Sesión especial del Consejo Permanente de la OEA, el miércoles 26 de abril, en Washington DC. Por su parte, Venezuela anunció que dejará la OEA por haberse convocado a una reunión de cancilleres sobre la crisis política del país pese a su oposición frontal a esa sesión. (Foto: EFE)
Sesión especial del Consejo Permanente de la OEA, el miércoles 26 de abril, en Washington DC. Por su parte, Venezuela anunció que dejará la OEA por haberse convocado a una reunión de cancilleres sobre la crisis política del país pese a su oposición frontal a esa sesión. (Foto: EFE)
Edición 2485: Jueves, 27 de Abril de 2017

Venezuela: Intervienen los Cancilleres

Escribe: Luis F. Jiménez |Nicolás Maduro anunció este miércoles que se retira de la OEA, proceso que llevará dos años.

Sesión especial del Consejo Permanente de la OEA, el miércoles 26 de abril, en Washington DC. Por su parte, Venezuela anunció que dejará la OEA por haberse convocado a una reunión de cancilleres sobre la crisis política del país pese a su oposición frontal a esa sesión. (Foto: EFE)
Sesión especial del Consejo Permanente de la OEA, el miércoles 26 de abril, en Washington DC. Por su parte, Venezuela anunció que dejará la OEA por haberse convocado a una reunión de cancilleres sobre la crisis política del país pese a su oposición frontal a esa sesión. (Foto: EFE)

El martes 25 de abril, cuando CARETAS entraba a imprenta, once Estados miembros de la OEA consideraron la pertinencia de convocar a una Reunión de Consulta (RC) de Ministros de Relaciones Exteriores para examinar la situación en Venezuela. La RC está  contemplada en la Carta de la Organización (art. 61 a 63) para considerar “situaciones urgentes y de interés común” para los Estados miembros. 

Leer: La OEA y Venezuela ¿Qué pasa?

La reunión extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA del 26 de abril decidió por 19 votos a favor, 10 en contra y 4 abstenciones, convocar a una Reunión de Consulta, lo cual implica abandonar  el ámbito de la Carta Democrática Interamericana (CDI) que había sido empleada por el Secretario General Almagro para elaborar dos informes sobre la situación venezolana y considerar que Venezuela debía ser suspendida como  Estado miembro de la OEA pues su gobierno había vulnerado el orden democrático.

Al convocar la RC, los cancilleres asumen el control de las acciones a través de las cuales pretende asistir al gobierno venezolano a superar la situación existente. Este gobierno, sin embargo, se opuso a que la RC considerara la situación venezolana y anunció que no participaría en ninguna de las actividades que pretendiera desarrollar la RC.

Leer: Venezuela: Estallido en Cámara Lenta 

Miércoles, 26 de abril. Las fuerzas de seguridad volvieron a dispersar a los manifestantes convocados por la oposición y que intentaban llegar a la Defensoría del Pueblo en el centro de Caracas.(Foto: EFE)
Miércoles, 26 de abril. Las fuerzas de seguridad volvieron a dispersar a los manifestantes convocados por la oposición y que intentaban llegar a la Defensoría del Pueblo en el centro de Caracas.(Foto: EFE)
Paralelamente, el gobierno venezolano solicitó la convocatoria de una reunión urgente de la CELAC, organismo que nuclea a los Estados de América Latina y El Caribe (incluida Cuba) y que no incluye a EEUU y Canadá. La reunión se fijó para el 2 de mayo próximo.

Es necesario esperar para evaluar las acciones que pueda adoptar la CELAC pues la mayoría de los Estados lo son, igualmente, de la OEA. Debe tenerse presente que la participación del gobierno venezolano es importante para que la RC pueda adoptar decisiones que permitan superar la grave situación planteada en Venezuela. La aguda agitación social ha provocado ya 28 muertos y las manifestaciones contrarias al gobierno y a favor de éste no ceden. El país, en los hechos, está detenido y la situación económica se deteriora a pasos agigantados lo cual pone al país al borde de un colapso. La situación es insostenible.

El presidente Maduro planteó convocar a “elecciones ya” e invocó al Vaticano a  no abandonar sus intentos de diálogo. La polarización, sin embargo, es de tal naturaleza que hace prácticamente imposible en este momento que el diálogo prospere en Venezuela. Habrá que esperar los  resultados de la reunión de la CELAC para evaluar si sus decisiones pueden conducir a una participación constructiva en la crisis venezolana y lograr que el gobierno y la oposición avancen hacia la solución de los monumentales problemas políticos e institucionales, económicos y humanitarios que han llevado a Venezuela a una situación límite.

Si la CELAC no acuerda un mecanismo de participación viable, el gobierno deberá reconsiderar su participación en la RC pues ésta es la única opción que queda para articular los masivos recursos humanos y materiales que permitirán sacar a Venezuela del caos en el que está sumida. Las medidas que podría adoptar la RC se esbozan en CARETAS, Edición 2483: La OEA en su laberinto:

  • 1) No abandonar la exigencia del diálogo y las elecciones. Son la única manera civilizada de resolver los problemas para evitar el colapso de Venezuela.
  • 2) La RC debería:
  • a) Lograr que el gobierno venezolano avance a través del diálogo patrocinado por UNASUR retomándolo en el punto en que se suspendió y reemplazar a los tres expresidentes por su directiva;
  • b) Conversar con los apoyos de Maduro (Rusia, China, Cuba, Irán) para que ayuden a evitar el colapso de la sociedad venezolana; y
  • c) Emplear los recursos diplomáticos necesarios (asilos) para remover de manera pacífica las resistencias al interior de Venezuela para celebrar elecciones en un plazo prudencial, con supervisión internacional, precedido por un período de sinceramiento político en el cual participe un PSUV democrático.
  • 3) Sentar las bases de una estructura que canalice la ayuda internacional masiva requerida para superar los graves problemas humanitarios, financieros y productivos que afectan a la sociedad venezolana.     
Loading...