Menna Masoud y Will Smith como Aladdín y el genio.
Menna Masoud y Will Smith como Aladdín y el genio.
Edición 2593: Jueves, 6 de Junio de 2019

Volver al Genio

Escribe: Jaro Adrianzén | Guy Ritchie frotó la lámpara en su efectivo remake de Aladdín.

Menna Masoud y Will Smith como Aladdín y el genio.
Menna Masoud y Will Smith como Aladdín y el genio.

Aladdín tiene muy poco de la vistosidad frenética y la edición vertiginosa del más conocido Guy Ritchie (Cerdos y diamantes, Sherlock Holmes), pero es correcta en sus formas y concreta acertadamente uno de esos ‘finales Disney’ a los que tanto obtusos como conocedores han hecho mención recientemente, a propósito del fenómeno Game of Thrones.

 

La película animada de 1992 le marca la pauta al remake con personajes determinados en sus acciones: Aladdín, el paradójico ‘ladrón honesto’ con futuro desafortunado; Jasmine, la intrépida princesa comprometida con su pueblo; Jafar, la maliciosa mano derecha del rey; y el Genio, realzado por la comicidad y desparpajo natural con los que lo interpreta Will Smith, de lejos el mejor de la película.

Lo segundo mejor es la relación que se construye entre Aladdin y Jafar. Ambos provenientes de contextos sociales similares pero con destinos y actitudes abismalmente opuestas. Además, Ritchie acierta al explotar los parajes mágicos combinando gran despliegue de extras, utilería –como en la llegada de Aladdin convertido en príncipe–, y pantalla verde –como en la cueva donde está la lámpara–.

El desarrollo es efectivo tanto en el rescate de íconos como el mono Abu y la alfombra mágica, como en la puesta en escena durante la ejecución de las canciones. Tremendista y efectiva para la proyección en pantalla grande. Parte de una obra comercial que, en líneas generales, no aspira a ser más que eso. Y que sube el volumen y llena de escarcha todo lo que está dentro de sus parámetros.