El 21 de marzo la Casa de la Literatura le hará un homenaje.
El 21 de marzo la Casa de la Literatura le hará un homenaje.
Edición 2575: Jueves, 31 de Enero de 2019

Retrato del Lobo

Escribe: Eduardo González Viaña | Juvenal Ñique tiene 103 años. Es el aprista más viejo del Perú y se opone a Alan García.

El 21 de marzo la Casa de la Literatura le hará un homenaje.
El 21 de marzo la Casa de la Literatura le hará un homenaje.

Ricardo Wiesse era amigo entrañable de Rodolfo Hinostroza. Se reunían con frecuencia en el atelier de Barranco. Sentados frente a frente, el pintor pensaba en hacer un retrato del poeta. Sin embargo, no lo hizo porque pensaba que todavía había tiempo.

Quizás Rodolfo ni siquiera advertía que estaba posando. Al laureado poeta, escritor, traductor, periodista, gastrónomo y astrólogo peruano, no le habría gustado hacerlo porque era un hombre directo, claro, chocante, provocador, capaz de suscitar el asombro ante su obra así como la enemistad y las envidias por todo eso. Tal vez, en su silla, estaba extasiado ante la plenitud  del mar detrás de las dramáticas ventanas del atelier.

Víctima de una breve pero feroz dolencia, Rodolfo, uno de los poetas latinoamericanos más importantes del siglo, murió en noviembre del 2016. ¿Cómo hacer el retrato? Picasso se inspiró en la mascarilla fúnebre de Vallejo, en las conversaciones con Juan Larrea y en la lectura de “España, aparta de mí este cáliz”, el asombroso poemario entregado en esténcil que se repartió a los combatientes republicanos de la guerra civil española.

Además, tuvo que valerse de fotografías, de los dibujos de Emile Savitry y de la instantánea que tomó Juan Domingo Córdova en los jardines de Versalles.

El 21 de marzo la Casa de la Literatura le hará un homenaje.
El 21 de marzo la Casa de la Literatura le hará un homenaje.
Por su parte, Ricardo Wiesse, el creador de los desiertos, decidió culminar de memoria el retrato de su amigo. Los libros de aquél, así como las confidencias de sus hijos y de Ingrid, su compañera, serán las fuentes del recuerdo.

–Me inspiré en un Rodolfo invisible, o sea en el Rodolfo real.– declara  Ricardo Wiesse, este fabuloso creador en cuya obra los desiertos, las nubes y los diseños prehispánicos se juntan y expresan de forma genial. Rodolfo Hinostroza no ha escrito textos que puedan describirlo. Lo más próximo que podemos encontrar son abstractos recuerdos de lo que no tiene recuerdo: sus padres engendrándolo.

 

Madre

engendrador engendra

bajo la cúpula

un cielo argentado y allí

bestias que ciegan la luz de la caverna

Comenzó con la narrativa. Sus cuentos alcanzarían en 1987 el premio internacional Juan Rulfo. Su poesía destacó y lo haría acreedor del premio mundial Maldoror en 1971. Con él y con Antonio Cisneros la poesía peruana conoce una “segunda fundación”, según decía Alberto Escobar.

Fue un creador sin límite. Su obra va a conocer otras ediciones este año. El retrato de Wiesse fue donado por Ingrid Spikes  a la Casa de la Literatura, donde se realizará un homenaje el 21 de marzo.