Edición 2549: Jueves, 26 de Julio de 2018

Justicia: ¿Reforma Imposible?

Escribe: Fernando de la Flor Arbulú * | “Se sabe cómo estamos y lo que hay que hacer. Lo que sucede es que el Congreso, y el propio Poder Judicial, son parte interesada en que las cosas sigan como están”.

Desde que ingresé a la universidad asimilé dos palabras que siguen acompañándome, como a todos los peruanos: crisis y comisión. La idea, equivocada por cierto, era que una crisis sea resuelta por una comisión. Probablemente la judicial, entendida como una crisis endémica, es la que más comisiones ha tenido. He perdido la cuenta, pero han sido muchas.

Ahora, se ha desencadenado una nueva crisis (en realidad sigue siendo la misma, que luego de aletargarse se reanima), que ha merecido que se designe una nueva comisión. Se trata, otra vez, que se presente  una propuesta acerca de qué y cómo hay que hacer para que la corrupción enquistada en el sistema de justicia, que involucra a todos los estamentos transversalmente, se encare y solucione.

Hay que ser claros en este tema: existen ríos de papel y tinta sobre la crisis estructural del sistema de justicia en el país. Todo lo que hemos escuchado en los audios durante estos últimos días, es el fiel reflejo de lo que está escrito desde hace tiempo. No hay ninguna novedad. Vladimiro Montesinos, hace un par de décadas atrás, nos exhibió lo mismo pero en imágenes en sus vladivídeos.

El asunto, entonces, no es de diagnóstico ni de tratamiento. Se sabe cómo estamos y lo que hay que hacer. Lo que sucede es que el Congreso, y el propio Poder Judicial, son parte interesada en que las cosas sigan como están; o hagan algunos arreglos cosméticos o, a lo sumo, aprueben como sustantivos cambios que no lo son. ¿Alguien cree que la actual mayoría parlamentaria –el fujimorismo y el Apra, comprendidos en los recientes audios– va a aceptar las propuestas de la comisión creada por el gobierno y convertirlas en ley? ¿O que el Poder Judicial se va a autoreformar?

No nos hagamos ilusiones. Sin perjuicio de aplaudir la iniciativa política del presidente Vizcarra para volver a poner el tema en la agenda pública, la reforma del sistema de justicia es una tarea de largo aliento que supone romper paradigmas, modificar sistemas, establecer políticas educativas e instaurar una nueva cultura ciudadana de respeto a la ley. Ante la indignación ciudadana que se ha reavivado, el presidente Vizcarra puede convertirse en el principal militante de esta gran cruzada. Eso exige liderazgo político.

Alguien dijo que en el Perú había dos tipos de problemas: los que se resuelven solos y los que no se resuelven. El cambio en el sistema de justica es considerado del segundo tipo. Sin embargo, el desafío es excluirlo de ambos nefastos vaticinios.  

*Abogado y fundador del Foro Demócratico

Loading...