Lupita Nyong’o cuaja una doble interpretación impecable.
Lupita Nyong’o cuaja una doble interpretación impecable.
Edición 2589: Jueves, 9 de Mayo de 2019

American Psycho

Escribe: Jaro Adrianzén | Nosotros: Jordan Peele y el reflejo siniestro de la Gran América.

Lupita Nyong’o cuaja una doble interpretación impecable.
Lupita Nyong’o cuaja una doble interpretación impecable.

Jordan Peele conserva el interés de presentar alegorías sociales con un soberbio empleo de las herramientas cinematográficas. Porque el cómo es tan importante como el qué. En Nosotros, Adelaide (Lupita Nyong’o) llega a la casa de veraneo con su esposo y su pareja de hijos. Por esos lares habita un trauma de la infancia de aquella, presentado como prólogo en la cinta. Durante la primera noche una familia de apariencia física terroríficamente similar invade la casa. El espanto no se concentra en la violencia corporal sino en las características de los invasores: el timbre de voz de Red (la madre), la sonrisa macabra de Umbrae (la hija) o el correteo a cuatro patas de Pluto (el hijo). Todo con graves y agudos de piano de fondo. Y con trajes monocromáticos que rememoran el atuendo similar de otros invasores caseros, como los de La naranja mecánica o Funny games.

Somos americanos, le explica la espantosa Red a su símil Adelaide. Son los de abajo. Los ciudadanos de segunda clase que han subido a la superficie para que esa otra América reemplace a la existente. Dice el Jeremías 11:11, presentado en un inicio: “Por tanto, así dice el Señor: he aquí, traigo sobre ellos una calamidad de la que no podrán escapar; aunque clamen a mí, no los escucharé”. Pero nadie clama. La familia  se la arregla con bien armados pasajes sangrientos dignos de un filme de zombies. Seguidos de reveladores encuentros, una explicación prescindible y un desenlace ilustrativo.