Pedro Pablo Kuczynski con el canciller Ricardo Luna en la ciudad amurallada el lunes 26.
Pedro Pablo Kuczynski con el canciller Ricardo Luna en la ciudad amurallada el lunes 26.

Edición 2456: Jueves, 29 de Septiembre de 2016

Las Cartas de Cartagena

Los presidentes conversaron de Venezuela y la incertidumbre sobre los guerrilleros de las FARC.

Pedro Pablo Kuczynski con el canciller Ricardo Luna en la ciudad amurallada el lunes 26.
Pedro Pablo Kuczynski con el canciller Ricardo Luna en la ciudad amurallada el lunes 26.

La actitud del presidente Pedro Pablo Kuczynski con sus homólogos en Cartagena de Indias reflejó la situación vecinal. Quienes lo acompañaron notaron la excelente relación personal que tiene con el anfitrión colombiano, Juan Manuel Santos, y la que es también una evidente afinidad con el argentino Mauricio Macri. No pudieron dejar de advertir que con Michelle Bachelet se ha desarrollado rápidamente un trato cordial y de mutuo respeto, aunque sin la cercanía que muestra con los antes mencionados.

La lejanía no se oculta con el venezolano Nicolás Maduro, con quien se cruzó a la hora que cada uno se disponía en sus sitios para ser testigos de la histórica firma del acuerdo de paz entre Santos y el jefe de las FARC, Rodrigo Londoño, alias Timoleón Jiménez. Hubo un “saludo correcto” entre PPK y Maduro, pero nada más.

En el almuerzo del lunes 26, previo al acto, Venezuela ocupó la charla entre los presidentes. Contribuyó a la franqueza que Maduro no hubiera llegado. La preocupación de los presidentes es general con el drama venezolano.

El histórico abrazo tras la firma del acuerdo. Será refrendado con plebiscito el domingo 2. Se requiere al menos el 13% del padrón electoral, 4 millones de votos, a favor del SÍ.
El histórico abrazo tras la firma del acuerdo. Será refrendado con plebiscito el domingo 2. Se requiere al menos el 13% del padrón electoral, 4 millones de votos, a favor del SÍ.


El segundo tópico fue la propia implementación del acuerdo de paz. ¿Cómo se va a producir la reinserción de los guerrilleros? ¿La tropa va a seguir el mandato de la cúpula? ¿Qué se puede esperar en un país que comparte una frontera problemática por el cultivo de la coca como el Perú?.

PPK se asentó en su rol de veterano asequible con sus colegas, que comanda respeto entre pares y tiene una vida de experiencias para compartir con la región. Una suerte de Pepe Mujica con conocimiento financiero y parado del otro lado del mostrador.

Días antes había confirmado su presencia con una frase que fue destacada por los medios colombianos. Dijo que se alojaría en “el Hotel Santa Teresa, porque el otro estaba muy caro”.

Pero si con Venezuela ha asumido un papel mucho más nítido que su predecesor y tampoco escuchó las voces de expresidentes de derecha como Álvaro Uribe y Andrés Pastrana que llamaron a boicotear la firma del acuerdo y el plebiscito que lo refrendará el domingo 2 –“Uribe, que es amigo mío, es respetable, pero al final hay que hacer un balance: qué cosa es mejor, seguir en lo que estamos o hacer algo innovador, nuevo”–, el peruano no se encuentra en total sintonía con los debates de la región.

A propósito del riesgo de la infiltración de disidentes de las FARC por el Putumayo y las consecuencias en el narcotráfico, declaró que “la gente que decía desde el principio que lo que hay que controlar es la demanda siempre ha tenido razón. Yo, digamos, soy una persona liberal. Si quieren fumar su ‘troncho’, yo sé que no les gusta que se diga eso, pero eso no es el fin del mundo. La ‘droga dura’ sí es algo bien grave”.

Expresidente colombiano Gaviria.
Expresidente colombiano Gaviria.


Dicho y hecho. Lo del troncho despertó la reacción fujimorista y del nuevo defensor del Pueblo, Walter Gutiérrez, quienes consideraron el término impropio de un jefe de Estado que puede influir en los jóvenes.

PPK, mientras tanto, se mostró confiado en que la cocaína será muy golpeada por las drogas sintéticas y eso redundará en el precio de la hoja de coca, con lo que el cultivador se verá persuadido. Pero no mostró mucho interés en el debate sobre legalización.

Troncho que sacó roncha.
Troncho que sacó roncha.
“Esa discusión ocurre todos los días del año, pero los países donde hay droga libre como Holanda, Portugal, Suiza, tienen gravísimos problemas, y creo que liberar la droga así nomás no es tan simple y el Perú solito de ninguna manera lo va a hacer”.

Pero entre los asistentes a Cartagena también se notó que la conversación ha dado un giro. Los países involucrados han empezado a desarrollar programas de salud en detrimento de la penalización con el consumidor, agresiva sustitución de cultivos y disminución de penas para comerciantes. “Es una discusión en curso en la que el Perú no está participando todavía”, anota un testigo de la jornada.

Sin ir más lejos, mientras tanto en Lima el expresidente colombiano César Gaviria se volvió a mostrar a favor de la legalización de las drogas blandas en los países de la región. Fue durante un encuentro de seguridad ciudadana organizado por el Gobierno Regional del Callao, al que también asistió  el expresidente chileno Ricardo Lagos.

“La ciencia ha demostrado que el consumo de drogas blandas no conduce a la adicción de la cocaína, la heroína o, más recientemente, las metanfetaminas”, dijo. “Cualquier tema de adicción debe ser tratado como un problema de salud pública”. Puso como ejemplo a Portugal y Suiza, los mismos en los que PPK señaló “gravísimos problemas”.