“La editorial llamó a Alonso: señor Cueto, le enviamos una Puta Linda. Él dijo: mejor que sean dos, estoy con un amigo.
“La editorial llamó a Alonso: señor Cueto, le enviamos una Puta Linda. Él dijo: mejor que sean dos, estoy con un amigo.
Edición 2598: Jueves, 11 de Julio de 2019

Negro Porvenir

Fernando Ampuero publica Cuarteto de Lima, tetralogía oscura que reúne sus novelas negras.

“La editorial llamó a Alonso: señor Cueto, le enviamos una Puta Linda. Él dijo: mejor que sean dos, estoy con un amigo.
“La editorial llamó a Alonso: señor Cueto, le enviamos una Puta Linda. Él dijo: mejor que sean dos, estoy con un amigo.

Esta serie noir recorre un periodo de treinta años: desde los ochenta hasta la primera década del siglo XXI. Reúne las novelas Caramelo Verde, Puta Linda, Hasta Que Me Orinen los Perros y Loreto. Los cuatro libros abordan temas sombríos “Estas novelas tratan sobre las calles de Lima”, explica el autor. “Son historias de violencia, corrupción y supervivencia. Pero también de amor”. Para Ampuero, los personajes de su tetralogía vienen de la calle y van hacia la calle. Es gente que vemos a diario.

Allí están “Carlos Morales, el cambista, y Mabel, la empleada doméstica, que fue antes promotora a domicilio de cosméticos; Noemí, la puta linda, y Jeremías, el mecánico; Luis Alberto, vendedor de enciclopedias, y su amigo, el estudiante Tapia, ambos con sueños literarios; Alberto, el taxista, y Rosa, la policía de tránsito; Silverio, el pandillero estrella, y Laurita, la apetecible hermana de Chito, el jefe de la pandilla”.

 “La realidad peruana es novela negra a tiempo completo”, ensaya Ampuero. Y hace la precisión del caso. “Caramelo Verde y Hasta que me orinen los perros se inscriben en la rica tradición que va de la picaresca española del Siglo de Oro al clásico hard boiled norteamericano; es decir, matices aparte, son novelas negras por donde se las mire. En cambio, las otras dos   —Puta Linda, Loreto— tan solo registran personajes del género negro”. Y se despide con una frase: “Me interesa la ferocidad del mundo”.