Edición 2477: Jueves, 2 de Marzo de 2017

@encuentra-tupoema

“Information incluyó Dial-a-Poem que había sido creado por el beatnik John Giorno”.

Lima, 23 de febrero de 2017

Nada nuevo hay bajo el Sol, siempre se ha dicho cuando es necesario combatir los mitos adánicos, esos que inventan cosas que ya hacía rato habían sido descubiertas o creadas. En 1970, el artista neoyorkino Kynaston McShine inaugura una exposición vanguardista en el Museum of Modern Art de su ciudad titulada Information, dedicada a las nuevas tecnologías que influían en la creación artística, la plástica y la literaria. Un tema que para muchos recién se toca en nuestros tiempos, mito adánico. En el aspecto de la innovación y la poesía, el curador de Information incluyó un producto de comunicación llamado Dial-a-Poem (Digita un poema) que había sido creado dos años atrás por el poeta beatnik John Giorno, el mismo que luego de que le detectaran un tumor, escribió el célebre poema Tengo un cáncer en mi huevo derecho.

Dial-a- Poem fue considerado en su momento un polémico intento por “vulgarizar” el consumo de poesía, poniéndola al alcance de cualquiera que tuviera acceso a un teléfono.  Giorno hizo grabar poemas a autores muy potentes en ese momento, como Saroyan, Brainard, Berrigan, Bobby Seale entre otros. Cualquiera que en NY tuviera interés en escuchar al poeta leyendo su obra, solo tenía que discar el 212.628. Y se producía el contacto. Este producto visionario como pocos, estuvo por cuatro años en el aire.

La clásica pregunta que plantea el “¿por qué no lo hice yo antes?” se adelantó en nuestro medio cuando la Fundación BBVA Continental, luego de haber estudiado el fenómeno de Dial-a-Poem, decidió que las nuevas plataformas derivadas del mundo del internet eran miel sobre hojuelas para un proyecto como el de Giorno, que había usado el cochambroso teléfono plástico gris con tanto éxito. Y así, luego de que se formara un equipo liderado por Carlo Reyes, gerente de la entidad, se comenzó a pergeñar una herramienta para promover la lectura de la poesía peruana –considerada entre las mejores de Latinoamérica- que nació con el nombre de Encuentra tu poema.

El punto de partida de este proyecto no es demasiado distinto del que destacaron los gestores de Information, en 1970. Se buscaba que una excelente poesía (circunscrita a la producida entre fines del siglo XIX y la actualidad), fuera grabada por las voces de personajes conocidos y apreciados de la cultura y el espectáculo en el medio de habla hispana. En un país donde se publica poca poesía y se lee menos, había que crear mediante la popularidad del lector reconocido, el gancho para generar el entusiasmo por el  género. La plataforma por usar se definió desde un comienzo como una página web de uso muy sencillo, para cualquier navegante. Y de esta manera, mientras se diseñaba la web, sus mecanismos y recursos gráficos, una parte del equipo grabadora en mano, se dedicaba a seleccionar poetas, poemas y lectores.

Encuentra tu poema se puso en el aire en diciembre del año que pasó. Su acogida fue inmediata. Mirko Lauer, quien participa en la primera tanda de lectores con un soneto de Martín Adán, sostiene que la originalidad del producto radica en que ha sido diseñado y ejecutado por publicistas y comunicadores antes que por académicos. Apunte que  da en el clavo por cuanto el objetivo de Encuentra… va por la divulgación que muchas veces entra en contradicción con criterios excesivamente culturosos. Que Juan Carlos Oblitas haya grabado un poema de Lucho Hernández es algo que a muchos les puede tomar tiempo aceptar.

A Encuentra… se puede ingresar por cualquiera de estas tres vías: poeta –poema– lector. Lo que el navegante encuentra es una intervención sobre una foto del autor elegido, realizada por la artista Mónica Gonzales. Luego una sumilla más bien informal y descontracturada sobre el poeta. Una reseña del lector, con su foto al lado. Mario Vargas Llosa lee a Eielson, Joaquín Sabina a Vallejo, Aguilar Camín está con Belli, Daniela Camaiora  con Juan Gonzalo Rose, Luis La Hoz pone su propia potente voz en uno de sus poemas, Rafo León lee a Juan Ojeda,  Renato Cisneros va con Eduardo Chirinos, Emilia Drago con Hinostroza, Jorge Edwards con Wesphalen, y así, hasta completar 25 poemas. La idea original era la de actualizar la web con un número similar de poemas cada tres meses pero dada la pegada obtenida, desde inicios de marzo se incorpora un nuevo poema cada semana.

Quienes aún temen que la tecnología vaya a significar una merma en la calidad de la creación artística, deberían darse una buena navegada buscando información sobre Dial-a-Poem, y por supuesto, comenzar a visitar abnegadamente Encuentra tu poema.