Edición 2587: Jueves, 25 de Abril de 2019

El Poder de los Clásicos

Por: Gabriel Ruiz Ortega | Filósofo italianos Nuccio Ordine expuso en Lima y Arequipa.

El italiano Nuccio Ordine es una autoridad mundial en el Renacimiento y en la vida y obra de Giordano Bruno. Estuvo de paso por Lima, en donde el miércoles 11 de abril ofreció una conferencia sobre la importancia de los clásicos en la Universidad San Marcos. Su destino era Arequipa, ciudad en la que brindó charlas magistrales en la Universidad San Agustín y en la Biblioteca Mario Vargas Llosa. En esta oportunidad conversamos sobre Clásicos para la vida (Acantilado), libro del que el prestigioso crítico norteamericano George Steiner dijo: “Pocos libros sobre la relación entre el arte, la literatura y la historia de las ideas resultan tan apasionantes y luminosos como el de Nuccio Ordine”.

Portada de su libro canónico.
Portada de su libro canónico.
–En una época en la que abundan las novedades editoriales, ¿cómo resiste un clásico?

–Hoy se leen los clásicos para ganar un título. Esa no es la finalidad del clásico. Aquí es importante la presencia de un buen profesor que incentive el esfuerzo de los alumnos para comprender el clásico, que tiene el poder de hacer de ti una mejor persona y que te brindará las herramientas para reflexionar sobre los temas calientes de nuestras vidas. Pensemos en Homero, que aún sigue respondiendo a nuestras inquietudes individuales y colectivas.

–Vemos a muchos expertos en teoría literaria que han pasado por alto la lectura de los clásicos.

–No me gusta la explosión de las editoriales que publican manuales que explican los textos. Esto genera la aparición de estudiantes que no leen y que solo se informan para aprobar los exámenes. El profesor debe transmitir pasión, piensa en el Quijote, en Pushkin, que proyectan emoción en los lectores. El profesor es un crítico y en el pasado al crítico se le llamaba Lector. Esa es su función, formar lectores.

–¿Qué piensa de las actualizaciones cuyo objetivo es acercar los clásicos a las nuevas generaciones?

–No estoy muy de acuerdo con las actualizaciones. Acelerar la lectura perjudica. La rapidez es la muerte de la educación, de las relaciones humanas. Hay que cultivar el saber. Hoy encontramos mucha información en Internet, pero el conocimiento es escaso. Internet es una trampa para los jóvenes. Hay textos de Shakespeare que no son de Shakespeare. Una persona culta sabe distinguir y alejarse de las locuras de la red. Yo no tengo dudas de que la mejor educación es la tradicional y en Internet sí es posible encontrar a la gente que sabe, ellos son una mina de oro.

–Deduzco que tuvo buenos profesores.

La buena escuela no la hace la conexión a la red, sino los buenos profesores. Yo tuve la suerte de tener profesores que amaban la literatura.

–¿Qué le falta hoy a la escuela?

–La escuela ha perdido la función de hacer crítica, formar personas pensantes, ahora fabrican pollos de engorde. Veamos las preguntas de las evaluaciones que reducen el espíritu crítico del estudiante, que no puede comprender la relatividad de los puntos de vista.

–Todo indica que se buscan lectores sin formación. La calidad pautada por cuánto vendes y ganas.

La calidad no se mide por las ventas. Hay que recurrir a los clásicos. Uno de mis libros preferidos, Orlando Furioso de Ariosto, nos entrega una visión interesante sobre la inmigración que habría tener en cuenta. Los clásicos son de una riqueza interpretativa inagotable.