Muestra Mario Vargas Llosa: la libertad y la vida en Madrid, el 2011. Ahora estará en 300 m2 del CCPUCP en   la FIL 2019, del 19 de julio al 4 de agosto.
Muestra Mario Vargas Llosa: la libertad y la vida en Madrid, el 2011. Ahora estará en 300 m2 del CCPUCP en la FIL 2019, del 19 de julio al 4 de agosto.
Edición 2593: Jueves, 6 de Junio de 2019

De la Bienal a la FIL

Por: Gabriel Ruiz Ortega | La agenda de MVLl y sus invitados a la FIL 2019

Muestra Mario Vargas Llosa: la libertad y la vida en Madrid, el 2011. Ahora estará en 300 m2 del CCPUCP en   la FIL 2019, del 19 de julio al 4 de agosto.
Muestra Mario Vargas Llosa: la libertad y la vida en Madrid, el 2011. Ahora estará en 300 m2 del CCPUCP en la FIL 2019, del 19 de julio al 4 de agosto.

Acabada la tercera edición de la Bienal de Novela Mario Vargas Llosa, celebrada en la ciudad mexicana de Guadalajara, podemos subrayar algunas impresiones. Una de ellas fue la notable asistencia del público, cosa que no sorprende en la sede de la feria del libro más relevante de habla hispana. Ésa fue la razón de peso –antes que el poco apoyo económico privado– para trasladar el evento desde la gris Lima a la efervescente ciudad mexicana. Lamentablemente, se sigue hablando más de cuestiones extraliterarias que de la novela ganadora y las finalistas del certamen. Se sigue hablando más, para ser precisos, de Contra el machismo literario, el manifiesto que fue lanzado como una bomba en plena recta final de la Bienal.

El comunicado firmado por casi cien autores —entre los que hallamos voces hispanoamericanas medulares, importantes y también oportunistas— criticó la poca presencia de mujeres en la Bienal, a pesar de que J.J. Armas Marcelo aseguró que 10 de las firmantes habían rechazado la invitación. Un reclamo justo pero desenfocado, que mezcla cuotas en paneles con criterios de selección de finalistas. Una crítica que debió encauzarse con información precisa. ¿Le reclamarán a Pilar Reyes, Elena Ramírez y a las demás representantes del mundo editorial –un mundo de mujeres, mucho más que en tiempos de Carmen Balcells– por postular libros de hombres a los concursos? ¿Se criticarán las preferencias literarias de la mayoritaria lectoría femenina en todo el mundo (preferencias que inclinaron el runrun de las cifras hacia el lado masculino)? Porque valgan verdades: nunca antes en todo el mundo ha habido tantas editoras notables, tantas escritoras visibilizadas y tantas lectoras en masa. No es suficiente para compensar el machismo histórico, qué duda cabe. Pero el futuro es suyo. 

MoYan,  Nobel de Literatura 2012, Rosa Montero y Héctor Abad Faciolince. Tres invitados a la FIL 2019.
MoYan,  Nobel de Literatura 2012, Rosa Montero y Héctor Abad Faciolince. Tres invitados a la FIL 2019.

Una teoría subalterna sugiere que la carta fue también un mensaje oblicuo que pudo condicionar el fallo, puesto que menciona la problemática del acoso y el #MeeToo Mexicano. Esta hipótesis apunta a la finalista Vivir abajo, del peruano Gustavo Faverón. Una novela con virtudes formales y lagunas soporíferas, que no ha suscitado mucha atención de los lectores, aunque sí de cierta crítica.

Para el gran público, queda la sensación de que la premiación a The Night (2016) del venezolano Rodrigo Blanco Calderón obedece más al contexto político que a méritos narrativos. Una percepción injusta, hay que decirlo (esa novela y Ordesa (2018) de Manuel Vilas eran mis favoritas). Y para algunos se extrañó en este affaire la mano organizadora de Patricia Llosa.

Lo grave fue la repercusión que tuvo el affaire de la Bienal en la agenda de la FIL 2019. Mediante una indignada llamada telefónica, Vargas Llosa habría desistido de actuar en la obra teatral en la que representaría el momento en que recibió la llamada de Suecia que le comunicó que acababa de obtener el Nobel de Literatura 2010. Además, canceló la publicación del libro de la pieza dramática. MVLl se habría sentido decepcionado luego de ver cómo algunos de los jóvenes escritores que antes lo abrazaban ante las cámaras ahora suscribían un comunicado contra su Bienal.

Afortunadamente, el resto de la programación de la vigésimo cuarta edición de la FIL sigue en pie. MVLl participará en conferencias y firmas de libros durante los primeros tres días. Y a su lado estará el notable autor chino Mo Yan, Premio Nobel de Literatura 2012. Y también los talentosos vargasllosalovers que sabrán aplacar la ira de dios: Leila Guerriero, Sergio Ramírez, Leonardo Padura, Gioconda Belli, Efraín Kristal, Gerald Martin y un largo etc.