Mario y Álvaro en grabación de documental.
Mario y Álvaro en grabación de documental.
Edición 2592: Jueves, 30 de Mayo de 2019

La Fiesta de Mario

Escribe: Jaro Adrianzén | Vargas Llosa protagonizará una obra sobre cómo recibió la noticia del Nobel. Además, España y México estrenarán documentales biográficos.

Mario y Álvaro en grabación de documental.
Mario y Álvaro en grabación de documental.

En un ejercicio de redundancia teatral, Mario Vargas Llosa se interpretará a sí mismo. Lo hará bajo la dirección de Mariana de Althaus y en la Feria Internacional del Libro (FIL) que lo escogió como figura central y homenajeado principal en su vigésimo cuarta edición (19 de julio al 4 de agosto). Y lo hará en fechas que hasta el cierre de edición se mantenían en estricto privado pero que sin duda alguna serán el plato fuerte de la fiesta del Nobel en Lima.

Cadete Vargas Llosa en tradicional carrera de burros del Leoncio Prado.
Cadete Vargas Llosa en tradicional carrera de burros del Leoncio Prado.

Otra novedad sería el supuesto levantamiento del veto con Gabriel García Márquez, por lo que se presentaría una reedición de La novela en América Latina. En ella se recoge el diálogo entre Vargas Llosa y el colombiano en la UNI, allá por 1967. Por cierto, en julio del año pasado Jaime Bayly le contó a Renato Cisneros que uno de sus sueños era “publicar la novela de por qué Mario le tiró la trompada a Gabo”.  

Estreno en España el 27 de junio. Derecha, Mario y los perros recorre la vida del escriba entre los 10 y 26 años.
Estreno en España el 27 de junio. Derecha, Mario y los perros recorre la vida del escriba entre los 10 y 26 años.

Volvamos a la obra. MVLl recordará la llamada mañanera que le hizo, a las 5 y 30 y cuando preparaba su lección para la Universidad de Princeton, Peter Englund, el presidente que la Academia sueca que le anunció que había ganado el Nobel de Literatura del 2010. Con eso en mente habría que preguntarse si De Althaus tomó en cuenta –o si Vargas Llosa ratificó– las declaraciones del periodista Xavi Ayén para (CARETAS 2516). El autor del libro Aquellos años del boom, que asegura fue “el único periodista que estuvo en el apartamento de Mario Vargas Llosa en Nueva York el día que le dan el Nobel”, señaló que, una vez propalada la noticia, “no recuerdo si lo llamó primero Alan García o Alejandro Toledo”.

La producción de TV Azteca recorrerá Nueva York, Princeton, Arequipa y Lima..
La producción de TV Azteca recorrerá Nueva York, Princeton, Arequipa y Lima..

En otras latitudes, Álvaro Vargas Llosa graba junto a su padre un documental producido por TV Azteca. El hilo narrativo lo trazarán las conversaciones entre ambos –que dirige Álvaro– en espacios por donde transcurrió la volátil vida de su progenitor. Ya pasaron por París, Londres, Barcelona y Madrid. Y hasta marzo pasado habían grabado más de 44 horas de charla. El pasado martes 28 estuvieron en Guadalajara (sede, además, de la Bienal Vargas Llosa, cuestionada por su escasa presencia de mujeres). La agenda también incluye a Nueva York, Princeton, Arequipa y Lima. Se puede prever que las grabaciones en el Perú se darían en el marco de la FIL 2019, ya que el estreno del documental –aún sin nombre– sería en diciembre próximo.

Meses antes de eso, el próximo 27 de junio, se estrenará en Radiotelevisión Española Mario y los perros, documental de Chema de la Peña (23-F, Vive por mí) que emplea testimonios de amigos del Nobel para repasar su vida desde los 10 hasta los 26 años, edad en la que publicó La ciudad y los perros, previamente bautizada con los títulos provisorios de La morada triste y Los impostores (siendo este con el que ganó el Premio Biblioteca Breve de Seix Barral, en 1962).

Mariana de Althaus dirigirá a Vargas Llosa en obra autobiográfica para la FIL.
Mariana de Althaus dirigirá a Vargas Llosa en obra autobiográfica para la FIL.

Mario y los perros cuenta con el testimonio de Alfredo Barnechea, Jorge Edwards, Rosa Regas, Alonso Cueto, Héctor Béjar, Carlos Aguirre, Harry Belavan y el propio Vargas Llosa. Hay tomas de archivo de Carlos Barral y Julio Cortázar, y la lectura de cartas enviadas a Abelardo Oquendo. El realizador decidió utilizar una elegante fotografía en blanco y negro que revive, como si de un álbum se tratase, aquellos años clave en la vida de Vargas Llosa. Aquellos, ya sea en el Leoncio Prado o en París, que hasta hoy motivan homenajes en las pantallas, libros y tablas.