reafirmaron también la vinculación del tío de Glas, con el magnate de las telecomunicaciones Tomislav Topic, que publiqué en noviembre de 2016 en Focus.

Sin embargo, lo de Odebrecht sería una ‘travesura de libreta de ahorros’, frente al endeudamiento con China. En el libro Ecuador Made in China, publicado en 2013, disparé las primeras alarmas, en El Feriado Petrolero, se desenreda el entramado con cifras y nombres de los principales responsables, entre otros, Rafael Correa.

A partir de 2009, Correa autorizó un agresivo endeudamiento con China. A cambio, el gigante asiático accedía a los principales negocios: petróleo, minería, electricidad, telecomunicaciones. China entrega créditos con intereses del 7.5% (se estima US$ 18 mil millones),  y  Ecuador los paga con petróleo (1,204 millones de barriles comprometidos hasta el 2024). El hidrocarburo es suministrado sin licitación -con un descuento mínimo de 2 dólares por barril- el cual es revendido en una operación en la que intervienen intermediarios vinculados al correísmo. La Contraloría emitió informes confirmando un colosal perjuicio. La tajada se presenta escalofriante, US$ 2,400 millones.

Es de tal magnitud la corrupción que a Lenín Moreno no le quedaba otra opción que sacrificar su lealtad partidista a cambio de abrir una rendija a la transparencia, garantizándose así su propia supervivencia política. Pero esta purga recién empieza, el desenlace es impredecible porque lo peor está por venir. Y lo peor, como se ha dicho, son aquellos negocios develados en el El feriado petrolero, un libro cuyo autor en el exilio enfrenta una orden de prisión, mientras los responsables de ese ‘feriado’ gozan de impunidad. 


(*) Periodista ecuatoriano, editor del portal Focus Ecuador, autor de 10 libros sobre ética y corrupción, exiliado en Perú.

Loading...