Carrera de obstáculos. Rocio Carrión, Rodrigo de la Fuente, Michael Echevarría y Carlos Felipa, exmilitar que perdió su pierna en Satipo.
Carrera de obstáculos. Rocio Carrión, Rodrigo de la Fuente, Michael Echevarría y Carlos Felipa, exmilitar que perdió su pierna en Satipo.
Edición 2528: Viernes, 2 de Marzo de 2018

Legua Sin Tregua

Por: Tony Tafur | La décima edición del Inka Challenge arranca el 3 de marzo al lado del cementerio de Punta Negra. Los competidores ya calibran fuerzas.

Carrera de obstáculos. Rocio Carrión, Rodrigo de la Fuente, Michael Echevarría y Carlos Felipa, exmilitar que perdió su pierna en Satipo.
Carrera de obstáculos. Rocio Carrión, Rodrigo de la Fuente, Michael Echevarría y Carlos Felipa, exmilitar que perdió su pierna en Satipo.

El Inka Challenge huye del implacable estallido del calor matutino. Ahora, al circuito que tiene un terreno pedregoso, enarenado y, en algunas partes, enlodado, se les une la forzada luminosidad de la noche. Antes del pitazo inicial habrá diez minutos de calentamiento. Después, los participantes enfrentarán el primer obstáculo: una sucesión de ‘paredes’. Carlos Felipa, atleta paralímpico y excapitán del ejército, ha participado en ocho ediciones del Inka Challenge. “Los obstáculos del circuito me amplían el horizonte ante las situaciones difíciles”, apunta. Carlos perdió la pierna izquierda tras un atentado terrorista en el VRAEM en el 2010. Desde entonces, una prótesis mecánica y su perseverancia son los cómplices de su pasión por la vida, la adrenalina y el ejemplo. El 3 de marzo en el kilómetro 45 de la Panamericana Sur, al costado del cementerio de Punta Negra, Carlos tendrá un nuevo compromiso con él mismo en el décimo aniversario del Inka Challenge.

Los ganadores clasifican a competencias de 3 y 15 Km. en mundial de Londres.
Los ganadores clasifican a competencias de 3 y 15 Km. en mundial de Londres.

Klauss García Pacheco, gerente del Inka Challenge, asegura que la competencia de 5 Km y 15 obstáculos es una “inspiración para inspirar a otros”. Carlos Felipa es la alegoría en esta suerte de eslogan. El atleta no solo participa sino también lidera a unos colegas que sufren la misma condición en el grupo Veteranos de Combate. Por esta razón, fue elegido embajador del circuito. El velocista no la tiene fácil, debe superar duras pruebas como las del rampeo de cuerdas, el equilibrio de troncos, el pasamanos, la alfombra de llantas, los muros inclinados, el ‘miedo a las alturas’, entre otros. “Invito a mis compañeros a tener voluntad, determinación y, sobre todo, coraje para enfrentar las dificultades de la vida”, explica el atleta, quien goza de una amplia trayectoria. En los Paralímpicos de Corea del Sur (2015), donde participaron solo militares en retiro, ganó 2 medallas de oro en los 100 metros planos. También estuvo presente en los Paralímpicos de las Olimpiadas de Toronto (2015) y de Río de Janeiro (2016).

Chip controla al competidor.
Chip controla al competidor.

Todo deporte, de algún modo, funciona como tribuna para disminuir la abulia y construir nuevos desafíos. Por eso, García Pacheco asegura que la competencia “tiene un alto nivel de exigencia conforme uno mismo se vaya retando” pero con el claro propósito “de inspirar a aquellos que ven difícil la ruta”. Sobre todo porque “también se puede participar en grupos” con la finalidad de “crear una comunidad, una familia”. El promotor también destaca que el Inka Challenge es el “primer circuito de obstáculos en el Perú” y tiene la intención de “transformar a la disciplina de carrera de obstáculos, en un deporte olímpico”.

Tolerancia cero. El competidor que discrimine a otro será retirado.
Tolerancia cero. El competidor que discrimine a otro será retirado.
El calentamiento sirve para evitar alguna reacción física negativa. El promotor del circuito confirma que los participantes cuentan con “un seguro, una ambulancia, un tópico, un juez con radio por cada obstáculo y dos vehículos motorizados para llegar rápidamente a cualquier atención médica”, pero, de todos modos, exige como filtro que “cada participante firme un deslinde de responsabilidad”. Por ello, solo participan mayores de 16 años.

“Los socios asisten al menos a una o dos carreras en el mundo para ver qué se puede mejorar en el Inka Challenge”, cuenta el vocero. “Somos perfectibles”, entona. El servicio con el espectador ha mejorado. “Ahora hay un personal que te sirve agua o gatorade”, cuenta García. También, “colocaremos toldos para proteger del calor o de una posible lluvia a los familiares que acompañen a los velocistas”, agrega.

El Inka Challenge es una clasificatoria para el mundial de Londres OCR World Championship en julio. El circuito ganó ese privilegio al cumplir con el último requisito: añadir la Horda Élite, un conjunto de personas que sale en el primer turno de las 6 de la tarde. El circuito está abierto a competidores de todo calibre. Dependerá de cada grupo o participante consumar la misión de superarse a sí mismo. Este 3 de marzo el Inka Challenge es la excusa perfecta. 

Los competidores solo podrán grabar la carrera con GoPro o celulares.
Los competidores solo podrán grabar la carrera con GoPro o celulares.

Loading...