Edición 2465: Jueves, 1 de Diciembre de 2016

La Otra Cara de Bachelet

La relación bilateral con Chile, que con Michelle Bachelet se congelaron en 2008, se encamina hacia una nueva dinámica.

El martes 29, el presidente Pedro Pablo Kuczynski se reunió con su homóloga Michelle Bachelet en visita oficial a Santiago de Chile.  El objetivo: regularizar las relaciones bilaterales.  La relación bilateral se congeló en 2008 con Bachelet cuando el Perú presentó la demanda marítima a La Haya, se recompusieron con Piñera (‘cuerdas separadas’), se deterioraron en 2015 como consecuencia del espionaje de la Marina chilena y la creación del distrito tacneño de La Yarada-Los Palos.  Un veterano diplomático peruano graficó las siempre complejas relaciones con Chile con ironía: “Es como una cáscara de huevo: romperlo es muy fácil, pero rearmarlo imposible”. El objetivo de la visita fue regularizar la relación bilateral. En ese sentido, se anunció el primer gabinete binacional para junio del 2017, como una forma de mantener sin interrupción las coordinaciones políticas.   Sin duda, la agenda bilateral es compleja y desafiante: completar las normativas internas del fallo de La Haya, de migración, de asistencia fronteriza y de interconexión eléctrica. A su llegada a Santiago, PPK advirtió que “somos países que estamos en esta esquina del mundo, lejos de los mercados, solos frente al Pacífico, y debemos unir fuerzas para enfrentar el mundo, que hoy está expuesto a varios retos proteccionistas que nos pueden hacer daño”. En ese sentido, PPK y Bachelet reiteraron el compromiso de consolidar la Alianza del Pacífico para engarzarnos con la factoría China.