Edición 2541: Jueves, 31 de Mayo de 2018

Encuestas, Presión y Justicia

Escribe: Fernando de la Flor Arbulú * | “Esto es fundamental: la justicia es ciega y equilibrada. No se guía por gritos y aplausos”.

Se ha descubierto, según pericia oficial, que los tristemente célebres “mamanivídeos” han sido manipulados. Se ha revelado, también, que vistas las imágenes y transcritos los diálogos de los audios, fue el congresista Moisés Mamani quien buscó las reuniones para ofrecerse a votar por la no vacancia a PPK.

Lo importante de destacar en este caso, no obstante el tiempo transcurrido, es cómo el manejo de la información distorsionada puede producir un fenómeno de tal envergadura como el que ocasionó: la idea de que fue el Gobierno quien buscó “comprar” los votos para que no se aprobara la vacancia de PPK, y no al revés, como todo parece indicar que sucedió.

Claro, la renuncia de Pedro Pablo Kuczynski (PPK) obedeció a una confluencia de otros factores, pero no debe perderse de vista este antecedente, que fue finalmente el que la gatilló.

Ahora bien, así como en algún momento las encuestas de opinión empezaron a preguntar si el gobierno de PPK duraría o no todo su período, y hasta cuándo consideraban que caería, si antes o después del Mundial de Futbol, pues ya se vislumbraba que no era sostenible ante el acoso del fujimorismo, creándose el ambiente propicio para que ocurriera lo que sucedió, se ha iniciado un proceso semejante en el caso del expresidente Ollanta Humala.

En efecto, recientes sondeos de opinión han empezado a preguntar si Humala es culpable; si estuvo bien que estuviera preso y si corresponde que se le haya incautado su casa familiar. Y la inmensa mayoría, más del 80%, es decir, ocho de cada diez ciudadanos considera que sí: que es culpable, que estuvo bien en la cárcel y que se le haya quitado su vivienda.

Pero, a diferencia de lo sucedido con PPK, donde la política tiene sus contradictorias y desconcertantes reglas, en el caso de Humala, lo que está de por medio es la ley. Y esto es fundamental: la justicia es ciega y equilibrada. No se guía por gritos ni aplausos. El derecho es un conjunto de normas, que contienen regulaciones y sanciones aplicables a la conducta humana.
Si alguien es culpable –Humala para el caso– lo será, como lo fue Alberto Fujimori en su momento, mediante un proceso legal en forma, con una acusación sustentada en pruebas, con la garantía de defensa, y sin que fiscales ni jueces se dejen influenciar por elementos extraños como los resultados de sondeos de opinión, las simpatías o antipatías de la gente.

Y es que entre el ánimo ciudadano y el Estado de derecho, hay un abismo de diferencia: la civilización.

*Abogado y fundador del Foro Demócratico

Loading...