Rachel Weisz y Rachel McAdams en Desobediencia.
Rachel Weisz y Rachel McAdams en Desobediencia.
Edición 2572: Jueves, 10 de Enero de 2019

Réquiem 2018

Escribe: Jaro Adrianzén | Las mejores películas llegaron con los festivales. Pero mejoró la cartelera comercial.

Rachel Weisz y Rachel McAdams en Desobediencia.
Rachel Weisz y Rachel McAdams en Desobediencia.

No es que durante las visitas a las salas hayan sobrado las opciones. Pero hubo buen cine. Se exhibieron títulos de interés en medio de la apretada programación de blockbusters. The square, Viviendo al límite, El hilo fantasma, El legado del diablo, El infiltrado del KKKlan, La esposa, Animal, Desobediencia y El sacrificio del ciervo sagrado están entre lo mejor que se estrenó comercialmente en el Perú durante el 2018. Y un punto aparte es Isla de Perros, de Wes Anderson, que por suerte se proyectó a través de un estreno reducido en Cinemark. Lo mismo pasó con Roma, de Alfonso Cuarón, que tuvo presentaciones limitadas en el CUPUCP y en el UVK. Pero no fue (ni será) suficiente. Por suerte, el circuito de festivales se sigue consolidando. Se pasaron cintas como Los muertos y los otros, Dry martina, Pájaros de verano, Las herederas, Frontera azul, Los helechos, Mataindios, Todos somos marineros (Festival de cine de Lima), Still Recording, Las cruces, Algo quema, Mar negro, La casa lobo, Abismos y sonrisas, Connatural (Transcinema, que dejó pendiente La Flor, película de 14 horas de Mariano Llinás), Un asunto de familia, El libro de la imagen, Clímax, Guerra fría y Las cenizas son del blanco más puro (Semana del cine de la U. Lima). John Campos, gestor del Transcinema, ganó uno de los premios de los Estímulos Económicos para la Cultura 2018 (del Mincul), en la rama de Actividad Audiovisual y Cinematográfica. “Lo ganamos en El Galpón Espacio, en Pueblo Libre. Así que vamos a tratar de montar una sala de cine alternativo allí”, explica. Es una iniciativa que debe mantenerse.

Estrenaron comercialmente las peruanas Wiñaypacha, de Óscar Catacora; La casa rosada, del fallecido Palito Ortega; El abuelo, de Gustavo Saavedra; Rosa mística, de Augusto Tamayo; y Vientos del sur, de Franco García. Django: sangre de mi sangre, de Aldo Salvini, revitalizó el cine de género hecho en estos lares. El cineasta ya viene escribiendo la tercera y cuarta parte. Por su parte, Tamayo también presentó la reedición del libro que escribe junto a la productora Nathalie Hendrickx: Financiamiento, distribución y marketing del cine peruano. Y el crítico de cine Isaac León Frías, a quien lamentablemente sacaron de la revista Somos, presentó el segundo volumen de la antología Hablemos de Cine. La partida en junio de su colega y buen amigo, Federico de Cárdenas, fue una de las que más sentimos en el año.

Loading...