Elijah Price (Jackson) es Mr. Glass, la mente maestra.
Elijah Price (Jackson) es Mr. Glass, la mente maestra.
Edición 2576: Jueves, 7 de Febrero de 2019

Vaso Medio Lleno

Elijah Price (Jackson) es Mr. Glass, la mente maestra.
Elijah Price (Jackson) es Mr. Glass, la mente maestra.

Glass se desarrolla en serio cuando Elijah (Jackson) empieza a ejecutar su plan maestro: convertir a dos marginados en vengadores de una sociedad que los mantuvo en la sombra. Hasta antes de eso la cinta de M. Night Shyamalan –cierre de la trilogía compuesta por El protegido (2000) y Fragmentado (2016)– es un preludio alargado y predecible para construir la relación entre los personajes del elenco estelar, completado por David Dunn (Willis) y Kevin Wendell Crumb (McAvoy), un hombre prácticamente indestructible y otro capaz de traer a la luz a la ‘Bestia’, una personalidad salvaje y musculosa. Recluidos en un hospital psiquiátrico, los tres son atendidos por su presunto delirio de grandeza: se les intenta convencer de que no son fueras de serie (como héroes de cómics) sino pacientes por tratar. Pero la atractiva crisis de identidad se disipa con rapidez. El director indio usa y abusa de la buena interpretación de McAvoy y las 24 personalidades de su personaje en secuencias intercaladas con flashes de luz. Además de ensayar varios point of views que terminan solo en un intento por acercar al espectador a la acción. Willis mantiene el gesto sobrio e imperturbable de hace 19 años. Y a través de Jackson, de huesos de cristal y ojos que pasan ingeniosamente de la desorientación a la malicia, tiende puentes con la película del 2000. Recurso inevitable que termina por quitarle personalidad a un decepcionante cierre de trilogía. Shyamalan solo llenó el vaso a medias. (Jaro Adriázen)