Jean-François Larios y Julio César Uribe. “Estuvo invicta dos años hasta que Perú le ganó 1-0 en París en 1982” (Jaime Duarte). “Esa Francia era más que la de ahora” (Germán Leguía).
Jean-François Larios y Julio César Uribe. “Estuvo invicta dos años hasta que Perú le ganó 1-0 en París en 1982” (Jaime Duarte). “Esa Francia era más que la de ahora” (Germán Leguía).
Edición 2544: Jueves, 21 de Junio de 2018

Ganarle a Francia

Perú debe vencer para pasar a octavos de final. Si no sufrimos, no vale.

Jean-François Larios y Julio César Uribe. “Estuvo invicta dos años hasta que Perú le ganó 1-0 en París en 1982” (Jaime Duarte). “Esa Francia era más que la de ahora” (Germán Leguía).
Jean-François Larios y Julio César Uribe. “Estuvo invicta dos años hasta que Perú le ganó 1-0 en París en 1982” (Jaime Duarte). “Esa Francia era más que la de ahora” (Germán Leguía).

Casi 70 mil hinchas peruanos llegaron a Rusia. (Foto: R. CRISÓSTOMO)
Casi 70 mil hinchas peruanos llegaron a Rusia. (Foto: R. CRISÓSTOMO)
Hoy definimos nuestro futuro. Una situación así, tan radical, es lo que más nos incomoda. El todo o nada nos pone nerviosos, pero es verdad: perder ante Francia significa la eliminación y un tibio empate nos mantendría en la cuerda floja. Ricardo Gareca no puede ubicar a Paolo Guerrero en la banca, pues lo estaría despojando de su condición de capitán. Ante Dinamarca no le dejó cantar el himno dentro de la cancha, hacer el intercambio de banderines y arengar a sus compañeros antes del compromiso. O Paolo es el capitán o se convierte en un jugador más. No digo del montón, que eso no existe en esta selección, pero sí desprovisto de su carisma e influencia dentro del terreno de juego. Es preferible hacerlo jugar y cambiarlo a hacerlo entrar a mediados del segundo tiempo, con el marcador en contra.

Leer: Gareca: "Va salir como sale siempre, a ganar"

Ricardo Gareca habrá tenido sus razones para no incluirlo desde el inicio ante Dinamarca, pero su presencia, apenas ingresó, se dejó sentir dentro del área. Perú siempre ha jugado cómodo con un 9 claro, desde las épocas de Lolo, Valeriano, Perico, Navarro, La Rosa y Maestri. No siempre tenemos un 9 de calidad, y cuando lo tenemos no lo podemos desperdiciar, sobre todo si ha hecho tantos esfuerzos, como es el caso de Paolo, para estar presente en el Mundial. Paolo ha dejado el pellejo para decir “aquí estoy”, jurando a muerte que lo suyo fue una negligencia y que no lo hizo para sacar ventaja. Perú debe afrontar el compromiso ante Francia con los tres mejores de la delantera: Paolo, Farfán y Carrillo, y el talento estratégico de Gareca saldrá a luz para encontrar el equilibrio en el medio sector.

Casi 70 mil hinchas peruanos llegaron a Rusia.
Casi 70 mil hinchas peruanos llegaron a Rusia.
  Perú siempre ha debido enfrentar a un grande: Uruguay nos ganó en 1930. Alemania y Brasil nos derrotaron en 1970. Brasil y Argentina nos vencieron en el 78 (año en que le empatamos a Holanda), e Italia nos ganó en 1982. Todavía no le hemos ganado al poderoso, pero ahora es urgente hacerlo. El partido de hoy es de vida o muerte y si bien Gareca afirma haber respetado la tradición del fútbol peruano, debe asomar también cierta modernidad, nuestra ansiada modernidad como país: ser eficiente, resolver los problemas y ganar los partidos. Cueva, más allá de haber errado el penal (como lo hizo Messi) es un jugador más bien tradicional que sufre frente a adversarios bien dotados físicamente y ante selecciones compactas. Renato Tapia, Yotún, Farfán, Guerrero y Carrillo tienen, más bien, un toque más moderno, más rápido que el mediocampista nacional, parecido, pero no exacto, a César Cueto, jugador que también habría sufrido ante la marca y la rapidez de las selecciones actuales.   

Tenemos la obligación de reivindicarnos ante otro grande como Francia, plagada de estrellas. Ganarle a Francia significa hacer un partidazo, a todo meter, porque así se juega en los mundiales cuando se desea pasar a los octavos. Los candidatos siempre tienen problemas al inicio, y así como México y Suiza han tenido buenos resultados, ganarle a Francia no es una ilusión. La expresión de Juan Carlos Osorio resuena a buena poesía: “jugar por el amor a ganar y no por el temor a perder”.  

El cotejo del jueves (10 a.m. hora peruana) será en el Ekaterimburgo Arena.
El cotejo del jueves (10 a.m. hora peruana) será en el Ekaterimburgo Arena.
 

Guerrero debe arrancar. Perú siempre ha jugado cómodo con un 9 claro.
Guerrero debe arrancar. Perú siempre ha jugado cómodo con un 9 claro.
 


 

Loading...