Fernando Flores, director y trombonista de “La Malanga, salsa fundamental”, y sus doce jóvenes y talentosos integrantes están empeñados en demostrar que la salsa es cultura.
Fernando Flores, director y trombonista de “La Malanga, salsa fundamental”, y sus doce jóvenes y talentosos integrantes están empeñados en demostrar que la salsa es cultura.
Edición 2581: Jueves, 14 de Marzo de 2019

Salsa con Clase

Escribe: Patricia Salinas O. | Doce músicos del Conservatorio con mucho saoco conforman “La Malanga”.

Fernando Flores, director y trombonista de “La Malanga, salsa fundamental”, y sus doce jóvenes y talentosos integrantes están empeñados en demostrar que la salsa es cultura.
Fernando Flores, director y trombonista de “La Malanga, salsa fundamental”, y sus doce jóvenes y talentosos integrantes están empeñados en demostrar que la salsa es cultura.

Hace algunas semanas “La Malanga” hizo retumbar La Casa de la Literatura, al ladito de Palacio de Gobierno,  gracias a la iniciativa de esa institución de darle un lugar a la música y a la poesía. Un auditorio lleno de gente de todas las edades confirmó que los organizadores no se habían equivocado al unir los conceptos de salsa y cultura.

Y es que no podían haber elegido mejor para ese experimento, “La Malanga, salsa fundamental” (ese es el nombre completo), es una orquesta diferente a otras. Está  integrada por 12 jóvenes músicos, todos con formación académica. Fernando Flores, el director, salió del exconservatorio (ahora Universidad Nacional de Música), fue profesor en la UPC y desde marzo del año pasado es director de la Orquesta de Salsa de la PUCP, un proyecto que cuando él estaba en las aulas era impensable.

Músicos muy jóvenes ponen toda su pasión y su energía en un proyecto que los une desde hace cuatro años.
Músicos muy jóvenes ponen toda su pasión y su energía en un proyecto que los une desde hace cuatro años.

“Antes las cosas eran diferentes, en el conservatorio tocar música popular era mal visto y peor aún si era salsa. En mi caso, era algo que tenía que tenerlo como guardado, pero llegó un momento en que me decidí a hacerlo”, asegura Flores, quien se dio cuenta del gran talento de algunos chicos para interpretar este tipo de música cuando formaba parte del jurado de los exámenes de los chicos de la UPC.

“Las cosas han cambiado mucho. Ahora eso es parte de la currícula de la universidad. Es decir,  tienen que tocar música latina, les guste o no. Y al escucharlos, me quedé sorprendido con lo bien que tocaban y ahí pensé por qué no hacer un grupo de gente joven, a la que sí le guste la salsa dura y acabando uno de los exámenes, ya le había puesto el ojo a los mejores y les hice la propuesta. Ahí comenzó la historia”, recuerda.

Hace algunas semanas “La Malanga” hizo retumbar los cimientos de La Casa de la Literatura con lo mejor de la salsa dura.
Hace algunas semanas “La Malanga” hizo retumbar los cimientos de La Casa de la Literatura con lo mejor de la salsa dura.

Desde entonces ya han pasado cuatro años y el reto sigue siendo mantener viva la salsa fundamental, la llamada salsa dura, aquella de los grandes maestros como Eddie Palmieri, Willie Colón, Wayne Gorbea,  La Perfecta, Ray Barretto, la Orquesta Narváez. Ese sonido especial de la salsa de los 60 y los 70. Probablemente es el camino más difícil, sobre todo si como ellos, la idea es hacer entender a la gente que la salsa también es cultura.

“No es fácil, porque comúnmente esa música está asociada a la mala vida e incluso a la delincuencia y hay una serie de mitos alrededor de la salsa, sobre todo  porque las letras de algunas de las canciones más conocidas tienen que ver con temas de  drogas, de cárcel…pero la música es otra cosa”, sostiene.

El público joven demostró su gusto por la salsa de los 60 y 70.
El público joven demostró su gusto por la salsa de los 60 y 70.

Por supuesto, no faltan los críticos que piensan que tocar covers, aunque sea de los grandes referentes de la salsa dura, no aporta nada. Es un debate eterno, piden composiciones nuevas y más creatividad, pero para eso Fernando Flores tiene una respuesta contundente:

“Yo soy miembro de la Orquesta Sinfónica Nacional desde hace más de 30 años y, al igual que la Orquesta Sinfónica de Berlín, la Filarmónica de Chicago o la Metropolitan, lo que hace es tocar covers, covers además de 1800, 1700 ¿no? Con el criterio de los que critican los covers, estas orquestas no aportan nada. Por otro lado, cuando estudias música en una escuela seria, puedes elegir ser instrumentista, compositor, productor o director. Bueno ese punto de vista, ser productor o director sería tonto. Los únicos que tendrían mérito serían los compositores y no es así. Sería como decirle a Juan Diego Flores: ‘Oye, amigo, si no compones tus canciones, mejor retírate. Es absurdo’.”

Sin embargo, “La Malanga” ya está preparando su primer disco con canciones inéditas, siempre manteniendo el sonido y la esencia de la salsa dura. “No me interesa sonar moderno, por eso estamos trabajando con tres compositores que comparten esa idea de rescatar el sonido de la salsa fundamental y, en cuanto a las letras, la idea es  no aportar a la violencia, ni nada de eso”, asegura Flores.

Mientras tanto, seguiremos disfrutando de su repertorio con lo mejor de la salsa dura. La próxima cita es este sábado 16 en el Jazz Zone.