Dos equipos británicos se enfrentan en Madrid para la final de la Champions League.
Dos equipos británicos se enfrentan en Madrid para la final de la Champions League.
Edición 2592: Miércoles, 29 de Mayo de 2019

Por la conquista de Europa

Escribe: Pedro Uribe | Una final con acento británico. Dos estilos con matices similares. Pero solo uno se quedará con el trofeo más buscado del Viejo Continente.

Dos equipos británicos se enfrentan en Madrid para la final de la Champions League.
Dos equipos británicos se enfrentan en Madrid para la final de la Champions League.

No es la final soñada, pero si de justicia hablamos, es la final que nos merecemos.

De un lado, representando el Merseyside, está Liverpool; del otro, representando al North London, aparece Tottenham Hotspur. Dos equipos ingleses que se verán las caras el próximo 1 de junio en la final de la UEFA Champions League (UCL), en un escenario poco habitual para ellos, como Madrid. El Wanda Metropolitano -Casa del Atlético Madrid- será el epicentro futbolístico ese día y coronará a uno de los dos como el mejor team de Europa.

Trofeo del máximo campeonato de fútbol europeo.
Trofeo del máximo campeonato de fútbol europeo.
En la esquina de los Reds está Jürgen Klopp, un ‘loco’ alemán incesante a la hora de transmitir sus convicciones y pasiones a sus dirigidos; del otro, Mauricio Pochettino, el argentino que se ha visto envuelto en una especie de híbrido entre el lirismo y el pragmatismo. Sus equipos juegan bien al fútbol y, por momentos, lindo; pero, cuando tienen que tirarla de punta al cielo, lo hacen sin desparpajo. Si algo tienen en común estos dos, además de ser adorados por sus fans, es la personalidad y presencia que tienen sus equipos en el campo, sin temor al rival o al escenario de turno.

Es la primera vez que se enfrentarán en una final europea. De hecho, será el debut de los Spurs en una final de UCL. Los Reds tienen experiencia en el tema, pues llevan en la espalda ocho finales de Europa, habiendo salido campeón en cinco oportunidades. Su última final fue la temporada pasada, en Kiev, donde cayeron ante el tricampeón Real Madrid.

Jurgen Klopp, DT del Liverpool y Mauricio Pochettino, DT del Tottenham Hotspur.
Jurgen Klopp, DT del Liverpool y Mauricio Pochettino, DT del Tottenham Hotspur.

Todo esto queda de lado muchas veces en una final. El fútbol no deja de sorprender a propios y extraños. Klopp jamás ha podido levantar La Orejona, teniendo en su récord dos finales, ambas con saldo negativo. ‘Poch’, al igual que su equipo, se topará con algo nuevo, sin precedentes. “Vamos a disfrutar la final”, comentó hace unos días el argentino nacido en el pueblo santafesino de Murphy, cuna de muchos futbolistas del fútbol argento.

Tras eliminar de forma épica a Barcelona y Ajax, Liverpool y Tottenham se preparan para tener un nuevo campeón no español desde el 2013, año de coronación para el Bayern Múnich. Un año antes, precisamente con el Bayern también de protagonista, se proclamó campeón en Chelsea, último campeón inglés de la competición.

Sí tenemos un precedente de final de Champions entre ingleses. Es una muy recordada: Chelsea vs Manchester United en Moscú (2007/2008), donde los Red Devils, comandados desde el banco por Alex Ferguson y desde el campo por Cristiano Ronaldo, se llevaron la victoria por penales y a la postre el título.

Cada uno tiene su escuadrón en óptimas condiciones. Los Spurs volverán a contar con su goleador y mejor jugador, Harry Kane, que no ha podido disputar ni un minuto del certamen desde la vuelta de octavos de final contra el Borussia Dortmund. En el equipo de Klopp, vuelven Roberto Firmino y Mohamed Salah tras no jugar la semifinal de vuelta, jugadores claves en el ataque, también comandado por senegalés Sadio Mané.

Si bien el subcampeón de la Premier League es el favorito por plantel e historia, los londinenses han demostrado que no se achican contra nadie y han superado sus duelos “mata a mata” de manera heroica, especialmente en la semifinal contra Ajax para llegar hasta la definición en Madrid.

Se viene una final Modo Premier League: Vértigo, ritmo frenético, mucho juego físico, pero también mucho fútbol. A disfrutar.