Edición 2525: Jueves, 8 de Febrero de 2018

Lobbista de sí Mismo

Escribe: Rafo León | “La lista de fracasos es interminable. ¿Qué de significativo puede mostrar el gobierno de PPK?”

Playa Misterio, 3 de febrero de 2018

Su referente es el acuerdo de paz que se firmó en Colombia entre el gobierno de Santos y las FARC. “Escandalizó a muchos colombianos, gran parte del mundo evaluó esa negociación como una agachada ante la guerrilla”. El joven ejecutivo prosigue. “Sin embargo las tratativas y su culminación eran parte de un proyecto colombiano para tomar por fin un camino de salida a décadas de crisis. Al final los colombianos lo entendieron y aceptaron. Pero lo nuestro es radicalmente distinto”.

Por “lo nuestro” el muchacho hace referencia a la decisión de PPK de indultar a Fujimori en una secuencia enloquecida que empezó con la amenaza de vacancia días antes de las últimas navidades y terminó con lo que en realidad puede ser el inicio de un segundo final: la vacancia presidencial.

Interesado, lo invito a seguir con su lógica. Advierto, tiene cuarenta años, ocupa un alto cargo en una corporación internacional, no es fujimorista pero tampoco anti. Su vida laboral consiste en tomar decisiones todos los días. “Si la opción de indultar hubiera formado parte de una estrategia para de una buena vez enfrentar los problemas que arrastramos desde hace ya demasiado tiempo, estoy convencido que habría sido entendida como un trago amargo que hubo que meterse al cogote para allanar el camino hacia la salida. Pero no ha sido así, de ahí la frustración que todos sentimos frente a su gestión”.

Dejo el diálogo con el joven hombre de negocios y voy a mis preguntas. ¿Qué de significativo ha hecho el gobierno de PPK desde que se inició? ¿Cuáles coordenadas podrían haber servido para justificar ante los peruanos el indulto a un criminal, entendiendo que un mal puede ser necesario para alcanzar un bien mayor? Si la política es el arte de lo posible, ¿qué horizonte más amplio habría hecho digerible un arreglo entre el gobierno y el fujimorismo, que hasta ahora es solo espurio?

En el norte mucha gente sigue viviendo en condiciones de emergencia, con 38º de temperatura en algunos lugares. PPK puso a Pablo de la Flor a la cabeza de la reconstrucción, quien se encontró con autoridades regionales mafiosas que lo neutralizaron. PPK le quitó el apoyo y la reconstrucción nunca soltó amarras. Igual con el aeropuerto de Chinchero. Las observaciones de la Contraloría hicieron recular a PPK, un robusto proyecto de inversión público/privada ha terminado en un inminente juicio contra el Perú.

¿Infraestructura? Cero. ¿Reformas? Menos cero. Ni la del Estado ni la del Poder Judicial ni la de las Fuerzas Armadas. ¿Combate a las grandes economías paralelas? La minería ilegal está boyante, destruyendo a la Amazonía como quien prende fuego a un planisferio. El gran contrabando, la sobre pesca, la tala ilegal, el tráfico de personas. Las mafias tienen la ruta más allanada que nunca. El Estado se ha ido desentendiendo de sus funciones connaturales, la policía vuelve a cuidar las sucursales de los bancos y una niña de once años desaparece en una comisaría. Se la encuentra violada y quemada en un basural. El patrimonio cultural y natural hoy no vale un pucho en la oreja. El agro andino produce muertos.

El porcentaje de anemia infantil se ha elevado. Los afiliados a las AFP ven cómo sus fondos se acercan a la desaparición. La educación, precaria, mediocre, empeora: se han eliminado materias como la filosofía y el arte porque cuestan y no son prácticas.

La lista de fracasos y de vacíos es interminable.

¿Qué de significativo puede mostrar el gobierno de PPK? Nada. Y que no se diga que la oposición en el Congreso no lo ha dejado ejecutar. Al asumir el cargo PPK sabía cuál habría de ser el escenario. Incapaz de plantear una estrategia de gobierno en circunstancias complicadas, se rindió antes de haber comenzado.

Queda claro que el mayor esfuerzo de este Presidente que no escucha a nadie y baila como un mono ridículo cuando cree que ha logrado algo, ha estado orientado a protegerse de predecibles acusaciones de corrupción. Su escasa muñeca política no ha servido para tomar decisiones duras e impopulares pero encuadradas en una visión sensata, buena y correcta para que nuestro país avance. La ha movido para tratar de ocultar sus rabos de paja y no ser denunciado. Con ese fin indultó a Fujimori en una decisión carente del contenido que la hiciera comprensible ante nosotros. Solo le queda forjarse un nuevo enemigo: quienes lo pusimos en el cargo y ahora se lo reclamamos. Un hombre así no puede seguir gobernándonos.

Loading...