Leonardo Dolores, reconocido editor y gestor cultural.
Leonardo Dolores, reconocido editor y gestor cultural.
Edición 2585: Jueves, 11 de Abril de 2019

No Hay Meritocracia

Por: Gabriel Ruiz Ortega |

Leonardo Dolores, reconocido editor y gestor cultural.
Leonardo Dolores, reconocido editor y gestor cultural.

El pasado 26 de marzo se realizó en el Ministerio de Cultura una conferencia de prensa que brindó detalles de lo que será la tercera edición de la feria del libro La Independiente. El acto se desarrolló en los cauces habituales pero un aspecto llamó la atención de los concurrentes y de quienes vimos la transmisión: nos enteramos de que Jaime Vargas es el nuevo encargado de la Dirección del Libro y la Lectura. No es un dato menor puesto que sustenta, una vez más, las sospechas razonables sobre la existencia de una argolla presente en el Mincul, con el poder suficiente de posicionar en puestos de importancia a personas más por afinidad que por capacidad demostrada y con legitimidad en el circuito conformado por autores, educadores, libreros y editores.

La referencialidad es una cualidad que se gana, no es un obsequio. No soy el único que reconoce la preparación y las buenas intenciones de Vargas, pero estas son insuficientes. Pensemos en la trayectoria del editor y gestor cultural Leonardo Dolores (Disclosure: conocido sí, amigo no), que marcó una sana diferencia en un medio poblado de mercachifles, cabeceros e impresores que se llaman editores y vendedores de pachuli que dicen ser libreros. No olvidemos lo que hizo en Borrador Editores y Animal de Invierno, a este último lo posicionó como la mejor propuesta de las editoriales independientes. Cuando supimos de su incorporación a la DLL, muchos creímos que esa oficina dejaría de ser una de relaciones públicas y autoservicios. Si este país fuera normal, Dolores sería el responsable de la DLL, pero ya vemos que eso no podrá ser posible mientras sigamos manteniendo con nuestros impuestos a argolleros ministeriales que encima no tienen la más mínima idea de quién es quién en el mundo cultural peruano. El mensaje es desalentador.