El tres veces mundialista recuerda triunfos de antaño. Cree que la selección tendrá una buena performance. Derecha, Pelé y Chumpitaz en el mítico Maracaná por la Copa Libertadores de 1965.
El tres veces mundialista recuerda triunfos de antaño. Cree que la selección tendrá una buena performance. Derecha, Pelé y Chumpitaz en el mítico Maracaná por la Copa Libertadores de 1965.
Edición 2534: Jueves, 12 de Abril de 2018

El Capitán América

Por: Lensky Dávila | Héctor Chumpitaz explica la buena racha de amistosos, la compara con la de España ‘82 y predice un buen desempeño en el Mundial de Rusia.

El tres veces mundialista recuerda triunfos de antaño. Cree que la selección tendrá una buena performance. Derecha, Pelé y Chumpitaz en el mítico Maracaná por la Copa Libertadores de 1965.
El tres veces mundialista recuerda triunfos de antaño. Cree que la selección tendrá una buena performance. Derecha, Pelé y Chumpitaz en el mítico Maracaná por la Copa Libertadores de 1965.

Es un caluroso martes 3 de abril en la urbanización Elio, barrio en el que don Héctor Chumpitaz vive desde que se casó, allá por 1967.

También es un día atareado para la leyenda peruana, quien maneja la academia deportiva Héctor Chumpitaz y trabaja en el Club Universitario de Deportes. 

El primer recuerdo del excapitán nacional data de la gira peruana por Argelia, Italia, Francia y España. Partidos amistosos en los que Perú tuvo las mejores performances de su historia, para luego irse eliminada en primera ronda de España ‘82. Una historia que no debe repetirse.

El tres veces mundialista cuenta lo ocurrido contra Camerún en el Mundial de España ‘82, partido que terminaría con las esperanzas nacionales. “Algo extraño ocurrió con el equipo peruano”, explica.

En aquel momento el cuerpo técnico les pasó la repetición de un partido que los cameruneses jugaron previo al Mundial. Por esos días la cinta no se podía pausar, repetir o adelantar. Tampoco había cámara lenta. 

Cherman y el capitán de los 65 goles.
Cherman y el capitán de los 65 goles.
El amistoso se reprodujo en la concentración ubicada en Huampaní. “Pasó que nosotros mismos nos confiamos y decíamos ‘Sí le podemos ganar’ porque en la tele se les veía hasta más chatos a los cameruneses”, cuenta con una sonrisa. “Cuando fuimos allá eran unos negrazos”.

 “Imagínate que hasta eso nos hicimos creer”, explicó don Héctor. A la hora del partido, Camerún terminó empatando con la selección nacional llena de figuras sobresalientes como Julio César Uribe, Juan Carlos Oblitas y Teófilo Cubillas.

Cuadros en blanco y negro que reposan en antiguas repisas resaltan los mejores momentos de una vida plagada de triunfos. Recuerdos del Maracaná, el  Monumental y otros estadios llenos que vieron al defensor de 1.68 cm convertirse en gigante.

A puertas de su cumpleaños número 74, el próximo 12 de abril, solo espera pasarlo junto a sus amigos en el complejo deportivo La Peña de los Jueves. Nunca le gustaron las fiestas, así que jugar fútbol en su día ya se ha vuelto una tradición.

Según el ‘Granítico’, en los últimos 20 años el seleccionado ha tenido problemas para conseguir logros importantes. Los caracterizaba el freno mental que no dejaba concretar triunfos fuera de casa. Existía un “chip” pesimista dentro del jugador, dice. 

Evidentemente la situación ha cambiado y don Héctor asume que la ansiedad fue la causa de tan malas participaciones en las pasadas eliminatorias. “Sucede que en los 90 había mucha impaciencia por ganar. Pero no se tomaba en cuenta que los triunfos se logran con base en la unión y el compañerismo”.

El excapitán confía en la selección.
El excapitán confía en la selección.

En este caso le da todo el crédito a Ricardo Gareca por parar los inconvenientes e instaurar la tranquilidad en los vestuarios. “Claro, ha sido una persona importante para renovar al equipo peruano. Él ha puesto orden ahí, más que todo mano dura. Ese tipo de cosas perjudicaban mucho”. La disciplina constante y el esfuerzo por hacer las cosas apropiadamente son característicos de todo futbolista de élite, asevera.

La participación de nuevos jugadores ha tenido mucho que ver en la clasificación. Y Chumpi conoce de cerca las dificultades para formar a un atleta competente. La escuela Héctor Chumpitaz, en la que inculca respeto y disciplina a más de 200 jóvenes de diferentes estratos sociales, parece avalar sus palabras.

El factor Gareca y la renovación del equipo han sido claves en la clasificación.
El factor Gareca y la renovación del equipo han sido claves en la clasificación.

La mención honrosa, según El ‘Capitán’, la  tiene la hinchada peruana y el afecto que demostraron por su selección en partidos contra Venezuela y Bolivia (rivales que no atraen fanáticos, usualmente). Para el stopper, el fanático transmite aliento hacia los jugadores. Los sacan del letargo en el que se encuentran para convertirlos en caudillos sin descanso.

La duda en el corazón del hincha radica en la capacidad de reivindicar las buenas actuaciones.  Para el ‘Capitán de América’ tenemos un equipo a la altura de nuestro grupo C del mundial. No debemos confiarnos en los rivales de menor jerarquía futbolística. Sería el peor pecado dentro de una competencia en la que juegas tres partidos y defines tu permanencia en prácticamente dos.

Sus ojos brillan y la emoción le embarga al recordar los momentos gloriosos que vivió junto al combinado patrio. Recuerda la primera clasificación de Perú por mérito propio al Mundial de México ‘70. Se le viene a la mente los festejos en la Plaza de Armas por la obtención de la Copa América 1975, pero guarda en un sitio especial el gol del empate contra Bulgaria en México ‘70.

Pide que no escatimen esfuerzos. Cree que aires de gloria mundialista rodean la camiseta. Si en Rusia nacen leyendas como Chumpi, el triunfo estará asegurado.

Loading...