Francia le ganó a Croacia 4 a 2 con goles de   Griezmann, Pogba y Mbappé. También con un autogol de Mandzukic (arriba).
Francia le ganó a Croacia 4 a 2 con goles de Griezmann, Pogba y Mbappé. También con un autogol de Mandzukic (arriba).
Edición 2548: Jueves, 19 de Julio de 2018

París era Una Fiesta

Escribe: Eloy Jáuregui | Estrellas y estrellados. Balance y liquidación del Mundial de Rusia 2018.

Francia le ganó a Croacia 4 a 2 con goles de   Griezmann, Pogba y Mbappé. También con un autogol de Mandzukic (arriba).
Francia le ganó a Croacia 4 a 2 con goles de Griezmann, Pogba y Mbappé. También con un autogol de Mandzukic (arriba).

No fue el mejor de los Mundiales, pero luego de 31 días de fútbol, se lo va a extrañar. Hasta el 2022 falta mucho tiempo y habrá partidos y partidos, estrellas que se apagan, astros que iluminarán las canchas. Sin embargo, la decepción de Argentina y Brasil será inolvidable. Igual que el destino de Alemania, España y Portugal.

Igual que el equipo de Gareca que nos ilusionó a todos y nos vinimos sin nada. Por ahí dicen que lo de Guerrero fue un rotundo fracaso y no lo creo. Paolo estuvo buen tiempo sin jugar y eso se paga caro. Verlo perder dos pelotas fundamentales antes del gol de Francia fue elocuente. Con los apellidos no se ganan partidos. Después, de los peruanos lo que había. Un equipo sin rodaje y con sus figuras –Tapia, Yotún, Rodríguez–, el brillo que se necesitaba para estos compromisos. El proceso de esta selección abre la esperanza pero ya mismo hay que trabajar.

De Francia ya sabemos, llegó galopando y fue el mejor de todos. Y esta Francia solo se parece a Francia. Con un fútbol categórico, con piezas que no fallan, probó —como en 1998— que se puede ser el mejor si sus figuras se acomodan bien. Entonces, uno siente que los azules siempre son protagónicos y este segundo mundial solo demuestra la altura de su potencia.

Y para eso mostraron al joven Mbappé. Un crack en todo el sentido de esa dimensión, con su velocidad y potencia, además de su inspiración, junto a otro grande: Griezmann. Un atacante de todo el campo, con un puesto de falso 9 y con una explosión repentina que no puede ser frenada por ninguna defensa. Nadie lo tocó en los siete partidos.

Cuando retornaron los “bleus” a su país, Paris era una fiesta. Y los dos mil policías garantizaron la seguridad para contener el júbilo, aunque todavía estaban frescos los dolorosos días de los atentados terroristas. Entonces el técnico Didier Deschamps dijo que esa corona era exclusiva de los jugadores y, en medio de La Marsellesa, honraron la hazaña obtenida por esta brillante generación de grandes futbolistas.

Otros astros también brillaron con luz propia: el belga Eden Hazard y el croata Luka Modric (elegido el mejor jugador del Mundia). Hazard mostró una habilidad desconcertante y Modric se recibió de crack pensante. De él se dice que hace todo bien: pausa, acelera, defiende como volante de marca, ataca como volante creativo y siempre entrega la pelota redonda con pases punzantes. Se come la cancha.

Pero de quien se esperaba más era Alemania. Llegaron y fracasaron. Los teutones solo ganaron un partido y perdieron dos. Decía el periodista Adrián de Benedictis los alemanes: “ganaron hace unos meses la Copa Confederaciones con un plantel repleto de juveniles, y permitió aventurar que tendría mejor recambio para este certamen. Sin embargo, el equipo decepcionó dentro de la cancha”.

Pero si hay un fracaso estruendoso ese es el caso argentino. Llegaron con un mar de dudas y se fueron peor. El equipo de Sampaoli ganó un solo partido de los cuatro que jugó (y cuando faltaban cinco minutos para el final). Nunca estuvo a la altura de una competencia semejante. Incluso jamás repitieron el mismo equipo y fue casi como en las clasificatorias donde solo alcanzaron el Mundial en el último partido.

Mejor no lo puedo decir y solo parafraseo a Martín Caparrós: “La selección argentina fue la peor en muchos años”. Bueno, ellos se creen superiores pero hace años que no le gana a nadie. En Rusia vimos a los mejores. Y Perú estuvo ahí. Eso como consuelo.

Loading...